Ir al contenido principal

Joel: discriminación cubierta de nieve.


Tolhuin es un pueblo chico de infierno grande. En la Tierra austral el Fuego se enciende cuando la presencia del otro, del diferente, impacta a la comunidad escolar y vecinal. Pero la obra fílmica es harto mas la historia de una mujer frente a la defensa de los derechos de su hijo que la del propio hijo. Porque es el camino hacia ese futuro que la película de Carlos Sorín deja abierto en el final que propone. 

Joel es la metáfora que permite desplegar otra historia mínima de discriminación y de poder donde siempre priva el sí-mismo -imagen mediante- a la mirada hacia el otro, donde en definitiva lucha con fuerza la ceguera del egoísmo al hecho de pensar que vivir en sociedad implica un estado de “apertura mental” donde deben cederse algunos prejuicios, moralinas y yerbas anexas. Si bien es el nombre real del niño, el azar ha hecho que la etimología nos lleve a una antropología bíblica: oh casualidad el personaje de la obra viene a plantear la posibilidad de derrumbe del status quo.

En nombre de algunos significantes (la droga, por ejemplo) los vecinos desarrollan sus pequeñas mezquindades narcisícas y exponen sintagmas de resonancias conocidas: ¿Quién nos asegura que nuestros hijos no van a drogarse?, ¿Cómo mi hijo va a escuchar cosas como esas? Elementos que nos llevan, siempre, a destacar la religión neurótica basada en la creencia de la Garantía del Otro.   De allí que ubicar el escenario rodeado de un paisaje blanco permanente podría ser también el oxímoron del celuloide, porque se podría suponer que hay lugares donde no se cuecen habas. Y porque frente a la belleza de lo Natural, lo Cultural nos choca en primer plano.

La tristeza en la mirada de Joel, la indignación en el rostro de su madre, la impotencia de un padre obsesivo que evalúa los alcances de una reacción, el fino calculo político de un director escolar, una otra madre que a la vez fue adoptada pero que está sumisa ante el poder de su esposo: son todos referentes que connotan al entorno del conflicto y acentúan aún con mejor tono el riguroso y cruel discurso que el director planteó en sus cien minutos, donde la poética y lo ominoso del sujeto salen al unísono en iguales proporciones.

La adopción es aquí uno de los recursos posibles para plantear el tema de la discriminación, de las fobias sociales y del problema de convivir con otros, valga el pleonasmo. Pero podría haber sido otro tema: el color de piel, la sexualidad, las ideas religiosas o incluso ser portador de hiv como el mismo Sorín relató en una entrevista haberle pasado como abuelo en la escuela de su nieto, en función de un alumno portador del virus. Es decir, en definitiva: la obra nos vuelve a poner en narices el acto de entender que todos somos portadores, que todos somos discapacitados, y sobre todo que no hay Otro que garantice la falla estructural que el sujeto y la sociedad portan desde su origen, es decir: que todos estamos cubiertos por la nieve de la vulnerabilidad.

Marcelo Augusto Pérez
Joel: un profeta del derrumbe.
VI / 2018
Artes Visuales:
Francisco Amighetti
[ San José de Costa Rica, 1907-1998 ]

Entradas populares de este blog

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Seguidores