Ir al contenido principal

Poemas


La foto
La palabra
La lectura
La escritura
La arquitectura
La escultura
Y la estructura.

La distancia
La instancia
El cansancio
La disonancia
La resonancia
La demencia
Y la esperanza.

La decisión 
La comezón 
La escisión 
La acción 
Y la indecisión.

El titubeo 
El malestar 
El arrojo y el reloj; 
El relámpago 
El cántaro 
El cántico 
El espanto 
Y el sin sabor. 

La malasangre
El recuerdo
La reducción 
La invención 
Y el desencuentro. 

La pesadez 
La liviandad 
La temeridad 
Y los recuentos

Algo falta.


Internautas lobotomizados
                                   La cara expuesta
                                   De las redes recicladas
                                   Amalgamadas en montones
                                   De siluetas y caricaturas
                                   Obvias al paladar
                                   Predigeridas de otros tantos
                                   Que en serie resucitan
                                   Las pelotudeces del malentendido
                                   Entre la libertad y el todolomismo
                                   Y a veces
                                   Ni siquiera eso

                                Internautas lobotomizados
                                   La cara opuesta
                                   De los externautas estandarizados
                                   Con sus números redondos
                                   Y sus relaciones de interés
                                   Aunque igual de cuadrados que los otros
                                   Como los rombos de sus corbatas
                                   Como el marco de sus títulos
                                   Clavados en la pared
                                   Por detrás de sus hombros
                                   Y pisando sus sombras
                                   Con sus zapatos de lujo
                                   Y los otros descalzos

                                Externautas estandarizados
                                   En serie y siempre sin tiempo
                                   Para la reflexión de nada
                                   En eso es en lo que más se parecen
                                   A los internautas lobotomizados
                                   En ningún caso distinguen otro deseo
                                   Que el de la recompensa
                                   Que el de la urgencia

                                De la electricidad que unos otorgan
                                   Y que otros tantos rasguñan
                                   Dañando los cables
                                   Creyendo que una chispa
                                   Puede incendiar los tableros
                                   Y en realidad esas chispas son las luces
                                   Que tozudamente encienden
                                   Para que sus rostros sean vistos
                                   Lo que duren las chispas

                                Cortocircuito de falopas
                                   De circuitos cortos
                                   Soldados todos a fuego lento

                                Internautas y externautas
                                   Las dos caras opuestas
                                   Lobotomizados y estandarizados
                                   De la misma moneda
                                   Que cuando asciende no es para otra cosa
                                   Más que para dar testimonio de su caída
                                   Yo les deseo que la suerte los acompañe
                                   A ver si caen en algún monedero vacío
                                   Y acusan quizás por vez primera
                                   Que sin otras de su estirpe en la bolsa
                                   No hacen ningún ruido
                                   Ni siquiera cuando caen


Algunos se adiestran
Otros se deslizan
Nosotros nos contracturamos
el bocho

Algunos se inmolan
Otros se estropean
Nosotros nos equivocamos
siempre

Algunos hacen crucigramas
Otros los rellenan con palabras
Otros otros leen primero las respuestas
Nosotros dibujamos en las celdas
un signo de pregunta

Tantos algunos
Unos pocos otros
Y ninguno de nosotros
otros de otros otros
que nos cruzamos de calle
y cruzamos los dedos
porque otra no nos queda

Eze Zen
[ Rosario, 1990 ]
No es indistinto.
Muchas chispas, pocas luces.
Otredad.
Artes Visuales del Autor.
lunaticozen.blogspot.com.ar

Gracias Ezequiel por tus generosas palabras y por tu arte.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores