Ir al contenido principal

Sin Lágrimas... Versiones.





Si bien este tema lo hizo bastante popular Rubén Juárez, la versión que se dispone de él es cuando ya no puede apenas respirar. Por ello excluyo la misma en este posteo.

Propongo entonces dos voces femeninas y dos masculinas. La primera interpretación se trata de la siempre recordada actriz y cantante Nelly Prince, que hoy orilla sus noventa. En el otro extremo: Nayla Danchuk, oriunda de Pablo Podestá, nacida en 1994 y que graba este tango a sus quince caudales años.

La versión de Valdéz logra, a mi juicio, además de su peculiar ritmo y respiración, un acompañamiento orquestal impecable. En realidad, hay que recordar, es la época que los cantantes acompañan a la orquesta (y no viceversa), de allí que -para ellos- era todo un lujo y un honor participar en ellas. Es decir: se trata harto más del protagonismo de la orquesta que de la voz. Por lo cual es un doble mérito -por decirlo así- la interpretación de Valdéz.

La versión de Pablo Moreno viene orquestada por una de las batutas tangueras, a mi juicio, más contundentes de la época: Francini y Pontier -reunión que realizan entre 1945 y 1955-; quienes también han sido compositores. En el archivo de grabación primero aparece otro tango (Prohibido) pero creo que vale la pena esperar a los 4 minutos del video para escuchar la orquesta interpretando la melodía (¿por qué actualmente no se encuentran estos músicos en el tango y estas batutas?) y la voz que persigue los armónicos aferrándose a su rítmica; con una respiración impecable -cuya grabación en esa época era dada en conjunto sin multipistas ni canales divididos-.



Nelly Prince


 

Nayla Danchuk


 

Jorge Valdéz

[Con orquesta de Alberto Di Paulo]


 

Pablo Moreno

[Con orquesta de Franccini - Pontier]


Sin Lágrimas
[ Charlo - Contursi ]


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores