Ir al contenido principal

Lo Real / Lo Inconsciente

..
.
.

.
La gran revolución freudiana fue proponer lo que desde Lacan nombramos “el horror del Inconsciente”. ¿Por qué el horror del Inconsciente? Porque reconocer que estamos atados a eso que llamamos Inconsciente, es admitir que lo que podemos proponer desde nuestra voluntad conciente no es más que un efecto más o menos distorsionado de una causa que ignoramos. Es una enorme herida narcisística como ya lo interpretó Freud: ¿cómo, no decido mis pasos? Sabemos que si por la noche hiciéramos reflexión cristiana, en el balance de lo que dijimos y lo que no, descubriríamos aquello que expresamos y hubiéramos preferido callar, lo que callamos y hubiéramos preferido decir. Descubriríamos que maltratamos a los seres más queridos, y nos dejamos humillar por otros que hubieran merecido una respuesta distinta. Es una pequeña prueba cotidiana de que nuestra voluntad conciente decide en una pequeña medida nuestros pasos.

ISIDORO VEGH 
Los discursos y la cura 
En: Los Discursos y la Cura
ACME-agalma; Bs.As.; 1999-

.

.
Supongamos que viniera de pronto un hijo o una hija nuestra adolescente y nos dijera: ¿qué es el amor? –Y mirá querida es la felicidad. –Y qué es la felicidad. –Y bueno, qué podría decirte, es como llegar al cielo con las manos, una alternancia de un ocaso y una aurora. –Sí mamá, ¿pero qué es?
En realidad habría que decirle: -Bueno nena viví el amor y si es con alguien que te ame será aún mejor, entonces trendrás tu respuesta.
Lo real no puede ser cubierto con la palabra o con la imagen.
Les dejo una frase como enigma, ya que tocamos este tema al final:
El arte hace de lo imposible, lo real; el psicoanálisis hace presente al sujeto que lo real es lo imposible.

ISIDORO VEGH 
Los discursos y la cura 
Op. Cit.


-

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores