Ir al contenido principal

Narcisismo









El Narcisismo, un concepto que viene del mito de Narciso es un tema complejo. Acá se los resumo para que no se compliquen los que no están en el tema psico. Equivale a mirarse en el espejo y decirse yo me amo.  Un poco de narcisismo está bien porque si no a la mañana cuando nos despertamos no nos levantaríamos de la cama porque diríamos: para que…si no soy capaz o no sirvo ni para hacerme el desayuno, ni para ir a trabajar ni para ir al baño ni para nada… Entonces creemos un poquito en nosotros, nos enamoramos un poco de esa imagen ficticia que tenemos de nosotros mismos, como seres enteritos, que no nos falta nada, y nos levantamos.

Ahora figúrense que pasaría si ese yo me amo fuese excesivo. Nos quedaríamos frente al espejo del baño mirándonos fascinados, yo me amo diríamos, pero nos olvidaríamos de comer, de trabajar, de dormir, y tarde o temprano moriríamos. Trasladen esto al trabajo y fíjense las consecuencias que puede acarrearles un narcisismo excesivo cuando por ejemplo se la creen, vale decir se creen imprescindibles, y un día como consecuencia de ese accionar imprudente les llega el telegrama de despido. Quererse un poco es necesario, quererse demasiado es problemático.




¿Porque asociamos el narcisismo con la muerte?  Bueno esto es más complejo  porque nadie es tan tonto de morirse de hambre y de sed por quedarse mirándose al espejo. Pero la muerte tampoco es tonta y la seducción es una de sus principales estrategias. La muerte se vale del narcisismo para hacernos creer que no necesitamos del otro, entonces nosotros creídos, mirándonos al espejo, creemos haber encontrado nuestro doble, nuestro otro yo, sin tener que pasar por la relación con el otro.

Obviamente porque el tener que pasar por una relación con el otro implica renuncias y adaptaciones. Entonces nos cerramos en nosotros, evitamos cualquier relación con otro que implique renuncias y la muerte se nos acerca porque tenemos un punto débil…que surge de esta lógica…y es el siguiente: Como ya no pasamos por el otro nuestra existencia pierde sentido y solitos y sin darnos cuenta vamos por un camino o por otro a la autodestrucción o la muerte.  En concreto, la muerte nos seduce a través del narcisismo excesivo haciéndonos creer que no necesitamos del otro y de ese modo tomamos conductas que nos acercan a la muerte antes de tiempo.

Gerardo Savia
[ Rosario, 1965 ]
El problema del narcisismo en psicoanálisis. Extracto.
ARTE:
Anton Pieck
[ Holanda, 1895 / 1987 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores