Ir al contenido principal

Freud con Lacan: El resto imposible de simbolizar.








 "Y hasta pareciera que analizar sería la tercera de aquellas profesiones "imposibles" en que se puede dar anticipadamente por cierto la insuficiencia del resultado. Las otras dos, ya de antiguo consabidas son: el educar y el gobernar." 
FREUD S.; Análisis terminable e interminable.1937 / Amorrortu, V. XXIII, Cap. VII





¿Qué es lo imposible? ¿Qué significa asumir lo imposible? Es estar advertido profundamente de que no se puede, por ejemplo, gobernar sin resto. Que se gobierna, porque desde ya que hay que gobernar, pero hay algo ingobernable en lo real.

Que se educa, que no se puede no intentar educar, y el discurso universitario tiene entonces una función irreemplazable, pero no se puede educar todo lo real, dado que este resiste a una totalizaron de su educabilidad.

Que se analiza, claro que si, pero no sin dejar un resto, que escapa a la captura del análisis. Lacan nombra "real" a ese resto que escapa a toda captura discursiva.


Entonces, los cuatro discursos operan cada uno un atesoramiento precioso de una imposibilidad específica. Por lo cual no podría pensarse ninguna prevalencia de uno sobre otro. Cualquier discurso, dado que el sujeto necesariamente rota por los cuatro, es guardián de un imposible.

Lo que es indicio de flexibilidad subjetiva, lo que es indicio de que alguien ha pasado al menos algunas vueltas importantes en su análisis, es que pueda rotar de un discurso al otro. Que pueda gobernar, que pueda enseñar, que pueda analizar y también que pueda hacer desear, en las ocasiones en que la vida le reclame una de estas tareas.




Como sólo el verbo garantiza al ser, esto es, el cogito hace al sum, las ciencias naturales recibirán un impulso de crecimiento enorme, logrando hazañas impensables. Desde el formidable aumento de la expectativa de vida hasta la proeza de la llegada de los cohetes a la luna. Y esto debido a que la naturaleza, antes enigmática, podrá ser reducida a partir de Descartes a un juego de combinatoria de letras.

¡Que fácil para el hombre olvidar, embriagado por ese triunfo, que a pesar de ello lo real sigue resistiendo a su captura! Que fácil deslizarse, por ejemplo, por el tobogán que lleva a la forclusion del sujeto cuando, soberbio, el científico imagina que un irrepetible sujeto puede clonarse!
(...)

...este horizonte contradictorio no solo se deja ver en las ciencias naturales sino también en las políticas. Ellas también son hijas de Descartes, así como la revolución social. Corrido Dios como garante de la legitimidad del rey, sobreviene la revolución. Y sobrevienen también el cortejo de regímenes totalitarios "científicos", donde aquello que no se deje gobernar, educar, o interpretar será eliminado en los campos de exterminio.

El problema cartesiano radica en el lugar problemático que le queda a la verdad, que eso que la acumulación de saber no puede sino rozar sin alcanzar, cuando ya no la garantiza sino un Dios sin ninguna articulación con la máquina poderosa de saber humano.

Mientras Dios era soberano de saber y verdad, Dios mismo aseguraba como misterio la verdad del saber. El saber era verídico, porque había una garantía del padre sobre el saber. Mientras que el mundo moderno procede a una peligrosa desarticulación de ambos términos.

Silvia Amigo
Nota sobre el discurso del analista. Extracto.
En: Los discursos y la cura.
Vegh, Amigo, Flesler, Wainsztein, Meghdessian de Nanclar
Acme Agalma Ediciones, Buenos Aires, 1999.
ARTE:
Teresa Durán
[ Madrid ]
Técnicas mixtas: carbonilla, acuarelas.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores