Ir al contenido principal

De eso no se habla...


E
El poeta Julio Llinás  es uno de los fieles representantes del surrealismo argentino. Entre sus obras destacan: La ciencia natural (1959), Fiat Lux (1994), Inocente (1995) y Sombrero de perro (1999). Los cuentos compilados en De eso no se habla abren precisamente con el relato homónimo. Se trata de un texto que luego María Luisa Bemberg –a quien se lo dedica- llevará al celuloide en exquisitas escenas dignas del grotesco –por lo subliminal de sus discursos, hipócritas en general- y del cuidado escenográfico y fotográfico, y –por supuesto- actoral.

De eso no se habla es uno de mis cuentos favoritos al cual siempre vuelvo. Reproduzco unos fragmentos introductorios y finales; pero invito al lector a acariciar todo su cuerpo, rodeado de letras sinusoides y de un sabroso desenlace en donde el autor siempre mantiene el sarcasmo y la verdad del deseo.  MAP /  IV-2017



Cuando la niña cumplió los cinco años, doña Leonor Bacigalupo comprendió que la luminaria de sus ojos, la alegría de su vida, el orgullo de su vientre, la razón de su substancia, era enana.
Aquellas dulces curvas en las piernas, aquellos dedos ondulados, aquel andar patizambo, no eran ya (como había querido creerlo cada minuto de sus días y sus noches) delicias comunes a todos los infantes bien nutridos, como esos que se ponen desnudos con las nalguitas para arriba en las propagandas de polvo de talco.
(…)
Desde aquel día memorable en que el padre Aurelio recibiera a Leonor Bacigalupo en confesión y en que, después de haberlo masticado durante muchas noches, se decidiera a confortar el alma quebrantada de tan cumplida feligresa, diciéndole:
“Dios nos envía cosas, doña Leo, en su infinita sabiduría, que debemos aceptar con resignación y hasta con júbilo… Quiero decir que la Carlota…” y fuera tajantemente interrumpido por un inapelable: “De eso no se habla”, desde aquel día memorable, entonces, de aquel asunto no se hablaba.
La niña Carlota iba creciendo (valga, por Dios, el eufemismo) entre una nube de profesores que doña Leonor mandaba venir de Córdoba, estudiando todas las asignaturas de los colegios y otras que en ellos no se dictaba. Sólo un capricho inexplicable había tenido, cuando cumplió los diez años: pidió un maestro de acrobacia.
(…)
Ludovico D´Andrea la visitaba cada día para el aperitivo, que doña Leonor le servía con aceitunas verdes y pequeños trozos de embutido quintero. Narraba historias de países lejanos, exóticos, inexistentes. Carlota las escuchaba embelesada y las retribuía con sus conocimientos, ciertamente vastos, de mitología griega.
Cuando la niña cumplió los quince años, Ludovico D´Andrea se atrevió a decirse que la amaba.
No ha de pensarse que fuera un hombre enfermo de la entendedera ni que tuviera pasiones aberrantes. La veía como lo que era: una muchacha enana de noventa centímetros de altura y las facciones lavadas de su padre, que había muerto de insignificancia poco después de nacer ella.
“Sé que parece cosa de locura…”, le había dicho al padre Aurelio.
“Yo diría más bien, una broma de mal gusto…”, había respondido, amoscado, el religioso.
“No es cosa de broma… aunque tal vez sea de mal gusto…”, había dicho. “Y he de agregar algo más… La deseo como jamás he deseado a otra mujer…”
“Esto es casi abominable…”, hubo de replicar el santo varón, aunque no tan santo, si se considera la concupiscencia con que evocó las piernas largas y delgadas, las manos huesudas y tersas, la boca madura y jugosa de frau Braun, la madre de su hijo, ya adolescente y en el noviciado.
“Es la única persona que acepto totalmente…”, dijo D´Andrea ensimismado.
“Usted bien sabe, padre, que no me faltan oportunidades…”
El padre Aurelio lo sabía bien y sacudió la cabeza en actitud de conceder.
“¿Qué piensa usted hace?...”, preguntó aterrorizado.
“Pienso casarme con ella”.
(…)
Vivimos de miserias. Y sin embargo, las grandes cosas están muy cerca de nosotros. La tragedia reside en que no somos capaces de verlas casi nunca. Pero, si alguna vez las vemos, de la miseria a la grandeza, transmigra nuestra vida.
(…)
-…Sé que a tu lado viviría siempre como una princesa… Pero no soy una princesa…Soy una mujer enana, demasiado tiempo condenada a discutir con los espejos, una mujer que ha tropezado, tal vez, con su destino…
-O con su condena…-dijo Ludovico.
-¿Cuál es la diferencia?...-
-Nuestro destino es el amor…-
-El amor es algo mucho más grande que el destino… Mucho más frágil, también. Si no fuera así, no existiría…-
-Estaba en el aire…- dijo el alcalde con la dignidad más triste de la tierra.

Julio Llinás
[ Buenos Aires, 1929 ]
De eso no se habla
[ 1993 ]
Artes Visuales:
Diego Velázquez
[ Sevilla, 1599 / Madrid, 1660]
El bufón don Diego de Acedo

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores