Ir al contenido principal

Shakespeare.








¿Como dices, cruel, que no te amo 
Cuando estoy en mi perjuicio de tu parte? 
¿No pienso en ti cuando estoy olvidado 
De mi mismo, oh tirana, por tu causa? 
¿Acaso llamo amigo a quien te odia? 
¿Acaso adulo a quienes tú desdeñas?
Y si frunces el ceño ¿no me encono 
Conmigo mismo para complacerte?
¿Qué propias facultades enaltezco
Que no estén consagradas a servirte
Si mis partes mejores idolatran
Tus defectos, a una orden de tus ojos?
Pero ódiame, amor, ya te comprendo:
Tu amas a quien ve, mas yo soy ciego.


 
[ Canſt thou o cruell,ſay I loue thee not, 
When I againſt my ſelfe with thee pertake:
Doe I not thinke on thee when I forgot
Am of my ſelfe, all tirant for thy ſake?
Who hateth thee that I doe call my friend,
On whom froun'ſt thou that I doe faune vpon, 
Nay if thou lowrſt on me doe I not ſpend 
Reuenge vpon my ſelfe with preſent mone? 
What merrit do I in my ſelfe reſpect, 
That is ſo proude thy ſeruice to diſpiſe,
When all my beſt doth worſhip thy defect, 
Commanded by the motion of thine eyes. 
   But loue hate on for now I know thy minde, 
   Thoſe that can ſee thou lou'ſt,and I am blind ]




William Shakespeare
[ Stratford-upon-Avon, Reino Unido. 1564 / 1616 ]
Soneto 149.
ARTES VISUALES:
José Cardoso
[ Gualeguaychú, Entre Rios.  1966 ]
www.cardosoimages.com
Falsos Grabados:
 Ay! Gallo rojo
Los libros

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores