Ir al contenido principal

José Mujica: Un Modo de Vida...



“…Campesino para ganarme la vida… y después me dediqué a luchar por cambiar y mejorar la vida de mi sociedad. Y ahora estoy en una etapa de Presidente, y mañana –como cualquier hijo de vecino- seré un montón de gusano, que se va.  Tuve algunos inconvenientes, varias heridas, unos cuantos años de cárcel… en fin: cosas de rutina en quien se mete a transformar el mundo. Sigo vivo de milagro y por sobre todas las cosas: amo la vida.
(…)
Siete años sin leer un libro y mucho tiempo para pensar, y descubrimos esto: o logras ser feliz con poco y liviano de equipaje –porque la felicidad está dentro tuyo- o no logras nada. Esto no es una apología de la pobreza, esto es una apología de la sobriedad. Pero como hemos inventado una sociedad consumista, y la economía tiene que crecer porque si no crece es una tragedia, inventamos una montaña de consumo superfluo que hay que tirar y vivir comprando y tirando y lo que estamos gastando es tiempo de vida, porque cuando yo compro algo –o tu- no lo compras con plata; lo compras con el tiempo de vida que tuviste que gastar para tener esa plata. Pero con esta diferencia: la única cosa que no se puede comprar es la vida, la vida se gasta. Y es miserable gastar la vida para perder libertad.
(…)
Los gobiernos estamos preocupados por quién va a quedar en la próxima elección, quién se sienta en el sillón… No hay crisis ecológica, hay crisis política. Hemos llegado a una etapa de la civilización que necesitamos acuerdos Planetarios, y miramos para otro lado; y nos encerramos en los chauvenismos nacionales y en las preocupaciones de potencia de las naciones, sobre todo en los países más fuertes que son los que deberían dar el ejemplo.
(…)
El hombre puede ser el único animal capaz de destruirse a sí mismo: ese es el dilema que tenemos adelante. Ojalá que me equivoque. Es tan notable la constitución de nuestra naturaleza, que terminás aprendiendo mucho más del dolor que de la bonanza."

José Pepe Mujica
[Montevideo, 1935]
Presidente de la República O. del Uruguay, 2010-2015.

Artes Visuales:
Pancho Cajas
[ Ecuador ]




Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores