Ir al contenido principal

Lacan: la bofetada en el laberinto.


Cioran, en una entrevista que le hizo Fernando Savater creo, describió de una forma que me parece acertada al grande, Borges.

"Borges: el último delicado", así lo nombró.

Uno, que no quiere desperanzarse, prefiere descreer de la primera parte de esa frase (sin duda no fue el primero puesto que también tenemos a Chesterton), esto es, que el ímpetu que guiaba a este escritor cosmopolita, su delicadeza según Cioran, no se vaya a repetir nunca más en el mundo.

"Si un libro no te gusta, cierralo. Quizás en otro momento se puedan finalmente entender"

Rilke llegó a decir que él "no tenía órganos para Goethe", y está bien, no pasa nada, gracias a Dios hay más escritores en el mundo, y los habrá también que no tengan órganos para Rilke.

Sin embargo, cuando uno abre alguno de los seminarios del freudiano Jacques Lacan - al menos a mi me pasa así - es como si una mano saliera de las páginas y le abofetearan a uno la cara.

No hay mucha delicadeza en estas lecturas, y no las hay por partida triple. Por un lado nos encontramos con una transcripción de la oralidad del francés, del hombre y del idioma. Por otro lado nos encontramos con lo que Jorge Alemán ha denominado "las malas noticias del psicoanalisis", y ya sabemos cual suele ser el destino del mensajero que trae malas noticias.

Además, por si esto fuera poco, tenemos que el contenido de la obra es en sí dificil, contraintuitivo, con referencias de todo tipo, desde la biblia pasando por los clásicos griegos, hasta la lingüística y las matemáticas topológicas. Es como cuando uno abre un puzzle de diez mil piezas y las pone todas encima de la mesa y al verlas todas esparcidas se pregunta: ¿De verdad estoy tan aburrido? ¿De verdad tengo tanto tiempo libre?

Esto me recuerda a aquello que le dijo Euclides al rey cuando éste le preguntó si no podría simplificar un poco sus Elementos: "No hay caminos reales para la geometría".

Pero es que también ocurre algo parecido a lo que pasa cuando uno está ligando con una piva que habla un idioma que no entendemos, y el consejo de Borges ya no nos hace tanta gracia, puesto que no queremos dormir solos esa noche.

Me imagino a uno de esos robots paridos por el imaginativo Asimov, robots siempre "humanos, demasiado humanos"; o al mismo Frankenstein, triste, triste hijo de un científico loco; al descubrir o intuir que en algún lugar del laboratorio están escondidos los planos, los esquemas al menos, que les ayudarían a descubrir las claves de sus por qué, sus para qué, sus cómo.

Quizás, se pregunta uno, ese galimatías, en su propia forma, sea ya parte de aquello que nos quería enseñar ese señor de camisas tan extrafalarias. Quizás es como ese libro imaginado por el poeta de los dones, un libro que es a la vez un laberinto, que está hecho para perderse en él, para desistir en la búsqueda de la salida.

También es posible que, como diría Zizek con Deleuze, nos quisiera enseñar a repetirle sin repetirlo, a abrir las ventanas para que entrara fresco. Él era freudiano, volvió a él pero volvió como amigo más que como discípulo. Ahora quizás el nos invita a volver a él del mismo modo y quizás mañana habrá otros que sigan esta costumbre, como Zaratustra.

Para terminar, a lo mejor había leído aquel desesperanzado cuento de Zapffe ("El último Mesías"), en donde nos decía que ya no quedaban tierras vírgenes en el mundo, en que ya no había sitio para la aventura, y su enseñanza es como una cábala con la que pasar el tiempo mientras, con fe en la muerte, en el final, aguantamos con valentía toda esta historia.

Alejandro Henríquez
[ España ]
¿Por qué es díficil leer a Lacan?
V / 2018
[ Estas líneas pertenecen a un Mail 
reciente del Autor.
La pregunta -a modo de título-
corresponde al epígrafe de su Correo. ]
Artes Visuales:
Javier Zabala
[León, España. 1962]


Entradas populares de este blog

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Seguidores