Ir al contenido principal

El psicoanalista opinólogo.








Nuevamente -y como alguna otra vez posteamos (http://psicocorreo.blogspot.com.ar/2012/11/salud-mental-psicohigiene.html)- la genialidad y el sarcasmo de Roberto Harari, nos acerca cierta reflexión que todo analista debería pasar por. Muchos olvidan, en su praxis, que el goce del sujeto no tiene nada que ver con las buenas intenciones del (fantasma del) analista. De allí que, en términos de nuestra clínica, es isomórfico al tratamiento que un analista pretenda controlar y direccionar a un analizante que come desaforadamente, o a otro que para llegar al orgasmo necesita de unas trenzas rubias o de un zapatito rojo, o a aquel otro que tiene coito sin preservativo o a aquel que come con exceso de sal. No hacemos pedagogía ni medicina y nuestro sillón no representa un púlpito moral y religioso. En todo caso habría que pensar que el síntoma acarrea una porción de goce y de deseo, y que lo inconsciente es la dominante: no hay voluntariado ni voluntarismo, no hay prevención de la estructura ni prevención de un fallido (que resulta el acto mejor logrado del sujeto) ni prevención de nada: por eso no hacemos psicohiginie. Si a eso le sumamos que toda pulsión es parcial; tampoco entonces hay psicología evolutiva. Y también, en todo caso, habría que recordar que al neurótico le sirve sobremanera  pensar (y controlar) que existen formulas y manuales de procedimientos, que son meras defensas para aceptar su Falta.  MAP




...El psicoanálisis post-freudiano excluyó el deseo y condujo la intelección del psiquismo en términos de necesidad, sea alimenticia, sea cualquier otra. En ese orden, ¿por qué no definir también, ingenuamente, cuales son las necesidades afectivas del niño, cuánto amor debe recibir para no ser patológicamente "frustrado"? Se aplica para ello, una vez mas, el esquema de la necesidad, y el dislate nocional y clínico se encuentra garantizado. Así se explica el surgimiento -como caso testigo, entiéndase-  de un celebrado René Spitz mentando indicaciones acerca de la imprescriptible presencia materna "amorosa", lo cual ha repercutido en una puericultura bienintencionada disfrazada de psicoanálisis. Porque, ¿cuánto hace ese afán consejero, generalizador y superyoico, a la andadura del psicoanálisis? Es una manera de disolver nuestra disciplina en aras del credo profiláctico, psicohigienico, presagiando que podrían evitarse los trastornos mentales brindando amor. Pero ¿que quiere decir dar amor? ¿Será, para la madre, cantarle a su niño? ¿O hablarle con apelativos rayanos con el ridículo? ¿O tomarlo a menudo en sus brazos? ¿O estar un mínimo de tiempo con él? ¿O no dejarlo ni a sol ni a sombra? ¿O amamantarlo todo lo posible? ¿O..? No hay cómo dar las "buenas normas"; sin embargo, la generación de una legalidad espuria de tipo superyoico, con claros mandatos "para no frustrar al niño", no solo tiene historia en el psicoanálisis, por cuanto mantiene su vigencia como indeseado efecto psicologiazante inherente a la difusión mediática de nuestra disciplina. En lo cual, es claro, desempeñan su parte -nada desdeñable- los psicoanalistas-opinólogos.

Roberto Harari
[ Buenos Aires, 1943 / 2009 ]
"La significación del falo" de Lacan.
Cap. II Pag. 90
Lumen, Buenos Aires, 2007.
ARTE:
Marc Chagall
[ Bielorrusia, 1887 / Francia, 1985 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores