Ir al contenido principal

"Amarás a tu prójimo como a ti mismo..."









Hola Marcelo, como siempre un placer saludarte y leer tus escritos del blog!. 
De lo último que estuve leyendo, de esas "terapias" que se sirven de la Neurociencia y que buscan justamente anular el goce,...creen que "el sujeto debe pensar correctamente" como dijo Silvia Amigo en una charla acá en Bahía.  Me parece un disparate por ej, que se desarrolle una teoría neurocientífica sobre el autismo, y un tratamiento farmacológico exclusivo para tratarlo. Desconocen que quien no incorpora el falo ni siquiera puede levantarse por sí solo...no? Bueno en fin, para cerrar el telón te pregunto qué pensás de ese mandamiento "Amarás al prójimo como a ti mismo" pareciera que es una fórmula química que a veces hace explosiones., aunque pareciera que está muy impregnada en nuestra Cultura Occidental. 
Abz y un saludo dde el sur, Juan Pablo.




Hola Juan Pablo, cómo va todo? Tengo pendiente mi visita a Bahía Blanca… Sí, cierto lo que recordás… Y con respecto a tu pregunta final, y ya que nombraste a Silvia Amigo, voy a adjuntar unos párrafos de Isidoro Vegh con respecto a la sentencia que invocó el Cristianismo.

No podemos olvidar que el amor-odio (hainamoration como dirá Lacan) es pivote en el núcleo del sujeto; cuando el deseo se engarza al amor y al goce (es decir: bien engarzado) y a la palabra; el sujeto puede realizar su experiencia con el Otro que lo represente. Escuchamos todo los días –en palabras de nuestros analizantes- cómo el malestar de la cultura –el deseo- pivotea en el conflicto neurótico: donde los sujetos después de un tiempo con sus parejas –por ejemplo- ya no sienten deseo sexual con el partenaire. O el deseo sexual por el partenaire baja, y el deseo sexual por otro/as sube: es una típica problemática neurótica que nos habla del engarce entre el goce, el deseo y el amor. Y aún aunque muchas parejas han engarzado convenientemente esta trilogía, sin embargo no pueden estar ajenas –produciendo otros síntomas- al malestar que produce el lenguaje.

Para Lacan el prójimo es "la inminencia intolerable del goce." El texto de I. Vegh se llama –y por eso es necesario incluir el concepto de goce aquí-: “El prójimo. Enlaces y desenlaces del goce.” El autor compara el Eros helénico con el amor Ágape. (El amor de la falta es el amor del Eros.) El autor allí enuncia conceptos interesantes para ser pensados; por ejemplo: "si el otro como prójimo es una afirmación de mi ser, su muerte es un poco la mía". Y también recurre a ciertos personajes de la Tragedia, como Medea, para permitirnos pensar el amor de la Madre que no está basado exclusivamente en la falta; cerrando su texto con una tesis muy interesante que incluye la pregunta ¿por qué necesitamos un amigo?, y que tiene relación con la falla del nudo. Precisamos del prójimo para remediar nuestra falla. Es necesario recordar que la sentencia psicoanalítica -parafraseando la Cristiana- sería: "amarás a tu prójimo como a ti mismo, por lo que no es..." Te dejo pues con su letra; abrazo! MAP



”Amarás al prójimo como a ti mismo”, dice la máxima que tanto molestara a Freud (Malestar en la cultura, 1930). ¿Cómo habré de amar al prójimo –que no siempre me quiere bien, muchas veces me quiere para mi mal, me goza, me ultraja, me usa– del mismo modo que a mí? ¿Cómo habré de amarlo sin discriminar entre esos prójimos que me son cercanos y aquellos que encuentro en la indiferencia mutua? Con mis palabras parafraseo su enardecida protesta. Pero el “ti mismo”, ¿no anuncia un enigma a develar que no lo iguala al Yo? Si la sentencia perdura a través de los siglos, tal vez ella guarde una respuesta que nos concierne. Tal vez nos permita transitar algunas encrucijadas de nuestra disciplina, el psicoanálisis. Y desde allí, también alcanzar alguna respuesta sobre los lazos que sostienen la trama social.

Para indagarla –es hoy mi camino para avanzar en los enigmas de la transferencia– me propongo desplegar de inicio una de las tres vertientes de este otro que llamamos “prójimo”. Se trata de la vertiente imaginaria que viste su presencia.

(…)

Trabajando este tema, encontré un autor cuyas reflexiones me resultaron especialmente pertinentes. Se trata de Tzvetan Todorov y de su obra La vida en común (1995). Este autor considera que podríamos definir al ser humano desde tres perspectivas: “Es algo en el orden del ser, es un viviente, pero no es reducible ni a su condición de ser, ni a la de viviente, ya que al estar habitado por el lenguaje pasamos a distinguir una relación diferenciable de cualquier otro viviente en la relación con el otro”. Esto es lo que llamamos, más allá del vivir, ek–sistir (fuera-de–lugar), esa ek–sistencia del sujeto representado por la palabra, pero exterior a ella. El reconocimiento, nos dice Todorov, no es homogéneo sino que reviste diversas formas. La primera diferenciación, la más importante, es la que se impone entre el reconocimiento de existencia y el de confirmación. Con matiz irónico, los personajes de la farándula suelen situar así el reconocimiento de existencia: “No me importa que hablen bien o mal de mí; lo que me importa es que hablen”. Su correlato lo encontramos en el decir popular “lo que mata es la indiferencia”, como forma de desconocimiento mayor. Así, pelear con el otro es un modo de mantener una relación con él. El reconocimiento de confirmación –al que nos referiremos luego– presupone el de existencia, puesto que tanto el valor positivo como negativo que se le asigne confirma la existencia de aquello valorado. De ahí la radicalidad del reconocimiento de existencia.

En ciertos cuadros neuróticos domina, en un sector de la red que atañe al Otro primordial, un desfallecimiento del deseo en relación con el hijo –por ejemplo, nació el bebé y murió el abuelo materno, con el duelo consiguiente–. Se trata de un momento dramático en el que el Otro desfallece y, con él, el reconocimiento fundante, imprescindible. El ser humano no sobrevive si no hay otro que lo reconozca en su existencia.

Recuerdo un caso muy dramático: un chiquito de ocho años, el menor de la fratría, murió en un accidente. La madre, que adoraba a este hijo, entró en un duelo patológico, con un absoluto desinterés por la vida. Su marido estaba desesperado, ya que, además de perder al hijo, veía a su mujer al borde del suicidio. Un día, el hijo mayor los reunió a ambos y les dijo: “¿Qué me están haciendo? Yo existo...”. De modo que, cuando se encuentren con algún malvado que alardea, con las banderas del mal, de su prescindencia del amor, pregunten qué otro malvado como él le resulta imprescindible. Hay por lo menos uno, cuyo amor precisa; cuando ese uno falta, el sujeto cae. Es también la historia de Vincent van Gogh: a medida que se le fue cerrando el mundo, su único sostén pasó a ser su hermano Theo; sólo él colgaba sus cuadros. Cuando Theo le anuncia que se va, Vincent se suicida.

(…)

En cuanto a las estrategias de reconocimiento, una de ellas es la demanda directa. Por ejemplo, puedo pensar que soy un excelente escritor; si no he logrado vender ningún libro, me digo, es porque la época que me ha tocado en suerte no está preparada para recibir semejante creación. Bajo el modo ilusorio, mi demanda de reconocimiento se proyecta al futuro. A veces esta demanda se funda en una verdad; de hecho, la obra de Van Gogh se cotiza hoy entre las más caras de la historia del arte y, más allá de los precios, se trata sin duda de una producción que merece el reconocimiento. Pero me estoy refiriendo a su figura recíproca e inversa, que insiste en el futuro del reconocimiento y que, en la medida en que desde lo Real no se confirma, viene a desplazarse hacia un futuro ficcional.

Otro reconocimiento puede ser vehiculizado por una demanda, válida o no, tal como lo vemos especialmente en el tratamiento de niños; por ejemplo, en un chico muy travieso, cuya violencia es una demanda de reconocimiento. En el plano social, podemos, por ejemplo, situarlo en la carpa plantada frente al Congreso, como una forma apaciguada de violencia –una irrupción en un espacio público–, en relación con un reconocimiento que no es otorgado. Otras estrategias pueden conducir a renunciar a él, con la clínica que esto comporta –el aislamiento, la depresión–.

A nosotros, psicoanalistas, este planteo no nos resulta suficiente, porque el sujeto se escribe con una topología que no tiene ni adentro ni afuera. Desde esa topología, se trata de ver cómo ese otro, que me habita, me reconoce o no, me distingue o no, me confirma o no.

Isidoro Vegh
“Serás reconocido por tu prójimo”
Extracto. Texto publicado en
Suplemento Psi de Página/12

01 Jul 2001
ARTE:
Natalia Sánchez Valdemoros
[ Mendoza, 1985 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores