Ir al contenido principal

Zizek contra Miller. Lo Real en Lacan.










"¿Para que los aztecas sacrificaban humanos? Para sostener la regularidad de la Naturaleza "- Así expone el sociólogo y psicoanalista Esloveno un concepto harto más ecolálico que lacaniano. Hace años que en mis Grupos de Estudio vengo repitiendo algo que parece ser muy obvio y que sin embargo se sigue mal interpretando: lo real no existe sin lo simbólico. "Lo real depende de la intervención simbólica"-
Lo real no es un real-natural porque toda nuestra Cultura forcluye lo Natural.
Si bien Lacan ha dicho que lo real falla; también ha dicho que nada le falta.
No podemos ser Lacanianos en este punto si sólo leemos una primera inferencia.
Cuando los analistas se rajan las vestiduras diciendo que "lo real jugó una mala pasada" o "falla lo real", tenemos que entender que es exactamente al revés.
Si Lacan definió a lo real como lo que vuelve siempre al mismo lugar (o, como diría Roberto Harari, lo que nunca se fue); entonces lo real no falla, falla lo simbólico, la palabra, el significante. Lo real -el goce, la angustia- es lo que no engaña.
"Lo real no es independiente de nosotros."- Pensarlo como "lo natural" es cometer el mismo error que pensar lo simbólico como lo cultural.

[El "riñón" o el "hígado" es un real porque previamente es un simbólico. Un médico, o un neurótico cualquiera, puede identificarlo: el médico -o el cirujano- posee un saber diferente al neurótico que expresa "me duele el hígado", pero ambos identifican un simbólico. Las matemáticas -las ciencias duras- pueden ocuparse de un real -la física, la astronomía- gracias al símbolo. De hecho, para enunciar un real se necesita un Sujeto. De allí que cualquier teoría y/o tendencia a suponer un "encuentro con lo Natural" (lo cósmico-humano, el ying /yang, etc.) es otorgar un sentido -un significante- a un agujero, a un real; como hace exactamente la Religión; es esperar de "lo Natural" un Otro sin barra, sin agujero, que garantice "la insoportable levedad del Ser".]




Según Zizek, Miller coloca de tesis lo que Lacan siempre advirtió en contra: lo real no es sin lo simbólico. Sería como suponer que las Pulsiones son del orden Natural, cuando sabemos perfectamente que la Pulsión es un matema -que Lacan leyó de Freud- y que implica justamente la entrada a la Cultura, al orden simbólico-imaginario-real. La diferencia sexual no puede ser simbolizada, pero no pre-existe a la simbolización. No hay lógica binaria Hombre/Mujer. Es decir que lo enunciado por Miller (que esta lógica la sociedad intenta reemplazarla por otras múltiples sexualidades) es igualmente una falacia. Como decíamos en un Grupo hace unos días: es tan contingente que un sujeto que por anatomía tenga pene, tenga nombre "masculino" y se vista como un "hombre", que tenga nombre "femenino" y se vista como una "mujer". Es un hecho meramente Cultural. Que se acepte -por un código instituido- uno u otro, es parte de dicha contingencia que el signo lingüístico permite. Recordemos a Saussure: como llamar "árbol" a un árbol.

Gozar-sin-obstáculos, Vivir-sin-tiempo, etc. son consignas que el Capitalismo intenta postular y establecer para zafar de la Castración y vender -al sujeto que no puede desprenderse de su Celular porque la angustia lo dominaría inmediatamente- un Mundo-sin-Fisuras, donde aparentemente todo sería posible.

[ Hace unos días este voraz Capitalismo ha derribado un robusto y añejo árbol que daba a mi balcón; con el objetivo de construir un shopping. Esta es la metáfora de lo que estamos enunciando: importa el consumo, importa el Capital; no importa si el precio es no sólo la falta de oxigeno sino también la caída del plano de la estética, de lo Bello.]

Si bien Lacan ha dicho que "el síntoma viene de lo real", hay que leer acá al síntoma cómo la metáfora de lo reprimido, la defensa contra la angustia. ¿Por qué la angustia es real? Porque falla la simbolización; porque no tiene palabras, aún... Pero "angustia" es ya una palabra. Es decir, volvemos a lo mismo: no hay universo pre-discursivo para el parlétre, para el Habla-en-Ser.

La tesis doctoral de Slavoj Zizek fue dirigida por su maestro Jacques-Alain Miller.
Hoy el discípulo puede criticar a quien otrora le otorgó ciertos significantes que lo representaban.

MAP
IX.16




Slavoj Zizek
[ Eslovenia, 1949 ]
Conferencia IV / 2016

ARTES PLÁSTICAS:
Jeannie Lynn Paske
[  Chicago ]
obsoleteworld.com


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores