Ir al contenido principal

Joel: discriminación cubierta de nieve.


Tolhuin es un pueblo chico de infierno grande. En la Tierra austral el Fuego se enciende cuando la presencia del otro, del diferente, impacta a la comunidad escolar y vecinal. Pero la obra fílmica es harto mas la historia de una mujer frente a la defensa de los derechos de su hijo que la del propio hijo. Porque es el camino hacia ese futuro que la película de Carlos Sorín deja abierto en el final que propone. 

Joel es la metáfora que permite desplegar otra historia mínima de discriminación y de poder donde siempre priva el sí-mismo -imagen mediante- a la mirada hacia el otro, donde en definitiva lucha con fuerza la ceguera del egoísmo al hecho de pensar que vivir en sociedad implica un estado de “apertura mental” donde deben cederse algunos prejuicios, moralinas y yerbas anexas. Si bien es el nombre real del niño, el azar ha hecho que la etimología nos lleve a una antropología bíblica: oh casualidad el personaje de la obra viene a plantear la posibilidad de derrumbe del status quo.

En nombre de algunos significantes (la droga, por ejemplo) los vecinos desarrollan sus pequeñas mezquindades narcisícas y exponen sintagmas de resonancias conocidas: ¿Quién nos asegura que nuestros hijos no van a drogarse?, ¿Cómo mi hijo va a escuchar cosas como esas? Elementos que nos llevan, siempre, a destacar la religión neurótica basada en la creencia de la Garantía del Otro.   De allí que ubicar el escenario rodeado de un paisaje blanco permanente podría ser también el oxímoron del celuloide, porque se podría suponer que hay lugares donde no se cuecen habas. Y porque frente a la belleza de lo Natural, lo Cultural nos choca en primer plano.

La tristeza en la mirada de Joel, la indignación en el rostro de su madre, la impotencia de un padre obsesivo que evalúa los alcances de una reacción, el fino calculo político de un director escolar, una otra madre que a la vez fue adoptada pero que está sumisa ante el poder de su esposo: son todos referentes que connotan al entorno del conflicto y acentúan aún con mejor tono el riguroso y cruel discurso que el director planteó en sus cien minutos, donde la poética y lo ominoso del sujeto salen al unísono en iguales proporciones.

La adopción es aquí uno de los recursos posibles para plantear el tema de la discriminación, de las fobias sociales y del problema de convivir con otros, valga el pleonasmo. Pero podría haber sido otro tema: el color de piel, la sexualidad, las ideas religiosas o incluso ser portador de hiv como el mismo Sorín relató en una entrevista haberle pasado como abuelo en la escuela de su nieto, en función de un alumno portador del virus. Es decir, en definitiva: la obra nos vuelve a poner en narices el acto de entender que todos somos portadores, que todos somos discapacitados, y sobre todo que no hay Otro que garantice la falla estructural que el sujeto y la sociedad portan desde su origen, es decir: que todos estamos cubiertos por la nieve de la vulnerabilidad.

Marcelo Augusto Pérez
Joel: un profeta del derrumbe.
VI / 2018
Artes Visuales:
Francisco Amighetti
[ San José de Costa Rica, 1907-1998 ]

Entradas populares de este blog

Síntoma y Locura.

"Lejos de que la locura sea un insulto para la libertad [concepción que sostenía la psiquiatría de un Henri Ey], es su más fiel compañera, sigue su movimiento como una sombra. Y el ser del hombre no sólo no puede ser comprendido sin la locura, sino que no sería el ser del hombre si no llevase en él la locura como límite de la libertad”.
Jacques Lacan
Acerca de la causalidad psíquica, 1946.
."Ser psicoanalista es, sencillamente, abrir los ojos ante la evidencia de que nada es más disparatado que la realidad humana."
Jacques Lacan
Seminario III -Las Psicosis-, 1955.



Como saben los poetas y los psicoanalistas, el sin sentido divide al Sujeto. Esa división, cara a la Ciencia, es la que produce el motor del dispositivo analítico, lo que causa nuestra praxis, incluso el síntoma del Analista, que lo lleva a su Análisis de Control. Ningún Sujeto puede soportar al poeta (sobre todo al poeta que lleva en su interior) por demasiado tiempo: todos sueñan con vivir una locura, con el sin s…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Honorarios en Análisis

"Me ha arruinado... se ha reído de mis pérdidas y burlado de mis ganancias, ha afrentado a mi nación, ha desalentado a mis amigos y azuzado a mis enemigos. ¿Y cuál es su motivo? Que soy judío. ¿El judío no tiene ojos? ¿El judío no tiene manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones? ¿No es alimentado con la misma comida y herido por las mismas armas, víctima de las mismas enfermedades y curado por los mismos medios, no tiene calor en verano y frío en invierno, como el cristiano? ¿Si lo pican, no sangra? ¿No se ríe si le hacen cosquillas? ¿Si nos envenenáis no morimos? ¿Si nos hacéis daño, no nos vengaremos?" William Shakespeare Shylock, el Mercader de  Venecia.

Aprovecho una reciente sesión de control con un colega para desplegar un poco el tema de los Honorarios del Análisis (harto más que “del analista”) que es también un recurrente tópico demasiado ya comentado en la parroquia del Psicoanálisis.
En estos días supervisando (un caso de) un colega, él me comentaba que…

Seguidores