Ir al contenido principal

Novecento y el barco que no navega hacia el deseo.



Los poetas saben resumir en pocas líneas lo que por décadas el psicoanálisis viene pregonando: que el neurótico huye de su deseo. Freud lo bien pensó en el “sueño del salmón ahumado” o “de la bella carnicera”. Lacan lo llamó “metonimia de la falta-en-Ser” o “el goce de la histérica”: tener un deseo insatisfecho. Así es como se define un neurótico. Un neurótico no analizado, un neurótico desamarrado que no puede elaborar –culpa mediante- la definición de lo que lo causa y hacerse cargo de ello. Un neurótico que por sostener su imagen –o, a la criolla, su orgullo- es capaz de renunciar a su mismo deseo. Deseo que se le presentifica -como en el film ya analizado: A Monster Calls- como una verdadera odisea a navegar. 

Ese neurótico vive en un barco; como Novecento; el personaje que Baricco nos creó para que ilusionemos que estamos leyendo una sátira. Pero el drama del personaje no prescinde de un autor que ha pasado por el diván y que conoce perfectamente el goce por el cual el sujeto queda capturado. En las paradoja de su letra hallamos que el dispositivo creado para navegar, le ha servido al protagonista para anclarse en un pantano musical pero libre de riesgo; y excluirse así de la Vida.

En esta concisa declaración creo que el autor coagula perfectamente –como solo los poetas pueden hacer- la magnitud de la odisea neurótica, que no sólo el Sujeto paga con su Castración –de la cual cree zafar- sino con todo su cuerpo, síntomas mediante. Párrafo que creo es la metáfora misma del personaje y de toda la Obra, condensada en breves y elegíacas palabras.

En última instancia, un análisis trata de que el Sujeto quede advertido de los peldaños que va descendiendo dejando atrás sus sueños más anhelados; y de poder modificar algo en ese orden: goce que –por demás y en stricto sensu- se ampara en la Pulsión de Muerte que no es más que la (mala) respuesta del Sujeto frente a Demanda del Otro.   MAP -III/17-



Ahora intenta comprenderme, hermano. Intenta comprenderme si puedes
Todo ese mundo en mis ojos
Terrible, pero hermoso
Y el miedo que me hacía retroceder
El barco, de nuevo y para siempre
Pequeño barco
Ese mundo en los ojos, todas las noches, de nuevo
Fantasmas
Podrías morir si los dejaras actuar
Las ganas de descender
El miedo a hacerlo
Así te vuelves loco
Loco
Tienes que hacer algo, y yo ya lo he hecho
Primero lo imaginé
Después lo hice
Cada día, durante años
Millones de momentos
Un gesto invisible y lentísimo
Yo, que no fui capaz de bajar de este barco, para salvarme me bajé de mi vida. Escalón a escalón. Y cada escalón era un deseo. A cada nuevo paso, un deseo al que decía adiós.

Alessandro Baricco
[ Turín, 1958 ]
Novecento. Fragmento.
Ed. Anagrama, Barcelona, 2015. Pag. 75
Artes Visuales:
Jeannie Lynn Paske

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores