Ir al contenido principal

Alex De La Iglesia & Raphael.


El fílmico, el Buñuelesco, el sarcástico, el humornegrino, el comediante, el satírico, el español, el universal: Alex De La Iglesia. Creo que 800 balas es una maestría fílmica psicoanalítica (como alguna vez escribí "...no todos los sujetos están dispuestos a apostar sus últimas 800 balas...". Pero también Crimen Ferpecto,  Perdita Durango, La Comunidad,  Los crímenes de Oxford y ni hablar de -intuyo- su mejor y más dramático guión: Balada Triste de Trompeta, que en otra oportunidad hemos posteado (  http://psicocorreo.blogspot.com.ar/2013/09/balada-triste-de-amor-alex-de-la-iglesia.html ), 

Me preparo con un mantecol casero de la feria sabatina de mi barrio y con un on the rocks. Y bajo Mi Gran Noche, la penúltima obra del señor De La Iglesia: "Una canción puede salvarte la vida"-

Alex De La Iglesia nos introduce rápidamente en el crimen, en la tragedia... en la bizarría.  "Me quiero hacer una cirugía a corazón abierto, un tajo de aquí a aquí." Y entonces ella se derrite y lo besa apasionadamente. O cuando le habla al hijo: "Eres un juguete roto, asúmelo."- O cuando coloca al enano como metáfora del ser argentino, en su esencia global, con su permanente discurso cropolfilíco, pero no menos víctima: "Yo no debería estar acá, soy economista... yo tendría que estar haciendo negocios inmobiliarios..."- O el parricidio: "Dispara!!"- "No puedo, me encanta esta canción!"-

La cruz, el deseo indomable, las pequeñas grandes diferencias, el arte, y Raphael: el Mito, el Santo, el casi octogenario, el personaje que se compró al Sujeto, el ambiguo, el tenor (o el barítono, o vaya a saber qué registro para su anfibia voz), el Popular, el sinfónico, el baladista; quien regresa en este celuloide después de 40 años con sus arrugas camufladas y su estirpe de Payaso. Escándalo; scándalon (σκάνδαλον): el cepo, la trampa que nos aleja de Dios. Que nos seduce, que nos traslada hasta el bajísimo Infierno. Está en el Viejo Testamento y está en Raphael.  Es un escándalo. "Por desgracia o por fortuna no te dejaré de amar... si lo nuestro es un pecado, no dejaré de pecar..."-

El homenaje al Cine. El cine en el Cine. La realidad que supera toda la ficción. La espuma de la vida. La oscuridad de la razón. La roja sangre de la pasión... Y el amor, siempre un riesgo. "Descubrirás que el amor es mejor cuando es oscuro... No te preocupes: siempre hay un roto para un descocido"-

Y aún nos queda acercarnos a El Bar. Alex: la metáfora de una vida hispano/latina, en imágenes de puro surrealismo. El cine no podría existir sin Almodóvar, sin Woody, sin Bergman, sin Bertolucci, sin Fellini, y sin tantos otros. Pero sin duda, el cine no podría haber existido sin Alex De La Iglesia, que ha nacido para llegar a él y adornarlo de una poesía inusual, de un humor elegíaco, de una peculiar alegoría donde la bizarría humana -valga el pleonasmo- se manifiesta –junto al deseo- exponencial y trágicamente y se ramifica en laberintos pulsionales no menos narcisísticos que escandalosos. En definitiva: de una supra-realidad plagada de perversiones y delirios. Un Alex De La Iglesia que nos hace querer aún más a un Raphael feroz, irracional; incluso anti-intelectual. Pero la música siempre nos traslada, con su ritmo y su cadencia, hacia inconfesables y asimétricos ensueños. Recordemos a Nietzsche: “Yo no creería más que en un Dios que supiese bailar”.

Me permito linkear un video donde –junto a David Bisbal- se aprecia no sólo la amistad, la asimetría transferencial-amorosa; sino además los avatares de una grabación. He presenciado alguna que otra grabación musical, y es fascinante cómo –utilizando pistas diversas- el intérprete mantiene la brújula de lo qué dice y –sobre todo- de cómo lo dice. De allí que los cortes, el calado, el vibrato, el gallo o el engole, hacen de una grabación todo un proceso de producción laborioso y tan diferente a una interpretación en vivo. Un video donde los artistas demuestran que lo Popular puede ser tanto divertido como correctísimamente profesional. Leopold Mozart –excelente concertista de su época- una vez le dijo a su hijo Amadeus; y cito de una biografía: “No dejes de poner ritmo en tu música: la gente lo espera. No te preocupes porque tu pentagrama se escuche popular.” 

Álex De La Iglesia, Raphael, David Bisbal: tres intérpretes que cantan el arte con todo su cuerpo.   MAP – 12-VI-17




Escándalo
[ De: Ave Fénix, 1992 ]
Raphael
[ Linares, Jaén, 1943 ]
David Bisbal
[ Almería, 1979 ]
Mi Gran Noche
[ España, 2015 ]
Álex De La Iglesia
[ Bilbao, 1965 ]

ARTES VISUALES:
José Manuel Merello
[ Madrid, 1960 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores