Ir al contenido principal

La música del amor

-
-
-
-
-

"Soy lo más parecido que tiene a una familia..."
.
.El solista Dir.: Joe Wright
Francia, ReinoUnido, EE.UU
2009
.
Basado en el texto de Steve López:
“El solista: un sueño perdido, una amistad improbable y el poder redentor de la música”

.


.
Todo hombre se parece a su dolor.
André Malraux

-
¿Se puede homologar un terremoto a un desencadenamiento psicótico? ¿Se puede pensar un divorcio como una cascada de ideas al igual que puede sucederle a un sujeto que intenta anudar su estructura bajo un delirio que lo compense?
-
Steve López es un periodista de Los Angeles Times con pocas historias para su columna, con una crisis de pareja en puerta y con un hecho azaroso que disparara un nuevo relato: el encuentro con el sonido de dos cuerdas de un violín en el Pershing Square: cuerdas ejecutadas por Nathaniel Ayers; uno de los pocos estudiantes negros ingresado a Julliard, la escuela de música más prestigiosa en los Estados Unidos, que ahora vaga por Los Angeles tratando de re-mediar entre la Psicosis que su estructura subjetiva le impone y quedar incluido en LAMP, una institución que alberga enfermos abandonados en el barrio negro de la ciudad.
-

Puede resultarnos alegórico que sean dos las cuerdas de su violín: sólo con pensar con Lacan que la Psicosis es una estructura en donde el sujeto no puede encontrar anclaje al estar mal (parado/parido): recordemos el ejemplo del taburete que se mantiene con cuatro patas; y hasta con tres; pero no tiene ya la posibilidad de sostenerse si sólo le quedan dos. Sabemos también que la cuarta pata (el cuarto nudo borromeo que se desplaza entre los tres primeros) es el Nombre-del-Padre. Y sabemos que el sujeto intentará redefinir o acomodar su síntoma para transformarlo en un sinthome que posibilite el lazo hacia otros. El arte encaja perfectamente en este anclaje; pero siempre es necesario un back-up previo, un cierto talento para producir arte: el protagonista lo tiene. Ha ejecutado el violín desde los seis años. La solución Joyciana vuelve aquí a tener efectos; pero sólo con eso no alcanza.
.
Ese anclaje –ese hueco para el dolor de existir- Nathaniel lo encontrará rápidamente en López o, cómo lo define en una escena, en su Dios. Acá no podemos sino leer: su Otro. Ese lugar que le aportará un eslabón diferente –sin duda precario y contingente- para que pueda dejar de ser –al menos en esa contingencia transitoria- un objeto eyectado de la cadena social que lo funda. Ese Otro Significante que lo en-laza -vía la música, vía el amor- en el entramado del nudo social.
-
Sabemos que Lacan ha repetido muchas veces que la Transferencia es Amor. El eje –el pivote- que mueve la dinámica y los engranajes de esta historia -¿podríamos decir, sin pecar de excesivos, que de toda historia?- es la relación transferencial que se vehiculiza entre Nathaniel y López. Queda bien expuesto en la obra cómo la transferencia en estos casos (parafraseando podríamos denominarla “psicosis de transferencia”) está bien adherida; por eso Lacan ha dicho que tomar un psicótico como paciente es “para siempre”.
-
El film de Joe Wright intenta mostrar un aspecto –acaso con parcialidad y sin ahondar en la problemática- del sufrimiento de lo que vulgarmente conocemos como “el loco”. Uno de esos aspectos es el abandono que el enfermo sufre no sólo por los sistemas sociales sino –y casi en primera instancia- por los familiares que lo excluyen inmediatamente “no entendiendo” la problemática y -como todo aquello que no se entiende- atemorizados de las consecuencias. Michel Foucault ha versado mucho sobre la exclusión de los locos y el dispositivo de poder en juego en todo el sistema médico. Más para nuestros pagos, Eduardo Galeano también ha mencionado este tema que no sólo incluye a los locos sino a todo lo que nos es diferente.
.
El delirio de Nathaniel se presenta por primera vez cuando –sentado en una platea con un cuerpo de examen- debe rendir(le) al Otro: ese pasaje, ese hacerse cargo, habla –justamente- de un Nacimiento: de que todo título puede tener connotación significante que remita a Un Padre. Habla de parir(se). Habla de que paternidad o maternidad son –en el parlêtre- simbólicas; de ahí que tener un hijo genético se pueda homologar al hecho de recibirse en una academia o de ascender de puesto: no podemos olvidar aquí que el único caso de psicosis investigada por Freud se trata del Schreber quien hace su episodio delirante cuando es ascendido a Juez de la Corte Suprema.
.
En el curso del film también se vislumbra un aspecto por demás importantísimo en este tipo de padecimiento: la demanda del familiar, del amigo, de la sociedad (que en este caso vehiculiza López) hacia la institución psiquiátrica: la medicación. El psicólogo de turno no responderá a este dilema, sabiendo que no existe medicación ni diagnóstico que salve, como expresó Antonin Artaud, “la sideración de nuestro espíritu”. Como bien había expresado I.Bergman en otro gran film -Cara a Cara-; el psiquiatra suele ser un analfabeto del alma humana; creyendo que un queso es un queso y un ser humano es un ser humano. No es una pastilla, precisamente, el remedio. Es el amor, en primera y en última instancia, que hará reactivar el alma aconjogada y excluida. Y, por supuesto, no estamos excluyendo la muchas veces necesaria medicina paliativa; sino que –psicoanálisis obliga- estamos a-postando al habla del pa(de)ciente y a la consecuente escucha que no lo obture como sujeto ni lo constituya como uno más de la cadena diagnóstica de los manuales médicos. “Usted no me va a decir si yo soy un esquizofrénico”- pronuncia en un momento el protagonista con la misma autoridad que cuando enuncia “Usted es mi Dios”.
.
Tendríamos que preguntarnos quien está autorizado a catalogar y rotular, en nombre de qué parámetros se hace –es decir, en nombre de que Otro existiría justamente el parámetro normativo- y, no en última instancia, a quienes beneficia todo este sistema tapa-agujeros por donde castración y angustia parecen re-negarse.
.
Marcelo Augusto Pérez
Noviembre/2009
.

.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores