Ir al contenido principal

Lacan: histerias críticas...


Hola Marcelo, soy de Santa Fe mi nombre es Juan. Quería pedirte si existe la posibilidad de comentes en el muro de tu blog la siguiente cita : “Lacan no tiene razón cuando habla del inconsciente estructurado como un lenguaje, porque lo que importa no es la teoría de la relación del sujeto con el significante, sino la de la relación del sujeto con todo un conjunto de representaciones de diferentes naturalezas.” (André Green, Jugar con Winnicott) Juan Parisi, Santa Fe. Argentina.



Juan: Creo que hay tres clases de opositores de Lacan:  los que no lo leyeron; los que lo leyeron y no lo entendieron y creen que Lacan estaba loco; y una tercera opción: los que los leyeron y sí lo entendieron y se oponen para revelarse/diferenciarse de un Padre. Me podrías preguntarar entonces, ¿Y no puede haber posibilidad de que se lea, se entienda pero no se comparta su postura? Sí, claro; pero depende los argumentos que uno exponga. Lacan era un lógico; su pensamiento siempre fue muy lógico -por eso se autodenominó psicótico- y claro que podemos diferenciarnos en algunos puntos; de todos modos creo que después de Lacan solamente un par de analistas dijeron algo diferente, entre ellos Roberto Harari, y de verdad digo literalmente un par. Pienso que si se entendió Lacan no se puede decir semejante estupidez. Y no porque el sujeto no tenga un supuesto-vinculo con representaciones diferentes. Sino porque afirmar eso implica no entender que quiso decir Lacan con el vinculo-forzado y anterior que el sujeto tiene con el lenguaje. Y tampoco se entendió porqué dijo que lo inconsciente tiene el modelo, la estructura, del lenguaje. En definitiva: no leas a Green. Es preferible leer a Winnicott. Me viene ahora al pensamiento esos alumnos que vienen a tomar clases de Lacan y se les pide que lean a Lacan y no solamente no lo leen sino que leen sobre Lacan. Y no está mal leer mucho y muchos autores, claro; pero solo lo leen a ellos, y encima leen a autores que les estás diciendo que mejor no lean tanto porque han leído mal a Lacan. Es decir: sin leer a Lacan, se dan el lujo de criticarlo. Y argumentan la misma ecolalia de siempre: “…pero Lacan es difícil”- Es lo mismo que si yo voy a hacer un curso de Repostería y en cada clase le pregunto al cheff cuando vamos a estudiar comida thailandesa “porque la repostería es difícil”-. Parafraseando a Vinicius: la histeria no tiene fin... Cordiales saludos! Gracias por seguir mis escritos… MAP. 02/18



Hola Marcelo. (…) Me analizo hace mucho tiempo y también soy parte de un Grupo  de psicoanálisis que nos manejamos sin el modelo de Escuela (AE, AME).  (…) Estuve justamente leyendo tu última entrada en el Blog y quería comentarte a modo de pregunta… Con respecto a la primera entrevista que citas y que esa paciente no volvió; ¿se puede pensar que hubo –de tu parte- demasiada barradura en la primera entrevista y que eso ocasionó una especie de acting de la paciente? Gracias por tus escritos, he aprendido mucho de tus clases… Un afectuoso saludo, Marisa López. Rosario, Sta. Fe. Argentina.


Hola Marisa. Siempre es necesario reflexionar sobre los actings de los analizantes. Yo no lo llamaría así en una primera entrevista. Sí puede ser cierto que la paciente no se haya bancado mis señalamientos; máxime en el contexto que sabemos: venía de una larga psicoterapia (que aún idealiza) donde se le vitaminizó el YO; y –como sabemos- los neuróticos no se bancan que se les toque la imagen. Pero en este caso tengo un dato extra con el que construiría mi hipótesis. Esta paciente llega derivada de un colega que también se forma conmigo y que –según él me dijo- le comentó a esta amiga que yo era “muy bueno…” y etc etc. A lo que voy –escuchando la histeria concomitante de la paciente que hace síntomas conversivos por doquier- es que en realidad la susodicha le está haciendo el acting a su amigo, onda de decirle: “…mirá cómo no es tan bueno, mirá cómo no voy más…” ¿Se entiende? Por supuesto es una hipótesis, pero conociendo un poco el paño histérico me suena a eso. Nunca olvidar que la histérica baja Amos y que a la vez los necesita para armar la Escena; marco en el que -obviamente- se espeja y se faliciza con la falta del Otro. Yo, en este caso, aún no me constituí transferencialmente al nivel que sí está ella con su amigo. Y si hablamos de acting es que hablamos de que ella quisiera demostrar algo a alguien. No creo, en este caso, que sea al analista que aún incluso no la aceptó en análisis alguno. Por eso no podríamos hablar estrictamente de acting. Incluso -en este caso y si tendríamos que ubicar la huida estrictamente en términos del dispositivo- creo que (bajo un estilo de escucha y de respuesta un poco incisivo) ella no lo soportó. La resistencia es del analista cuando cede ante el horror al acto que, en este caso, no hubo. Cordiales saludos. MAP. 02/18


Artes Visuales:
Ricardo Argentino Supisiche
[ Santa Fe, 1912 / 1992 ]

Entradas populares de este blog

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Seguidores