Ir al contenido principal

Enlace Lacaniano


Debido a que Lacan establece que el sinthome permite una estabilización, el consenso actual del psicoanálisis ha pensado que se trata de algo deseable en la cura. Frecuentemente, el consenso propone que de esto se trataría el trabajo analítico; el sinthome seria el fin del análisis. (…)

Más bien se trataría de la condición posible para poder realizar un proceso analítico. Si de lo que se trata en el análisis es de ir del enlace bruniano de 4 al enlace borromeo -argumento que sostiene el presente texto-, evidentemente se tuviera que partir desde la primera estructura. Esto no quiere decir que no haya otras estructuras por fuera -por ejemplo, los nudos-, sino que el trabajo analítico propio empezaría por acá. Pudiera haber algún trabajo preliminar necesario para poder llegar al enlace bruniano de 4; sin embargo, estos estuvieran  por fuera del análisis propiamente dicho.  (…)

Si el sinthome no es analizable, haría falta trabajar sobre las otras dimensiones  de lo que hay para poder dar cuenta de su tratamiento. (…) El trabajo analítico no sería   directamente sobre el sinthome, sino sobre la manera de enlazar las tres dimensiones originales, buscando que se sostengan de otra manera que no precise el sinthome.

Félix Morales Montiel
Extracto del Capítulo
“El inicio del análisis: el enlaza bruniano de 4.”
 De su Texto:
Anudarse à la Lacan
El proceso psicoanalítico soportado por enlaces y trenzas.
Letra Viva; Buenos Aires, 2018.

Gracias Félix por la afectuosa dedicatoria de tu libro.

Artes Visuales:
Pierre Alechinsky
[ Schaerbeek, 1927 ]
Rectangulos y Nudos.
Grabado.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Honorarios en Análisis

"Me ha arruinado... se ha reído de mis pérdidas y burlado de mis ganancias, ha afrentado a mi nación, ha desalentado a mis amigos y azuzado a mis enemigos. ¿Y cuál es su motivo? Que soy judío. ¿El judío no tiene ojos? ¿El judío no tiene manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones? ¿No es alimentado con la misma comida y herido por las mismas armas, víctima de las mismas enfermedades y curado por los mismos medios, no tiene calor en verano y frío en invierno, como el cristiano? ¿Si lo pican, no sangra? ¿No se ríe si le hacen cosquillas? ¿Si nos envenenáis no morimos? ¿Si nos hacéis daño, no nos vengaremos?" William Shakespeare Shylock, el Mercader de  Venecia.

Aprovecho una reciente sesión de control con un colega para desplegar un poco el tema de los Honorarios del Análisis (harto más que “del analista”) que es también un recurrente tópico demasiado ya comentado en la parroquia del Psicoanálisis.
En estos días supervisando (un caso de) un colega, él me comentaba que…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Seguidores