Ir al contenido principal

Colette Soler / El Misterio del Síntoma.


Es el primer descubrimiento del psicoanálisis: el misterio se descifra. El misterio del síntoma en general, del olvido, del acto fallido, del sueño y del síntoma, de la obsesión, de la somatización, etc. Si se descifra quiere decir que es un modo de hablar, como Lacan tradujo sencillamente. Pero conocen la tesis de Freud anterior a la de Lacan, que dice que en el síntoma del que el sujeto se queja hay una satisfacción, y que entonces el síntoma no es solo un modo de hablar, de cifrar, sino que es un modo de satisfacerse.  Ahora decimos “un modo de gozar”.

Lo interesante es que descifrando los síntomas de los neuróticos Freud llegó a declinar la serie de lo que denomina “pulsiones parciales”. Supongo que conocen el texto famoso de 1905 Tres ensayos para una teoría sexual. En él hay algo que merece atención y es que en cuanto a la sexualidad –lo que él llama “la sexualidad”- encuentra solo las pulsiones parciales: pulsión anal, oral, etc. Pero también encuentra algo que llama “autoerotismo”, algo que refiere al cuerpo propio: descubre que el sujeto puede obtener un goce desde su propio cuerpo, y que al principio, en la niñez, éste goza autoeróticamente.

Finalmente este primer descubrimiento introduce un problema que se plantea explícitamente, el problema de la pareja: cómo se puede pasar de una satisfacción pulsional autoerótica, al uso –podría decirse- de otro cuerpo para gozar. Y no voy a evitar el punto, pero podemos seguir sus tentativas de solucionar este problema. Si en el orgien el sujeto se satisface con un objeto parcial, oral, anal u otro… ¿Cómo puede al final lograr constituir una pareja que sea a la vez pareja sexual de goce y pareja de amor?


Colette Soler
Conferencia El amor-síntoma
Foro Psicoanalítico de La Plata
5 de octubre del 2000



"...el discurso del Amo no funciona sin policía, último recurso cuando las presiones de las ofertas del discurso han renunciado a intervenir. (...) En el discurso analítico, en el fondo, el objetivo es inverso -envés, dice Lacan-: hacer surgir la singularidad reprimida, a la vez como verdad y como real. En ese sentido, el discurso analítico es solidario al discurso común. Es su compensación, como una especie de regulación. También hay un precio a pagar, tal vez menos visible pero de todos modos sensible. Ese precio se sitúa en el nivel de lo colectivo. Y en el fondo, donde más se muestra es, me parece, en el nivel de las instituciones analíticas. Es decir, en el nivel en que se trata justamente de crear comunidades en que ya no se abordan las verdades singulares sino que se intenta, al contrario, hacerlas cohabitar e incluso marchar al paso de una causa común. Y es notorio que, desde el origen, la cohabitación e las singularidades en las instituciones analíticas, y es un eufemismo, no carece de algunas dificultades y exige muchos esfuerzos y mucha aplicación."

Colette Soler
A causa de lo inconsciente
EN: La maldición sobre el sexo

Manantial, 2000.-
Artes Visuales:
Melina Lo Bue
Exponiendo:
"Las grullas de la paz y el equilibrio del Ser"
Sala Exposiciones Legislatura C.A.B.A.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores