Ir al contenido principal

Psicótico y su Estatuto de Sujeto de Deseo.


Estimado Marcelo. Estaba leyendo hace unos días un artículo, una serie de artículos en realidad, sobre Psicosis de L. Goldin, en su web. Llegue a dicha web por una página de Facebook en la cual a veces también citan cosas tuyas. (No es que siga especialmente a esta colega.) La psicoanalista dice que en el caso del psicótico no hay posibilidad de constituir lo Inconsciente, incluso cita a Lacan en el Seminario 3, y diferencia lo inconsciente de lo Real. En uno de sus párrafos, la autora dice, en negrita: En el caso de la estructura psicótica, estamos frente al fracaso de la constitución del objeto a como pérdida. 

Me confunde un poco porque una linea antes dice: Lacan nos enseñó a situar el objeto a en el circuito pulsional. Con lo cual yo me pregunto: el psicótico entonces no tiene pulsión? No es una contradicción? Cuando, ademas, es la pulsión que lo hace construir un delirio? Entonces, tiene o no tiene objeto? Sigo tu Blog desde hace años. Se perfectamente lo que piensas al respecto porque es algo que mencionas mucho, creo hasta por tu indignación con este tema. Incluso recuerdo cuando también citaste a Rodríguez Ponte que hablaba de esto y decía que al final vamos a llegar a pensar que el psicótico no es nada, ni un sujeto. Creo que estos psicoanalistas, como también dices a veces, no vieron nunca un psicótico angustiado, ¿y si hay angustia: no hay agujero? 

Este correo no tiene preguntas teóricas al respecto porque entiendo y coincido plenamente contigo y porque trabajo con psicóticos en el hospital de mi ciudad, en México. Pero sí me gustaría compartirte una duda: ¿de dónde extraen estos analistas estas conclusiones? Sólo del Seminario 3? No te parece que aveces somos nosotros los que no leemos a la letra a Lacan? Mil gracias por todo y perdón por renovar tu enojo con estos temas jajaja... Un abrazo  C. Ramos.

(…) Habría que preguntarle a estos colegas que repiten ecolalicamente la letra de Lacan, y olvidan la letra del Sujeto. Quizás piensen que el psicótico solo llega hasta el seminario 3 –después no hay más psicóticos- donde aún Lacan no conceptualiza el objeto como falta, que lo hace más claramente en el 10. O quizás crean que lo inconsciente es solo patrimonio del neurótico, por algo son los que piensan que el psicótico tampoco tiene fantasma  constituido. Me pregunto cuándo van a entender que si el psicótico no tuviese extracción de objeto y represión, directamente no hablaría. Cuando hace unos años dí una charla sobre ¿Qué es la realidad? ante residentes del Servicio de Psiquiatría del Hospital San Martin de La Plata, mi idea era demostrar que la realidad se constituye fantasmáticamente y que aún los psicóticos -justamente porque tienen fantasma, tienen pulsión, tiene extracción de objeto y tienen deseo (¡y hasta aman!),- están implicados en los avatares del Complejo de Castración. Por supuesto hay fallas, pero también las hay en la neurosis. [Hay y hemos tenido psicóticos en puestos jerárquicos; me pregunto cómo se puede pensar así cuando el único caso de Psicosis que analizó Freud se trató de un Juez de la Corte Suprema.] Son los mismos analistas que creen que el delirio no es un mecanismo de defensa, vaya a saber que será... y que por tanto el psicótico que también rompe una cama de hospital o se baña vestido, no sufre ni se angustia. Puesto que si no hay falta, no hay angustia, y ahí llegamos rápidamente al delirio teórico mismo: si no hay angustia no hay Sujeto. Ya que como sabemos, lo que define al sujeto es su falta, su angustia, su deseo: todos sinónimos bajo este contexto. Por otro lado: diferenciar lo inconsciente de lo Real es absurdo. Cuando lo inconsciente se presenta, es porque apareció el agujero de lo real. Si bien hay maniobras clínicas diferentes en el trabajo con psicóticos, el delirio también es factible de asociación, también, como el fallido o el sueño neurótico, viene del futuro (Lacan, Sem. 11) De hecho es un inconsciente tan brutal, como en el caso del trabajo con niños, que ni hace falta pedir asociación porque ya nos conduce, en su axiomática gramatical, a leer el Mito implicado en él. Y, como sabemos, detrás del Mito esta el Fantasma. Lacan en el mismísimo Seminario III dice: "el inconsciente en la psicosis está ahí, presente... está ahí…” 

¿De dónde extraen algunos analistas estas conclusiones? Pues no lo sé. Un analista que puede enunciar: que el psicótico está frente al fracaso de la constitución del objeto a como pérdida directamente no sólo no entiende nada de Psicosis sino menos que menos de cómo se constituye un Cuerpo. Parece que el psicótico tiene un cuerpo-animal, no humano, no erógeno. Ni hablar –por otro lado- de la diferencia entre locura y psicosis. Y ni hablar tampoco de que no hay Inconsciente por fuera del Análisis ni Sujeto por fuera del Análisis; y si tenemos un psicótico en Análisis entonces: hay Sujeto y hay Inconsciente; sino simplemente hay psicoterapia. Yo, por mi parte, creo en el análisis con el psicótico –con toda la implicancia que conlleva esto incluso para conceptualizar un final de análisis-; descreo -en todo caso y sin embargo- del análisis con el  perverso.  Estos temas los he tratado como bien decís, en varios posteos. Aprovecho a postear tu correo y enumerar algunos links como para que otros lectores de la blog puedan ampliar la temática. Cordiales saludos, M. A. Pérez.


Algunos Links asociados al Tema:





http://psicocorreo.blogspot.com.ar/2011/09/el-sujeto-de-la-psicosis.html



ARTES VISUALES:
Unica Zürn
[ Berlin, 1916 / 1970 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores