Ir al contenido principal

Cortázar por Alberto Laiseca. Casa Tomada.




Quien ha traducido tantos otros cuentos es hoy nuestro protagonista: Julio Cortázar. "Casa Tomada" fue publicada por primera vez en una edición dirigida por Borges.

Algunos lectores suelen comparar a Alberto Laiseca con Abelardo Castillo. Así como algunos otros suelen comparar a Cortázar con Borges. Creo que ambas ecuaciones pretenden equilibrar algo cuyo peso no existe, ya que cada autor, cada poeta, es único.

Alguna vez me pregunté cómo fue mi demora en acercarme a Cortázar; si por "demora" entendemos aquí "la adolescencia tardía".  Quizás porque desde adolescente ya leía a Borges y, fascinado -hipnotizado casi por sus metáforas- dejé de lado al maravilloso, al entrañable, al jazzístico, al melancólico, Julio. Una vez que uno llega a él difícil es no volver, cíclica y tenazmente, a su pluma.

Me recordaba un colega que Cortázar y Laiseca nunca se encontraron. Fui a una fuente periodística y encontré que éste último admiraba los cuentos del primero, más no sus novelas. La combinación entre Cortázar y Laiseca -cuyo eje Casa tomada augura el encuentro-  es simplemente extraordinaria. Porque si bien el cuento del primero tiene una duración mayor y es de una exquisitez digna de ser apreciada, el relato de nuestro segundo poeta lo hace aún más misterioso.

Irene ("Irenita" -como la llama Laiseca- "hermanita ideal, si las hay")  auspicia algo más que una hermandad. "El centro de mi vida, no tengo problema en decirlo"- es una licencia Laisecana que -como otras- inaugura el cuento. Se trata aquí -por supuesto- más de la escucha que de las palabras de Cortázar. El cuento original no tiene desperdicio, claro; pero la voz (y la actuación) que Laiseca le impuso es digna de la sátira y el grotesco que se ha querido imponer al relato.  "Nacida para no molestar" es quizás el tejido mismo donde se conforma la metáfora del cuento. Y sirve de canal discursivo para que Cortázar pueda verbalizar el machismo reinante donde "la mujer dócil, sumisa, dignifica lo femenino". Claro que no sólo el machismo ("Me pregunto qué hubiera hecho Irene sin el tejido. Uno puede releer un libro, pero cuando un pulóver está terminado no se puede repetirlo sin escándalo.") sino también un perfil bastante particular de quien relata el cuento en primera persona y que vigoriza el surrealismo -por llamarlo así- que se expresa en el cuerpo todo de la obra. Pero no sólo la sátira entre los hermanos, sino el guiño irónico Cortaziano hacia los intelectuales de la época: "Yo aprovechaba esas salidas para dar una vuelta por las librerías y preguntar vanamente si había novedades en literatura francesa. Desde 1939 no llegaba nada valioso a la Argentina."

Creo que Casa Tomada articula lo social con lo neurótico, en su más arraigado incesto: "Siempre he pensado que un hermano es digno de una hermana y tan sólo una hermana es digna de un hermano..."- Es decir, que lo singular de cada sujeto está incrustado en el núcleo mismo del contexto del cuento -que incluso Cortázar presenta en un riguroso y extenso paréntesis-; y pienso entonces que debería leerse mas allá de cualquier ideología -e incluso de cualquier género literario- pero no mucho mas allá del Edipo. "Es de ella de quien quiero hablar, de Irenita"- nos recuerda Laiseca y sentencia luego: "Dormitorio que siempre estaba con la puerta abierta, por si nos queríamos comunicar."- Edipo que constituye el nudo de toda neurosis que nuestro poeta no tiene prurito de presentar de modo directo, engarzado con tonos sutiles para un lector supuestamente distraído –pero no así su autor- de la concepción Freudiana de dicho Mito que constituye la verdad del sujeto. Mito e Incesto que cierra el cuento de un modo no menos punzante que mordaz.

Seguramente -y una vez más- disfrutará el lector de este posteo al que vuelvo a menudo para recordarme no sólo la genialidad de Cortázar sino también lo anodino -y sin embargo monstruoso- que puede llegar a ser el Sujeto. MAP / Abril, 2017



Alberto Laiseca
[ Rosario, 1941 /  Buenos Aires, 2016 ]
Cuentos de Terror
Julio Cortázar
[ Bélgica, 1914 / Francia, 1984 ]
Casa Tomada
[ 1946 ]
Artes Visuales:
Carlos Alonso
[ Tunuyán, Mendoza. 1929 ]
Casa Tomada.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores