Ir al contenido principal

El Sujeto en la Psicosis


La constitución del sujeto en el orden del significante (…) tiene como aspecto central esta representación que abre la dimensión de la falta: en la medida de que toda representación tiene como trasfondo una ausencia, el sujeto representado en el significante tambièn falta allí. La teoría psicoanalítica así lo concibe: la falta no es de algo “real”, es consecuencia del significante que la produce activamente en tanto su función es evocar. (…)

En la medida en que el Otro sólo puede responder en términos de significante, que como tal no remite más que a otro significante, esta pregunta por el ser será el interrogante siempre abierto. En el Otro falta el significante que pueda detener el deslizamiento infinito del significante (…) En efecto lo que Lacan escribe S (A/ ) indica cierta forclusión: la del significante “propio” del sujeto en el Otro.

¿Quiere decir esto que tambièn hay cierto tipo de forclusión en la neurosis? La respuesta es afirmativa. Más allá de las apariencias, la forclusión no es exclusiva de la psicosis ni tampoco la oposición neurosis-psicosis se superpone a la oposición represión-forclusión(…)

Si en ambas, neurosis y psicosis, hay algún tipo de forclusión, hay indudablemente sujeto en la psicosis. Más aún, lo hay “de pleno derecho”, incluso con más razón que en la neurosis porque èsta es efecto de la forclusión del significante del sujeto, lo que determina que éste no puede saber qué es. En el caso de la psicosis, en cambio, el sujeto no carece del significante que pueda decir lo que él es…(…)

Además, el hecho de que en la psicosis haya tambièn sujeto lo confirma el indicador clínico fundamental de esta estructura: la certeza. Y no cualquier certeza sino una certeza fundamental, certeza que puede denominarse de autorreferencia en tanto el sujeto tiene la plena convicción de que todos los significantes están referidos a él. (...)

Por esto, en la neurosis el problema que el sujeto enfrenta es cómo elaborar su respuesta ante la inexistencia del significante que diga lo que él es. Es así cómo la histérica sostiene esa falta presentando ante el Otro su división como “estandarte”, para causar finalmente la falta en este último como el medio para hacerse allí su lugar; el obsesivo, por su parte, la niega con la pretensión de ser quien aparecerá siempre “sin falta” y constituirse así èl como aval del Otro.

Daniel Gerber
Pasión del ser. El sujeto de la psicosis.
EN: Contexto en Psicoanálisis nro. 10
Lazos, Bs. As., Primer Semestre del 2006.
Artes Visuales:
Carlos Nine
[ Haedo, 1944 - Olivos, 2016 ]

Entradas populares de este blog

Síntoma y Locura.

"Lejos de que la locura sea un insulto para la libertad [concepción que sostenía la psiquiatría de un Henri Ey], es su más fiel compañera, sigue su movimiento como una sombra. Y el ser del hombre no sólo no puede ser comprendido sin la locura, sino que no sería el ser del hombre si no llevase en él la locura como límite de la libertad”.
Jacques Lacan
Acerca de la causalidad psíquica, 1946.
."Ser psicoanalista es, sencillamente, abrir los ojos ante la evidencia de que nada es más disparatado que la realidad humana."
Jacques Lacan
Seminario III -Las Psicosis-, 1955.



Como saben los poetas y los psicoanalistas, el sin sentido divide al Sujeto. Esa división, cara a la Ciencia, es la que produce el motor del dispositivo analítico, lo que causa nuestra praxis, incluso el síntoma del Analista, que lo lleva a su Análisis de Control. Ningún Sujeto puede soportar al poeta (sobre todo al poeta que lleva en su interior) por demasiado tiempo: todos sueñan con vivir una locura, con el sin s…

Honorarios en Análisis

"Me ha arruinado... se ha reído de mis pérdidas y burlado de mis ganancias, ha afrentado a mi nación, ha desalentado a mis amigos y azuzado a mis enemigos. ¿Y cuál es su motivo? Que soy judío. ¿El judío no tiene ojos? ¿El judío no tiene manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones? ¿No es alimentado con la misma comida y herido por las mismas armas, víctima de las mismas enfermedades y curado por los mismos medios, no tiene calor en verano y frío en invierno, como el cristiano? ¿Si lo pican, no sangra? ¿No se ríe si le hacen cosquillas? ¿Si nos envenenáis no morimos? ¿Si nos hacéis daño, no nos vengaremos?" William Shakespeare Shylock, el Mercader de  Venecia.

Aprovecho una reciente sesión de control con un colega para desplegar un poco el tema de los Honorarios del Análisis (harto más que “del analista”) que es también un recurrente tópico demasiado ya comentado en la parroquia del Psicoanálisis.
En estos días supervisando (un caso de) un colega, él me comentaba que…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Seguidores