Ir al contenido principal

Modelo Dualista: Pulsión vs Deseo

.
.

.
.

Freud y Lacan ubican el pináculo del goce del ser hablante en la muerte. (…) Ciertos rodeos especulativos hechos por Freíd para fundamentar la existencia de la pulsión de muerte (Todestrieb), tal como asentarla en una supuesta tendencia de lo viviente a volver a un estado anterior, inorgánico, no sólo no son pertinentes con el campo de su investigación sino que se desvían y entorpecen la comprensión del problema.  La pulsión, según el mismo explicó, es una tendencia específica de un sujeto y no debe ser confundida con una tendencia del organismo. Por consiguiente, cuando la muerte es planteada como el fin del goce de la pulsión, a dicha muerte es preciso concebirla en el ámbito de la subjetividad.  Lo que la caracteriza no se apoya en el cese de los signos vitales, sino en una experiencia subjetiva traumática del orden del desfallecimiento o disolución de los límites del ser, es decir, una experiencia que implica la pérdida de la consistencia imaginaria del yo o, como un equivalente menor, la pérdida subjetiva de la integridad del ser corporal.
(…)
Mucho más claro hubiera resultado si, en vez de hablar de “pulsión de muerte”, Freíd hubiera hablado de “pulsión de castración”, pues permitiría comprender más fácilmente que en dicha pulsión se trata de la efectuación de un trauma en el registro del ser y no del cuerpo real.
(…)
La estructura imaginaria del yo y la organización narcisista del sujeto se constituyen en el lugar del Otro, y el niño reconoce e identifica su ser corporal como siendo un objeto libidinal de la madre. El estatuto lógico de todo objeto del seseo sólo puede ser comprendido por referencia a la experiencia subjetiva de una carencia. Aunque el deseante nunca llegue a saber de què carece, la dimensión subjetiva de la falta –algo diferente de cualquier necesidad orgánica- engendra el sentimiento de incompletud y la sed del complemento. A ese lugar de complemento del ser materno es convocado el niño por el deseo de la madre y es allí donde adquiere su primera identidad: ser el falo de la madre.
(…)
Nuestra lectura del principio dualista en la perspectiva elaborada por Lacan nos lleva a situar la estructura del deseo como vehículo la de Bindung, mientras que la pulsión es oficiante de la Entbindung, de un corte que busca restituir algo separado. En esta perspectiva, el deseo quedará adscripto bajo la égida de Eros, y la pulsión es pulsión de muerte o castración.  Entre ambos, se ubica la frontera donde se asienta la función de la angustia. El modelo dualista en Lacan no confronta dos pulsiones, sino que se refiere al contrapunto entre deseo y pulsión.

Norberto Rabinovich
Lágrimas de lo real. Un estudio sobre el goce.
Cap. III : Los lazos de Eros y el camino hacia la muerte.
Homo Sapiens Ediciones, Rosario, 2007.-


Arte:
Raquel Aparicio
www.raquelissima.com

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores