Ir al contenido principal

Eva Perón por Facundo Cabral




En mi casa había dos nombres que no se podían pronunciar sentados; había que ponerse de pie: Eva Perón y Atahualpa Yupanqui. Eva nos salvó la vida. Porque si la política no es ayudar hasta el último; no es nada.

Al señor Perón y a esa señora nosotros le debemos la vida. Y esto no es una metáfora. Ni es un tango ni es un drama. Así concretamente: nos salvó la vida. Y nos hizo sentir por primera vez que eramos parte de la sociedad. Que eso es extraordinario. Porque el problema para los que han vivido tanto tiempo en la calle no es el hambre y el frío (que por supuesto son importantes) sino el sentirse fuera de la cancha: que no sos parte de la sociedad. Que estas absolutamente excluido que es la palabra mås brutal.

Una vez un señor le comentó a mi madre que había un presidente que le interesaban los pobres. Yo no tenía la menor idea de lo que era un presidente... En La Plata venía el General y la Señora a un Tedeum que se hacía en la Catedral. Yo le había preguntado a un señor como hablar con el presidente. Se habrá reído mucho porque yo tenía 9 años y me dijo: los presidentes suelen estar muy ocupados pero por qué no lo esperas en la Catedral. Me pagó el tren. Fue el primer compinche que tuve. Y llegue a la plaza Moreno en La Plata y había miles de personas y pensé cómo llegar al auto de Perón.

Me crucé por la línea policial y me detuvieron pero cuando me acerque al auto Perón me vio y le dijo al policia "Dejelo pasar" y entonces me subí al estribo del auto. Y Perón me dijo: "¿Querías hablar conmigo?"- y entonces yo le dije: "¿Hay trabajo?"- y Eva que estaba a su lado me dio el primer ejemplo ético que escuché en mi vida. Y dijo: "Por fin alguien que pide trabajo y no limosna."- Y agregó: "Por supuesto que hay trabajo mi amor. Siempre hay trabajo "- y le dijo al custodia "Ocupese del niño"- y me llevaron a un lugar en la calle 1, en La Plata, donde comi comida caliente después de muchísimo tiempo.

No pasaron más de 4 horas cuando vuelve Eva del Tedeum se me acerca y me pregunta si estaba bien si me habían dado comida y me dice: "Tuvimos suerte. Conseguí una escuela en Tandil. Van a vivir en la escuela, van a limpiar la escuela y a cambio de eso van a cobrar 160 pesos por mes."- Eso lo había hecho durante el Tedeum. Vaya a saber cuantas maravillas como esa habría hecho esa mañana. 

Mi madre no lo podía creer. Despues de 4 meses yo me aparezco con 2 pilotos y un médico y nos fuimos todos a Tandil. Nosotros dormimos en un aula. Cuando se terminaba la clase sacabamos los pupitres y poníamos los colchones. Y para mi madre Tandil era su lugar. Y si era el lugar de mi madre era el mío también.

Era el año 1946. Yo tenía 9 años.


Facundo Cabral
[ La Plata, 1937 / Guatemala, 2011 ]
https://youtu.be/E2vCktNv3nM
Artes Visuales:
Ricardo Carpani
[ Tigre, 1930 - Buenos Aires, 1997 ]

Entradas populares de este blog

Síntoma y Locura.

"Lejos de que la locura sea un insulto para la libertad [concepción que sostenía la psiquiatría de un Henri Ey], es su más fiel compañera, sigue su movimiento como una sombra. Y el ser del hombre no sólo no puede ser comprendido sin la locura, sino que no sería el ser del hombre si no llevase en él la locura como límite de la libertad”.
Jacques Lacan
Acerca de la causalidad psíquica, 1946.
."Ser psicoanalista es, sencillamente, abrir los ojos ante la evidencia de que nada es más disparatado que la realidad humana."
Jacques Lacan
Seminario III -Las Psicosis-, 1955.



Como saben los poetas y los psicoanalistas, el sin sentido divide al Sujeto. Esa división, cara a la Ciencia, es la que produce el motor del dispositivo analítico, lo que causa nuestra praxis, incluso el síntoma del Analista, que lo lleva a su Análisis de Control. Ningún Sujeto puede soportar al poeta (sobre todo al poeta que lleva en su interior) por demasiado tiempo: todos sueñan con vivir una locura, con el sin s…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Honorarios en Análisis

"Me ha arruinado... se ha reído de mis pérdidas y burlado de mis ganancias, ha afrentado a mi nación, ha desalentado a mis amigos y azuzado a mis enemigos. ¿Y cuál es su motivo? Que soy judío. ¿El judío no tiene ojos? ¿El judío no tiene manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones? ¿No es alimentado con la misma comida y herido por las mismas armas, víctima de las mismas enfermedades y curado por los mismos medios, no tiene calor en verano y frío en invierno, como el cristiano? ¿Si lo pican, no sangra? ¿No se ríe si le hacen cosquillas? ¿Si nos envenenáis no morimos? ¿Si nos hacéis daño, no nos vengaremos?" William Shakespeare Shylock, el Mercader de  Venecia.

Aprovecho una reciente sesión de control con un colega para desplegar un poco el tema de los Honorarios del Análisis (harto más que “del analista”) que es también un recurrente tópico demasiado ya comentado en la parroquia del Psicoanálisis.
En estos días supervisando (un caso de) un colega, él me comentaba que…

Seguidores