Ir al contenido principal

La palabra enferma o cura


,
,
,

,
Hola Marcelo: con respecto a lo que siempre decís que la enfermedad es cultural… Me cuesta creer que los virus y las bacterias –que toda la ciencia médica investiga siempre- no sean la causa de enfermedades… ¿Qué queres decir cuando decís que una alergia o un cáncer es parte de la neurosis de un sujeto? Gracias, Graciela Montesano.

Hola Graciela: es oportuna tu pregunta porque parecería que estaríamos negando algo tan obvio y viejo como el planeta. A ver: ¿Viste cuando en una familia se engripa alguien y a veces se engripan todos, a veces algunos y a veces ningún otro? Bien: hay que entender que los microbios están en el aire –o en el agua- SIEMPRE absolutamente. Pero es el caso por caso quien se los pesca: es decir, el sujeto. Porque el animal –logrado, obviamente- no enferma: nace, tiene accidentes y muere. ¿Por qué creés que los Veterinarios se ocupan sólo de animales domésticos o en contacto directo con el hombre? Cualquier animal extraído de su medio natural, automáticamente enferma. Esto lo saben bien los acuarófilos, por ejemplo, que para tener una pecera en condiciones favorables para los habitantes necesitan decenas de cuidados y quìmicos; porque -justamente- el animal ya no está en su medio natural: de allí que los hongos -por ejemplo- en un acuario están a la orden del día.

La enfermedad, como todo lo que atañe al sujeto, es cultural. Para hacer una tuberculosis no es suficiente un bacilo de Koch. De hecho muchos lo tienen en sus pulmones sin saberlo y no construyen una tuberculosis. Todos, por ejemplo, tenemos oncogenes; pero no todos construyen un cáncer. ¿Qué enferma entonces? La cultura. Es decir: estar sujetos al lenguaje.

Anteayer le decía a una amiga que la otra vez le comenté a un analizante que el mendigo de la esquina que hace diez años que no se baña, no se enferma porque no tiene nadie que le demande ni a quien demandar. Para mi sorpresa, mi amiga me dijo: “Una vez hablé eso con mi analista. Èl me dijo que estaba caído del lenguaje”- Exactamente eso le decía el otro día a ese analizante: fuera del sistema, caído.  No pueden darse "el lujo"  ni de enfermar! Otra colega que està en un Grupo de Estudios conmigo, ayer justamente, me comentaba que a los cincuenta y pico de años le agarró un virus que ningún médico supo diagnosticarle -y que a las tres semanas se le fue, con fiebre elevada obviamente- y que cursó como una enfermedad eruptiva de los niños; según una amiga suya pediatra le terminó de decir; cosa que ningún médico pudo. Ella se dió cuenta que coincidió cuando en una sesión -diciendo algo- comenzó a rascarse y encima eran los últimos encuentros de su "final-de-análisis"; llegando a la conclusión que se sentía indefensa como un niño.  Otra colega me llama anteayer diciendo que se engripó porque el aire acondicionado del cine estaba fuertìsimo... y en el mensaje me aclara: "Ya sabemos que ese es sólo el disparador final..."   Sí, claro que lo sabemos: no todos los especatadores de ese cine fueron afectados por al aire.  Así mismo hay sujetos que no necesitan ningún "accidente externo" para engripar o pescarse un dolor de gargantas: situaciones bien puntuales construyen el síntoma de un segundo a otro. Todos quienes se analizaron alguna vez han comprobado estas cuestiones: uno se enferma para Alguien.

Se ve, pues, que el lenguaje –el símbolo- enferma (y obviamente cura) si por enfermedad y curación entendemos, como decía George Canguilhem, un concepto vulgar y no científico.  Por eso Lacan decía que PENSAR puede llevar a enfermar; porque lo Inconsciente son -Freud dixit- Gedankes: pensamientos. Cito: Si el pensamiento es un proceso natural entonces no existe dificultad respecto del inconsciente. Pero el inconsciente no tiene nada que ver con el instinto o el conocimiento primitivo o la preparación del pensamiento en algún subsuelo. El inconsciente es un pensar con palabras, con pensamientos que escapan la vigilancia, la atención de Uds.” (Acerca de la estructura como mixtura de una Otredad, condición sine qua non de absolutamente cualquier sujeto. Conferencia en Baltimore,EE.UU.1966)   

De allí que toda “enfermedad” es producto del Complejo de Castración; por eso hay sujetos más propensos que otros a enfermar en determinados momentos: por eso hay gente que puede hacer siempre una gripe pero nunca un hiv por más que tenga situaciones de riesgo -de estos hay muchìsimos casos relatados-; y otras que se pescan cualquier virus que ande suelto.  Por eso también hay gente que se cura un asma cuando se separa de su pareja y otros se lo pescan cuando se casan. 

Siempre en mi praxis hago relacionar (asociar) cuando el analizante trae algo de ese real que anda suelto por el aire.  Incluso –esto está escrito en varios autores psicoanalistas- el pa(de)ciente suele enfermarse después de comenzar un análisis y/o en ciertos momentos del mismo, de acuerdo a cómo su discurso lo va llevando a enfrentar su deseo.  Por eso O. Masotta decía que uno se enferma porque no quiere saber que no hay saber sobre lo sexual. Es decir, que no hay un objeto claro para la pulsión. Saludos, marcelo pérez-

.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores