Ir al contenido principal

Salud Mental o Psicoanálisis














El inconsciente bajo su forma sujeto, bajo su forma repetición, bajo su forma síntoma hace obstáculo a la noción de salud mental. Porque no hay sujeto sin inconsciente entonces la salud mentalde algún modo- está prohibida para el ser que habla. La noción de salud mental emerge del discurso del amo. A la salud mental también se le supone un sujeto, del mismo modo que le suponemos un sujeto a lo inconsciente. A la salud mental se le supone un sujeto que es el sujeto del Derecho. Del derecho a la salud y al equilibrio. Mientras que la noción de inconsciente excluye todo posibilidad de armonía del sujeto con el mundo.


Si al síntoma lo ubicamos como una formación de lo inconsciente, adquiere una dimensión de verdad, de mensaje que, me apresuro a decirlo, es uno de las vertientes del síntoma: la vertiente de querer decir del síntoma. En el síntoma hay una dimensión de la verdad reprimida que se expresa metafóricamente. Hay otra dimensión del síntoma que es la dimensión del goce del síntoma que es el modo que la pulsión esta implicada en el síntoma. (…) En el discurso de la salud mental el síntoma no esta en su valor de verdad (de verdad reprimida) esta en su valor de enfermedad, enfermedad a la que se opondría la salud mental. (…)

Cuando citamos al síntoma en su dimensión de salud esta como un trastorno definido estadísticamente. Es un dato homologable que excluye la particularidad. El ideal de la salud mental es hacer un síntoma mudo, que se calle. El modo de silenciarlo es hacerlo homologable mediante la comparación estadística. Es decir, desde el punto de vista de la salud mental, lo que se busca en las manifestaciones de sufrimiento de un sujeto es lo que lo hace igual a otros sujetos, y permite ubicarlo en un cuadro, en un síndrome, dentro de una clasificación estadística. Esto supone desubjetivizar al síntoma, tratarlo en el puro orden médico. (…) Lo que hace con el síntoma es vaciarlo del enigma: del enigma que comparta para quien lo padece. Y que el síntoma vaya acompañado de un enigma es lo que puede hacer que un síntoma sea analizable. Es decir, que el síntoma pueda ser concebido en la dimensión de verdad: a veces la única presencia de la dimensión de verdad de un sujeto es su síntoma. (…)




Al contrario de la salud mental (…) la transferencia analítica se basa en hacer al síntoma charlatán en su particularidad. Exige que el síntoma en esta dimensión de verdad se articule al analista. (…)

Las instituciones de salud mental substituyen esta particularidad, este significante cualquiera del algoritmo de la transferencia por el significante de la salud mental. La suposición de saber no es al saber que encierra el síntoma, al mensaje enigmático. Un síntoma psíquico es algo que el sujeto repite sin poder evitarlotiene la estructura deno puedo impedírmelo” (…) ante eseno puedo evitarlo” la pregunta analítica es por qué. Esto supone entender que yo tengo algo que ver con lo que me pasa, (…) que el sujeto está implicado en su síntoma, lo contrario de verlo como un disfucionamiento o mal aprendizaje o error cognitivo. El síntoma es un funcionamiento. Un funcionamiento tan eficaz que existe y se repite de un modo imparable. (…)

Lo que substituye el saber del síntoma es el saber del técnico. El técnico sabe lo que a usted le pasa y recurre a una clasificación para colocar lo que le pasa al lado de muchos otros que le pasan lo mismo y al mismo tiempo tiene un protocolo que garantiza el tratamiento mas adecuado para eso que le pasa a usted y a diez mil más.

Manuel Fernández Blanco
La Salud Mental a la luz de los 4 conceptos fundamentales del psicoanálisis.
Seminario Instituto del Campo Freudiano en Granada.
España. 
https://youtu.be/4x0fYVPQw2E
ARTES VISUALES:
Rubén Alpízar Quintana
[ Cuba, 1965 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores