Ir al contenido principal

La guerra y La guerra



Aponte & Padilla
-O la locura de no querer ir a una guerra-






Jonathan Aponte -neoyorkino de dos décadas- conoció las balas de Irak, el olor a carne humana de Irak y las bombardeos que se transformaron en pesadillas, de Irak. A quien no conocía era a Félix Padilla, oriundo del Bronx. La idea de que Padilla podía facilitar las cosas le vino de Alexandra González, su mujer; dos años mayor que él. Aponte y su amada ya no sabían cómo liberarse de esa pesada carga patriótica, palabra que siempre detestaron porque pensaban, como seguramente lo pensó Abraham Lincoln, que una tierra que oprime y que coarta la propia libertad de elección, no merece llamarse Patria; sobre todo cuando hay tantos eufemísticos verbos que esconden ese infierno político.
.
Pero en nombre de esa Patria, Aponte debió viajar al otro lado del mundo para enfrentarse con otros seres como él… que tampoco buscaron encontrarse con el olor a carne humana; algunos de los cuales incluso desconocían que todo empezó un veinte de marzo del 2003 con el falso argumento de que ese país escondía armas de destrucción masivas. Aponte una vez, cuando estaba atrincherado y helado de escarcha, y partiendo de la hipótesis de que podría ser verdad, se preguntó: “¿Y si lo fuese, cuál es el problema?” - Sabía que su país, y tantos otros, también archivan armamentos de destrucción. Pero su respuesta siempre cíclica fue: “Cuestión de política. Mucha locura”-

Ahora es a él a quien tratan de loco. Y, si tiene suerte, gracias a ese diagnóstico podrá zafar de algunos años de cárcel. Matar seres humanos no es locura. Locura es no querer ir a matarlos. Aponte tuvo esa delirante idea. Y entonces su amada le recomendó que vaya a ver a Padilla (entre amantes el delirio se contagia). Por quinientos dólares Padilla le puso un tiro en la pierna. Aponte prefirió quedar herido antes de morir por la tierra de los Bush. Recordó que ya eran tres mil seiscientos los militares de su país que habían muerto. Pensó que también es humano y que padece de miedos. Y que le gusta la vida. Y recordó que eran ya setenta mil los civiles víctimas de ese delirio…  Recordó que el Reino Unido de Shakespeare y la España de Cervantes también apoyaron ese movimiento. Y al recordar a Tony Blair y a José Aznar; se le fueron también los deseos de leer el Hamlet y el Quijote.

Su amada –por encubrirlo e incentivar la idea- recibirá veinticinco años de cárcel. Veinticinco años por querer un amante cojo, pero vivo. Veinticinco años por desear acariciar un cuerpo caliente; por desear ser abrazada por manos no contaminadas con fusiles que el Estado compra a cambio de corrupción. Su abogado, Marty Goldberg, no cree poder hacer demasiado cuando la voluntad personal ya no cuenta; cuando vivimos en un mundo donde uno no tiene derecho a elegir vivir y mucho menos, a elegir morir.

Aponte y Padilla: el encuentro de dos seres con la misma suerte; metáfora del capitalismo asesino. Es el puente entre la resignación a un poder perverso y el haz de luz al final de un túnel que siempre retorna para enceguecernos. Es la parábola de Abel y Caín que –en nombre del Otro- se matan cada día justamente porque son hermanos.
.
map
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores