Ir al contenido principal

Cuerpo e Imagen / Lacan con Marguerite Duras.






Pienso que, incluso si Marguerite Duras me hace sostener por su boca que no sabe de toda su obra de dónde le viene Lol, e incluso aunque pudiera entreverlo por lo que me dice en la frase siguiente, la única ventaja que un psicoanalista tiene derecho a sacar de su posición, incluso si ésta le fuera reconocida como tal, es la de recordar con Freud que en su materia, el artista siempre lo precede, y que, así pues, no tiene por qué hacer de psicólogo allí donde el artista le facilita el camino.

Jacques Lacan
[ Paris, 1901 / 1981 ]
Homenaje a Marguerite Duras del Rapto de Lol V. Stein.
Paris, 1965.
Texto completo: este link.







El arrebato de Lol V. Stein es un excelente texto clínico. Lacan dijo que en él Marguerite Duras demuestra un conocimiento original de la perturbación de la alienación mental y relata mejor que todos los informes psiquiátricos un delirio clínicamente perfecto.

(…)

El psicoanálisis rompe con la idea ingenua que consiste en creer que cada uno tiene un cuerpo desde el mismo momento en el que nace. La experiencia psicoanalítica nos enseña que hay sujetos que no tienen cuerpo y que para tenerlo es necesaria una operación simbólica a la que Lacan denominó metáfora paterna.

La metáfora paterna permite que el sujeto logre subjetivar su cuerpo a partir de una identificación con su imagen en el Estadio del espejo. Éste tiene la función de posibilitar el anudamiento de las tres dimensiones que habita el ser hablante: real, simbólica e imaginaria, permitiendo al sujeto reconocerse en una imagen de sí mismo situada fuera, en el campo del Otro.

Antes del estadio del espejo, antes de que el niño pueda identificarse con su imagen especular, se produce la libidinización del cuerpo del otro: la primera imagen a la que el niño tiene acceso está situada en el campo del Otro, es la imagen del otro, la del rostro de su madre principalmente, la que el niño puede reconocer antes que la suya propia. En este tiempo previo su cuerpo puede estar entregado al goce en su totalidad sin que ello implique reconocerse a sí mismo en el espejo.

(…)

¿Cómo se introduce la imagen del cuerpo propio?

Se introduce a través de un trasvase de libido que va del cuerpo a la imagen, esta operación implica un menos, una pérdida de goce en ese cuerpo que gozaba en su totalidad y también un más, un plus de goce que hace que la imagen se sostenga gracias a esa carga libidinal que debe ser regularizada.Entonces, tener un cuerpo no es algo inmediato. Un cuerpo no es algo con lo que se nace, se nace con un organismo y se puede constituir como cuerpo o no.

Esto es precisamente lo que le ocurre a nuestra protagonista. Lol es presentada desde el comienzo de la novela como alguien que está a la búsqueda de un cuerpo. Tatiana, su amiga de la infancia, la recuerda como alguien que transmitía la sensación de no estar del todo ahí donde estaba su cuerpo. “En el colegio”, dice Tatiana, “y yo no era la única en pensarlo, a Lol le faltaba algo para estar ahí. Daba la impresión de soportar con un sosegado fastidio a una persona a quien debía parecerse pero de la que se olvidaba a la menor ocasión”.

Lo que le sucede a Lol va mucho más allá de la ensoñación femenina y evoca un trastorno quizá esquizofrénico, cuando dice: “no sé quién está en mi lugar”. Hay una perturbación del sentimiento mismo de la vida, de la relación del sujeto con su cuerpo. Lol nunca tuvo cuerpo y eso le es revelado en el momento en que aparece el cuerpo sublime de la otra mujer. “La escena, y la novela entera no es más que su rememoración, es propiamente el rapto de dos en una danza que los suelda, y ante los ojos de Lol, tercera, junto con todos los del baile, Lol padece en él el rapto de su novio por aquella que sólo tuvo súbita que aparecer”.

El acontecimiento, alrededor de la cual se teje la novela, sucede en la escena del baile del casino de T. Beach donde Lol es despojada de su amante como de un vestido.

“Despojada de su amante como de un vestido propiamente”, frase sorprendente en la que la pérdida de un amante se hace equivalente a la de un vestido.

“Lo ocurrido a Lol revela lo que sucede en el amor”, dice Lacan. En el amor lo que sucede es que el otro nos viste con una imagen de sí mismo, y cuando nos deja nos desviste. Normalmente bajo el vestido está el cuerpo, pero éste no es el caso de Lol. Una vez desarropada de la imagen con la que el novio la vestía en el amor, debajo no hay nada, sólo el vacío, la vacuidad. Lo que a Lol se le revela en este momento es que ella no tiene cuerpo.

Araceli Fuentes
Extracto de su texto: El rapto del cuerpo de Lol V. Stein.

Letras, Revista Psicoanálisis de la comunidad de Madrid. Versión completa en: Link acá.





Un escritor es algo extraño. Es una contradicción y también un sinsentido. Escribir también es no hablar. Es callarse. Es aullar sin ruido. Un escritor, es algo que descansa, con frecuencia, escucha mucho. No habla mucho porque es imposible hablar a alguien de un libro que se ha escrito y sobre todo de un libro que se está escribiendo. Es imposible. Es lo contrario del cine, lo contrario del teatro y otros espectáculos. Es lo contrario de todas las lecturas. Es lo más difícil. Es lo peor. Porque un libro es lo desconocido, es la noche, es cerrado, eso es.


Marguerite Duras

[Gia Định Province, 1914 / Paris, 1996 ]





Artes Plásticas:
Elisa Ancori
[ Barcelona, 1990 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores