Ir al contenido principal

El goce del Otro


Parece que corren tiempos de discusiones Lacanianas. En realidad siempre las hubo porque el psicoanálisis no es un fundamentalismo. Y de algún modo implican ponernos a re pensar nuestras propias apreciaciones, prejuicios y modelos teóricos que obviamente se corresponden al modo de nuestra (escucha) clínica. Resulta harto interesante el modo con que los colegas escuchan (¡y son escuchados!) en función de sus teorías y prejuicios. En uno de los Grupos que  coordinaba hace un año, una alumna expresó que -según su analista, a la que ella le había comentado una apreciación mía del concepto de enfermedad- yo no creía en el real. Habría que preguntarle a esa analista, parafraseando a Borges, si se refería a su real.

En algunas conceptualizaciones tratamos de hilar fino. Por supuesto no nos vamos a poner a discutir con pseudoanalistas que sin tener una línea de lectura de Lacan se dan el lujo no sólo de citarlo sino hasta de explicarlo. Como digo a veces, resulta -al menos para mi- más interesante discutir con neurofisiólogos o con biólogos. En este tren de hilar el tejido conceptual, uno de los puntos cruciales en nuestra praxis es la cuestión del goce. Cuestión que en la gran mayoría de analistas no pueden desvincular de otro sintagma muy repetitivo: que no hay Otro, que el Otro no existe.

No hay duda que el goce es del Otro. Como tampoco es falso que el neurótico lo sostiene con su propio cuerpo. Cuando Jacques Lacan enuncia que no hay goce del Otro, nos esta diciendo, justamente, que el síntoma, o el delirio, es el modo que tiene el cuerpo del sujeto de velar la falla en el Otro. Todo síntoma es una respuesta al goce del Otro. Si el goce no fuese del Otro de nada serviría el psicoanálisis que pretende, vía la presencia del analista, hacer algo en función de ese goce. Traduzco: el Otro goza al sujeto (el fantasma tiene al sujeto, lo inconsciente es previo, y así su ruta) y por tanto el análisis iría en camino de la pregunta por ese Otro. Pregunta donde la Deuda, la Culpa y el sobre todo el afán de tapar la barradura (del Otro), construyen el aparato simbólico puesto en lo imaginario.

Así como muchos analistas creen que el Otro no existe, también hay (y seguramente son los mismos) quienes piensan que el fantasma neurótico es un delirio de puro masoquismo que vaya a saber cómo se construyó. Raro que no hayan leído uno de los axiomas básicos de Lacan: el inconsciente es el discurso del Otro. Es decir: primero el Lenguaje (agujereado, condición de lo inconsciente), después el Sujeto. El Otro no es Don Francisco ni Doña María: el Otro es la Estructura. Y la Estructura es el Lenguaje. Creo que uno de los problemas fundantes en relación a estas divergencias no sólo nacen de políticas e ideologías varias sino que surgen de las aulas Universitarias. El colega esta impregnado de consignas y repite enunciados hartos mas ecolálicos que analizados. En la misma dirección podemos ubicar la pregunta por la Universalidad del goce. Si se repite tanto que es lo singular de cada sujeto (cosa que hasta cierto punto compro si consideramos singular como sinónimo de dolor de existir empaquetado en el síntoma) es que nos hemos olvidados ipso facto de lo universal del goce Sadiano al que Lacan nos ha convocado en su texto Kantiano.

Falta dar una pequeña vuelta a esto. En términos clínicos ya sabemos entonces de qué se trata el goce (del Otro). Ahora bien: ¿qué es el goce en términos conceptuales? Simplemente la imposibilidad estructural de que Aquiles alcance a la Tortuga. La podrá superar, pero nunca alcanzar; puesto que entre dos puntos de una recta hay infinitos puntos. Es decir: es la cola de un número irracional de cifra no periódica que Lacan ha llamado de muchos modos pero que prefirió nos acostumbremos a denominar (a) y que viene acoplado a su otro matema: S(/A). Es la falla también estructural que se produce por el agujero de lo simbólico y que ha quedado obviamente adentro del conjunto de elementos que contienen al Sujeto. Pero que, sin embargo y por ser justamente agujero, ya no está. Es importante acotar que esta falla viene dada por el hecho de hablar. Lejos de ser un error es el único modo que tenemos de habitar el lenguaje. Es decir: sin esa hiancia no hay hablaje.

Finalmente habría que rodear el tema del núcleo al que ese goce (del Otro) remite en su función y su mecanismo constitutivo. Quiero decir, ¿será posible desarticularlo, será posible modificarlo? Nos hemos comprometido con un colega a versar sobre ello, así que por ahora sólo me permito cerrar con un enunciado de Lacan, en su Seminario sobre el Acto, clase de 28 de febrero de 1968:

“El Otro es, pues, un campo marcado por la misma finitud que el sujeto. Lo que hace depender al sujeto de los efectos del significante hace simultáneamente que el lugar donde se asegura la necesidad de verdad esté fracturado en sus dos fases, del enunciado y la enunciación.”

Marcelo Augusto Pėrez
El goce del Otro en (el Síntoma de) el Sujeto.
V / 2018
Artes Visuales:
Tommy Ingberg
[Estocolmo, 1980]

Entradas populares de este blog

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Seguidores