Ir al contenido principal

Peter Capusotto / Capitalismo con Humor.









El capitalismo salvaje: con sus demandas al goce total, goce incestuoso, endogámico, al consumo indiscriminado en pos de un Yo fuerte, inteligente, hermoso, sin fisuras… Un Yo que tiene a todas las mujeres (una a una, como Don Juan) porque se trata de apostar al sexo (a tenerla siempre al palo) y no al lazo amoroso. El capitalismo de las empresas, valga el pleonasmo: que nos hace creer que tener una línea aérea de bandera es superfluo (después de todo, el país del Norte que dirige al Mundo, ¿qué línea aérea de bandera tiene? Y sin embargo, mire usted que bien le va…) omitiendo a quiénes beneficia anulando rutas; o que nos lleva a suponer que aumentando el tabaco entonces “…se evitarán también que los argentinos sufran 4.200 infartos, 1.100 cánceres y 1.500 casos de ataques cerebrovasculares anualmente” (1). Criterio tan naif –y cínico- como pensar que escondiéndole la goma de borrar a los niños, van a cometer menos faltas de ortografía; o aumentando los paraguas la gente se va a mojar menos los días de lluvia. Con ese lineal y pseudocientífico sofisma, aumentemos también mucho más los medicamentos, así la gente -sabiendo que no los va a poder comprar- se enferma menos.


Ese capitalismo hoy se observa más que nunca en las publicidades de nuestro medio televisivo. Así tenemos ahora a la de la empresa Chevrolet que ha inventado un nuevo paradigma: la meritocracia. Y los beneficios de pertenecer a ella: donde las personas tendrán lo que merecen; y lo que merecen estará en función de sus horas de trabajo. Bien. Típico discurso del rico (que incluso a veces ciertos sectores de clase media lo usurpan por esa manía indiscriminada de “pertenecer” vía identificación): “yo me levanto a las seis de la mañana y por eso todo lo que tengo lo gané con mucho mérito”. Es decir que la mucama de hotel que se levanta a las cuatro para tomar dos trenes y un bondi y llega a las siete a su trabajo, para irse a las quince y llegar a las seis de la tarde cansadísima, comer y acostarse para volver a repetir el ciclo; esa mujer, es pobre porque quiere. Todo el mensaje subliminal de esa publicidad –y del capitalismo voraz- tiende obviamente a hacerle creer a la media poblacional, que el rico es rico porque lo merece y el pobre es pobre porque… lo merece. Perfecto. El Estado, mutis por el foro. Nada tiene que hacer en cuestiones de pobreza, salud comunitaria, educación.  Los pobres son pobres porque siempre fueron pobres y no porque la riqueza y la plusvalía y el capitalismo anárquico y feroz, los devora día a día. Lo triste de todo esto no es –creo- el discurso que se baja; sino el que se compra. 

Por eso me parece redondo, el monólogo que posteo a continuación, donde su actor nos recuerda (me permito escribir la parte final porque a veces el tono no deja escuchar el contenido, que me parece un guión grotesco de una sutileza intelectual impecable) que es un juego de retroalimentación perversoide, donde la clase media se distrae devorada por el consumo, mientras duerme el eterno sueño del esclavo.
.
.


…Entiendan que una a veces puede sentirse acosada por las ofertas.
Y es que es difícil resistir a la oportunidad de ir a comprar una garompa de elefante echa de goma, sólo porque te dicen que los jueves te la dan con un treinta por ciento de descuento;
Y entre los martes de electrodomésticos, el ciberlunes de ropa deportiva y noche de los shoppings se van juntando un montón de días que arman el año del boludo.
Porque por el camino de las piñas o por el de las caricias, siempre al lugar que llegan es a tu culo:
Al que entregamos por un poco de satisfacción de consumir algo mientras seguimos tratando por una escalera mecánica que baja y te lleva a la enfermedad que te provocan los hijos de putas que manejan esta civilización…
Y ustedes que mataron simbólicamente a sus padres para después convertirse en ellos:
Dios les mece la cuna de la imbecilidad para seguir durmiendo el sueño eterno del esclavo.


Violencia Rivas
Peter Capusotto & sus Videos
/ Programa 14 / Temp. 9 /
Diego E. Capusotto
[ Morón, Bs. As., 1961 ]


ARTE:
Franceso Romoli
[ Pisa, 1977 ]
www.russelaid.com


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores