Ir al contenido principal

No le cuentes...








No, no quiero que te salga mal de nuevo, no quiero que te lastimes como conmigo.
No hay rencores, no te odio, sólo quiero que seas feliz.
No dejes que él te ame como un maldito loco, que en lugar de soñar contigo te escribe de madrugada.
No lo veas a los ojos por mucho tiempo, dan miedo; puede correr lejos de ti si no soporta el peso de tu mirada. Si se queda, quédate.
Jamás le sonrías mientras lo besas, te puede arrebatar tus labios y llevárselos consigo para siempre; yo estuve a punto de hacerlo varias veces. Ahora me doy cuenta que es tarde.
Si alguna vez se separan, no dejes que te dé consejos para tu próxima pareja, eso es para idiotas como yo; masoquistas, enfermos.
Sobre todo, mujer, no le cuentes.
No le digas ni por error todo lo que sé de ti, alguien te puede hacer daño.
No le cuentes que te aterra la oscuridad y que crees en fantasmas; te pueden tomar por loca.
No le muestres ese lunar, el que no te gusta, porque es hermoso, demasiado, no podrá dejar de verlo, y eso te molesta. Ya que estamos, tampoco le muestres tu cara de enojada, sólo te ves más guapa, en lugar de arreglar las cosas, lo idiotizarás más, ¡Mírame a mí!
No le digas que te gusta hacer el amor con la luz apagada, porque no quieres que vea tu abdomen “gordo” según tú, porque si lo descubre, será su almohada perfecta. No lo dejes. Sólo apaga la luz y dale un beso para que no pregunte nada.
No le digas tus deseos, puede que no se cumplan. No le cuentes tus sueños, porque le pueden fascinar y hacerlos suyos. Que no te robe nada.
No le cuentes que muchas veces te tragas los “te quiero” porque tienes un orgullo inmenso. Tampoco le digas que tus sonrisas significan “te amo”.
Por favor, no le digas que eres fría en las tardes y que por las noches puedes llorar hasta dormir por cualquier tontería. Que vea que eres fuerte, que nada te puede derrumbar.
Que no te escriba, ni sus mejores palabras aseguran que te quedarás a su lado. Ahora lo entiendo, al amor entre menos palabras, mejor.
No le digas que aún me vuelves loco, o que a veces me piensas, que nos soñamos mutuamente o que nuestro odio es amor de clóset, nadie puede entendernos más que nosotros.
No le cuentes que aún te escribo, y que no te quedas dormida, que le mientes y me lees de madrugada. Aunque sean mensajes viejos, se sienten como si fuesen emociones nuevas.
No le cuentes que somos el uno para el otro y ambos lo 
sabemos, porque existen mitades que van mejor por separado.

No le cuentes nada, el misterio siempre será más seguro que la verdad.
Puedes ganar nada y perderlo todo.

Por favor, no le digas nada, la vida siempre da vueltas, y puede que al final tú le acabes escribiendo ésto, como yo a ti, y créeme nada duele más que la poesía sin destinatario.
Oscar Matey
[ México ] 
No le cuentes.
ARTES VISUALES:
Max Ernst
[ Brühl, 1891 / Paris, 1976 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores