Ir al contenido principal

Correo de Lector: Neurociencia & Psicoanálisis










Saludos Marcelo, espero que estés bien y disfrutes de éxitos, pues soy de El Salvador, estudió psicología, sigo tu blog y leo mucho de tus artículos.

Sabes me interesa mucho el psicoanálisis, lastimosamente aquí en el país las facultades de psicología de todas las universidades están enamoradas de las neurociencias, de la psicología positiva y de los modelos cognitivos-conductuales. (Se que el psicoanálisis no tiene nada que ver en la psicología, tu lo dices en un articulo) 


No se, si tienes amigos aquí en El Salvador, pero hablar de psicoanálisis (en el modo más leve) los catedráticos de psicología se asustan o dicen no creer en dicha práctica porque no es una ciencia. Eric laurent dice en una de sus entrevistas que lo que afecta al mundo en cierto modo es que todo está dirigido por un discurso de la ciencia en la actualidad, y creo que eso se apega a la problemática de aquí.

Lo siento por contarte todo eso, (jaja)
solo quería saludarte y es una genialidad también, ver tus videos. 
Por cierto espero que este año puedas subir mas conferencias o videos sobre psicoanálisis en tu canal, se te agradecería mucho, es un placer escuchar las enseñas de Freud y Lacan, sin mas que decir, éxitos en tu vida marcelo.  Atte: Rodrigo Mojica.  Enero/2017.




Hola Roderick: gracias por tus palabras. Sí, se que por esas tierras el psicoanálisis no es bienvenido. Pero convengamos que en general el discurso freudiano no es el que conviene a las Universidades que suelen estar dentro del marco capitalista que sí les conviene a laboratorios y ámbito de la salud y educación cuando el Estado no se hace cargo por su política neoliberal. Por otro lado el psicoanálisis no es muy extendido en el mundo, excepto en algunas partes de Latinoamerica y en Francia y algo en España, hay muy poco.

El discurso de la neurociencia debe ser escuchado por sus investigaciones, como el de cualquier disciplina científica. Hoy muchas investigaciones en neurología están dando la razón a lo que Freud enunció hace doscientos años. El psicoanálisis ha intentado, con Lacan, matematizar sus conceptos y acercarlos a la Ciencia. Aunque Lacan mismo haya enunciado que el psicoanálisis no puede ser una Ciencia porque es irrefutable. Un fallido es un fallido. Y el psicoanálisis opera con la falla del sujeto, con lo que para la Ciencia es ruido y resto. Ese desecho es nuestro material más valioso: Freud lo llamo "manifestaciones de lo inconsciente".


El problema no es ni la Ciencia, que obviamente siempre es bienvenida, ni las disyuntivas ciencia/no ciencia, sino -me parece- lo que perversamente se manipula con un discurso que pretende taponar sistemáticamente la falta del sujeto engañándolo con las pastillas de la felicidad o con gadgets de consumo. A la angustia le viene muy bien una Ciencia que la tapone, pero si callamos la angustia también borramos la huella del deseo, su brújula. “La angustia es lo único que no engaña”- enunciaba Lacan: ella nos permite orientarnos hacia el deseo de Sujeto que el discurso científico trata de obturar.  

El neurótico, por supuesto, compra eso: el diagnóstico es algo que Demanda porque conviene saber lo que el Otro dice que tengo, amparado por esta nueva religión. De allí que en su conferencia Psicoanálisis y Medicina, Lacan dirá que Demanda y Goce son los dos pivotes que la falla epistemosómatica de la medicina no puede escuchar en el padeciente. Andar sin mote por la vida, haciendo síntomas sin ton ni son, angustia mucho más que anclarse en una nosografía: ahora al menos se es algo: alérgico, asmático, cardiopático, diabético, etc. El apoyo actual de las imágenes (los médicos enuncian siempre: “el paciente quiere imágenes y las instituciones clínicas también necesitan amortizar el costo de la aparatología”) hace que el bucle Paciente-Ciencia se cierre convenientemente. Repito: los analistas no rechazamos la Ciencia, seríamos necios totalmente: hablamos de lo que el Sujeto –posicionando a la Ciencia como el nuevo Dios- puede llegar a forcluir.  Gracias y cordiales saludos, MAP.

Artes Visuales:
Jankel Adler
[ Polonia,  1895 – 1949 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores