Ir al contenido principal

Palabras sueltas...


I
Por segunda vez en el mes, un joven de la calle -Moreno y Defensa- me pide que le sostenga abierta la tapa del container de basura, para meterse.  Para comer. Una vez incorporado me dice: “Gracias”, y entonces cierro la tapa, y lo dejo adentro. Esto es como desmesurado pero satisfactorio; como cruel pero necesario; como horrorosamente natural. Esto ocurre a pasos del Convento Santo Domingo; donde Dios duerme su siesta.
II
El celular casi nunca. Nunca cuando se va a dormir, a dialogar en la cama, a leer un libro, con la pareja. Menos que menos -¿qué menos?- cuando se está con quien hace meses no charlamos. El celular nunca cuando después de ocho horas llega tu pareja y te pregunta cómo te fue en el trabajo, y quiere saber por qué te quedaste más tiempo, si incluso decís odiar esa tarea: nunca. Nunca el celular cuando se cocina, cuando se condimenta con cilantro, oliva, lima y rocoto el ceviche fresco mientras llega el eco del cello que interpreta a Piazzolla. Nunca el celular cuando se lee a cualquier poeta. Menos aún en un cine o en un teatro. Menos el celular como cámara mientras estás en un concierto: eso si que menos que menos. O cuando se viaja en el tren contemplando los árboles que quedaron paralíticos de tristeza. Nunca. Nunca el celular si se trata de un parto, o de una muerte, o de un salto al vacío. Nunca. Aún aunque nos llame esa amiga lejana que no puede parar de hablar y de hablar y de hablar y que pretende total atención, total ruego; porque está aburrida, porque está dolida, porqué está muda.



III
¿Cuándo alguien que además de belleza, de buen sexo, de bizarría incluso; tenga un discurso interesante? ¿Cuándo alguien que esté comprometido con su ideología, que no trance, que te haga emocionar cuando te dice que ahorra en moneda nacional, cuando te mira y sabés –definitivamente- que no puede haber nadie más honesto, más buena madera, más claro; aunque sea oscuro; más preciso, aunque sea dialéctico? ¿Cuándo alguien sin fobia, sin que le tema al mal aliento, al sudor, a la saliva, a los fluidos del sexo; sin que le tema a un buen vino, al ajo, a la pimienta, a los animales todos, al bosque nocturno, al mar? ¿Cuándo aquella que pueda ceder su histeria, aquel que pueda ceder su obsesión? ¿Cuándo aquellos que bajen su narcisismo y piensen en el otro? ¿Cuándo ella, así: frágil, delicada, naif, espontánea, dulcemente patriótica? ¿Cuándo él, así: políticamente incorrecto?
IV
No alcanza con la bondad, no. No alcanza con la honestidad, no. Pero todo –todo absolutamente- sin bondad ni honestidad, es nada. Y sin embargo... Ya estoy viejo para pretender oblación.
V
Gana la imagen. Gana el egoísmo. Gana el orgullo, la infatuación del soberano Yo. Pierde el deseo.
VI
Extraño su voz; esa voz opaca, profundamente triste. Extraño su tristeza. Extraño su dulce ironía, su inteligente humor. Extraño su opacidad. Sus manos que me indagaban; que subiendo al bondi me buscaban rápido, que en el tren me reflejaban el rastro que se alejaba, olvidado.
VII
No. No hay. No hay ayer, no hay mañana. Sólo el hoy. Sólo memoria. “Pero no basta ser valiente para aprender el arte del olvido”- JLB
VIII
La Medicina no es menos infalible que la Metereología, ni menos caótica. Incluso creo que hay más probabilidad de pronóstico en la última que en la primera, porque la Naturaleza es más predecible [ ¡milenios para producir un cambio! ] que el cuerpo [ segundos para modificarse: ¡en un minuto, una catástrofe! ]. La Meteorología es más infalible, incluso más matemática, que el Amor. Porque el clima es menos cruel que la pasión.
IX
Todo es Fantasma. El tiempo, el frío, las palabras que nos llegan y que creemos lo son todo. El cuerpo que vibra. Besos, ternura… No puedo comer una boca cuyas palabras no enuncien un discurso ético. Puedo besar; pero no puedo permitir que una boca me acaricie sin haberme atravesado por su política. Puedo coger sin preconceptos. Pero no puedo hacer el amor. No me siento ahuecado en el cuerpo de alguien que no se colerice viendo a un indigente bajando a los adentros de un container de basura. Bajando para poder vivir.
X
El amor nos hace… sí, Cortázar. Y Lacan. Y todos los poetas que supieron que el deseo está antes; que nos toma. Que el lenguaje está antes; que somos hablado. Que el síntoma tiene estructura de lenguaje; que la enfermedad está construida por el Fantasma. Es decir: Que somos poema antes que poeta. Que no podemos controlar el relámpago, el llanto -o la risa-. Ni la cruz.

MAP
Medianoche
06 . VI . 17
Artes Visuales:
Diego Rivera
[ Guanajuato, 1886 - México D. F., 1957 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores