Ir al contenido principal

El YO, esa ilusión...



Bioy me llamó desde Buenos Aires. Me dijo que tenía a la vista el artículo sobre Uqbar, en el volumen XXVI de la Enciclopedia. No constaba el nombre del heresiarca, pero sí la noticia de su doctrina, formulada en palabras casi idénticas a las repetidas por él, aunque -tal vez- literariamente inferiores. Él había recordado: Copulation and mirrors are abominable. El texto de la Enciclopedia decía: Para uno de esos gnósticos, el visible universo era una ilusión o (más precisamente) un sofisma. Los espejos y la paternidad son abominables(mirrors and fatherhood are hateful) porque lo multiplican y lo divulgan.

Jorge Luis Borges
Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, 1940.

La imagen. Lo que nos captura. Lo que mueve al mundo, amparada en el goce que usufructúa. 

La imagen. Lo que hace que un sujeto siga mirándose en su propio ombligo sin posibilidad de acceder a su deseo. Narciso frente al lago, inmóvil, sediento.

La imagen. Lo que mueve millones y millones de dólares en el mundo: cosméticos e indumentarias y quirófanos de estética (el sujeto se cree hermoso y cree que aún puede serlo más), chat (el sujeto se cree que puede engañar y postergar el acto), drogas (el sujeto se cree fuerte, el sujeto cree que puede prescindir del Malestar de la Cultura), guerras (el sujeto cree que la puede tenerla más larga).

La imagen. Miles de matrimonios con hijos y nietos en relaciones paralelas, incluso con elección sexual de objeto divergentes al status quo. Miles de parejas haciéndose los sordos, y los ciegos, y los mudos; para sostener ese status quo. Esa imagen. Matrimonios bien constituidos, con amantes en los pasillos y ascensores de las empresas; con putas en los mediodías del almuerzo; con puticlubs, saunas, prostíbulos y anexos en cada atardecer, antes de llegar a casa y ponerse las pantuflas del hogar.

La imagen; el Ego, el Yo. Eso que los psicólogos suelen llamar “la personalidad” y suelen vitaminizar aún más. La imagen. Eso que si el analista no cuestiona, no divide, y se deja engañar; hace que el psicoanálisis se reduzca a un simple estudio de lo inconsciente y que el analista sea cómplice del engaño. Hace que el sujeto no se escuche desde donde habla y desde donde sostiene su coraza, su férrea posición yoica; engañado por honores, cucardas, instituciones que retroalimentan el capitalismo de los títulos; engañado por un mañana que nunca llega y que posterga el acto; engañado por los elogios y el discurso del tener. 

La imagen. Eso que si el trabajo de análisis no atraviesa, convierte al psicoanálisis mismo en un paralelaje de saber que no sirve para nada. Porque si el sujeto no puede vivir su verdad, esa verdad que lo divide, queda aplastado por una hipocresía crónica. Y el psicoanálisis, lejos de ser un espacio para el encuentro con el deseo, termina constituyéndose en un aletargado y crónico montaje de una gran mentira.

Marcelo Augusto Pérez
La imagen, ilusión de un por-venir.
X / 2018
Artes Visuales:

Pablo Dainzú Zafra

[México]

Entradas populares de este blog

Síntoma y Locura.

"Lejos de que la locura sea un insulto para la libertad [concepción que sostenía la psiquiatría de un Henri Ey], es su más fiel compañera, sigue su movimiento como una sombra. Y el ser del hombre no sólo no puede ser comprendido sin la locura, sino que no sería el ser del hombre si no llevase en él la locura como límite de la libertad”.
Jacques Lacan
Acerca de la causalidad psíquica, 1946.
."Ser psicoanalista es, sencillamente, abrir los ojos ante la evidencia de que nada es más disparatado que la realidad humana."
Jacques Lacan
Seminario III -Las Psicosis-, 1955.



Como saben los poetas y los psicoanalistas, el sin sentido divide al Sujeto. Esa división, cara a la Ciencia, es la que produce el motor del dispositivo analítico, lo que causa nuestra praxis, incluso el síntoma del Analista, que lo lleva a su Análisis de Control. Ningún Sujeto puede soportar al poeta (sobre todo al poeta que lleva en su interior) por demasiado tiempo: todos sueñan con vivir una locura, con el sin s…

Honorarios en Análisis

"Me ha arruinado... se ha reído de mis pérdidas y burlado de mis ganancias, ha afrentado a mi nación, ha desalentado a mis amigos y azuzado a mis enemigos. ¿Y cuál es su motivo? Que soy judío. ¿El judío no tiene ojos? ¿El judío no tiene manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones? ¿No es alimentado con la misma comida y herido por las mismas armas, víctima de las mismas enfermedades y curado por los mismos medios, no tiene calor en verano y frío en invierno, como el cristiano? ¿Si lo pican, no sangra? ¿No se ríe si le hacen cosquillas? ¿Si nos envenenáis no morimos? ¿Si nos hacéis daño, no nos vengaremos?" William Shakespeare Shylock, el Mercader de  Venecia.

Aprovecho una reciente sesión de control con un colega para desplegar un poco el tema de los Honorarios del Análisis (harto más que “del analista”) que es también un recurrente tópico demasiado ya comentado en la parroquia del Psicoanálisis.
En estos días supervisando (un caso de) un colega, él me comentaba que…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Seguidores