Ir al contenido principal

Postales del Verano Porteño...







Sos linda che.

Ahorrate elogios, es todo relativo.

Bueno, pero para mí sos linda.

El jinete acaricia el caballo para montarlo.

Ah bueno, si empezamos así.

Soy realista.

Un poco de sutileza...

Fontanorrosa decía que todo lo que hace el hombre es para poder cogerse una mina. Las mujeres también leemos a Fontanorrosa.

Puede ser, el sexo siempre da hambre y poder.

Hoy en día lo vemos con el "like". Pones un "like" es porque querés montarte a una.

Sos un poco bastante feminista. Vos estás exenta de sexo?

Todo lo contrario, por eso soy directa. Nada de elogios y pelotudeces. Sexo, palo y a la bolsa. Y si el palo es groso, mejor. Me gusta bien gordas. Si la tenés larga pero angosta, no.

Bien. Veo que tenés las cosas muy claras. ¿Vos nunca te enamoraste, no?

No hablemos de pelotudeces. Vine al mundo a gozar, no a sufrir. Ya bastante sufro con otras cosas como para sufrir por un tipo.

El amor ¿es malo, hace sufrir?

Obviamente. En cuanto empezás a tener una relación con el otro, fuiste.

Pero vos vivís aislada arriba de un mástil?

Me refiero a relaciones amorosas, demandas, hinchadas de ovarios, esas pelotudeces.

Bien. Y con qué cosas sufrís tanto? 

Con ciertos políticos que llevan a este mundo a la guerra.

Es inevitable. Por eso habría que refugiarse en el amor.

Seguís con ese cantito naif.

Más naif me parecés vos, ¿cómo haces una sociedad sin guerra ni corrupción?

Al menos habría que buscar una alternativa menos corrupta.

Por ejemplo?

Que se yo... Como dice ese cantito: Políticos voluntarios, bomberos a sueldo. Es más justo. ¿Por qué tengo que garpar con dinero de las Arcas de la Nación un tipo que solo sirve para alimentar su ego de poder, que viaja al senado, cuando viaja, con un chofer y encima tiene un despacho con secretarios?

Bueno, pero se supone que trabajan para que el pueblo este más feliz.

Bueno, cambiemos de tema. Bomberos a sueldo, políticos voluntarios y punto. Y remedios gratis para el pueblo, que los jubilados tienen que gastarse su jubilación en medicación. ¿Vamos a coger che, o seguimos de charlita? ¿Vivimos o proyectamos?

Se condice con el epígrafe que pusiste en tu perfil: "somos momentos".

Ah. Si. ¿Vos no crees eso?

Sí, claro. Vivimos el hoy.

Exacto. Por eso nada de proyectar y pelotudear, para qué? Si todo se termina, si se vive el hoy.

Lo que pasa es que le saca poesía a la vida, toda esa filosofía.

Mira, todos tenemos el 50% de probabilidad de morir en instantes. Si me comparo con un enfermo en coma terminal, también. Hay que vivir el 50 restante: es vida o muerte.

Convengamos que alguien en coma tiene más probabilidades.

No, mentira. Eso es para la estadística médica. Que como toda estadística es mentirosa.

Pero probabilísticamente...

¡Los ovarios! 

Qué pena que no crees en el amor...
.
Soy una mujer realista. No creo en extrañarse. Nunca extrañe a nadie. Andar tomados de la mano, ver languidecer a alguien porque su amante se aleja en el tren, que un humano terrenal te saque el sueño, todas pavadas. No es para mí.

Bueno, vos no crees pero hay gente que extraña y que languidece. Vos... ¿Nunca? Que raro...

Una amiga me contó una vez que estuvo noches sin dormir por un amor desolado. Que pensaba en él las mañanas de tormenta, porque él salía a su trabajo temprano y a pie y ella pensaba que él se mojaría. Y que muchos meses se despabilaba a las seis de la mañana, porque es la hora que su amante salía, y ella a esa hora abría sus ojos, y se quedaba atónita mirando el techo, y si llovía era peor, enmudecía de dolor. Eso me contó. Y que cuando pasaba por las plazas donde se juraron tanto amor, y donde se miraron en silencio por tanto tiempo, acariciándose los brazos, los pies, las mejillas, el pelo... Ella ve que ya los árboles no tienen la misma alegría, porque esas plazas están un poco desoladas, están frías, están casi sin alma, sin esperanza, sin pasión. Y que hasta cuando escucha un tema musical mientras cocina, se paraliza de pronto porque son temas que él no solo les grabó, sino que les dedicó, y hasta tiene necesidad de ir a leer esa dedicatoria, escrita con pluma ligera, con manos sedientas, con tinta ardiente. Y me contó que ni puede abrir un cajón porque tiene espanto, sí espanto, de encontrarse con algún dibujo de él, o una carta chiquita rodeada de garabatos, o unas líneas en algún señalador perdido que ya no es guía de nada… Y cuando cruza un río se acuerda del arroyo del pueblo de su amante, y dice que los algarrobos envejecen tristes y el agua gime un sonido intenso, agobiante, como si se asfixiara en ese pueblo, como si el gris y el metal hubiesen invadido todo el paisaje. Y cuando ve su patio vacío, porque donde antes había velas y fuego y colibríes, ahora hay escarcha negra; siente que ese patio no tiene el rayo del que hablaba Cortázar y del cual todos, ella, quisiera quedar fulminada. Eso me contó. Mi amiga.


Entiendo.

De todos modos también tengo otra filosofía.

Ah si, cuál?

Todos morimos del corazón.

Ah sí, cierto, claro. Se nos para el bobo y listo…

Quiero decir, de amor. Por eso morimos del corazón.

Pero entonces resultaste un poema vivo.

Vivo no. Yo ya estoy muerta. Por eso lo digo. Ya no tengo corazón.




¿Todo bien x ahí? Recién chateé con una loca de atar... Espero que vos seas mas normalita?

¿Loca por? No me gusta que a uno de los nuestros lo mingunees diciéndole loca. Además no creo en géneros. Menos en géneros lingüísticos.

Lo que pasa que es de esas que bloquearon su corazón y entonces están muertas en vida.

Ah okey... Claro. Y seguro que solo quería coger...

Exacto. ¿Cómo adivinaste?

Si están muertos es porque solo pueden coger. O, mejor dicho, como solo pueden coger, están muertos. 

Jaja, vos sos el otro extremo... Según parece…

Sin pasión no hay nada bueno.

¿Hace mucho no vivís una pasión?

Largos años… Te digo que estoy un poco descreído de la pasión amorosa. Se vive como un poco alienado al otro y eso me hace mal. Me transforma en una boluda con pelos, digamos. 

Dijiste descreído. Habrás querido decir, descreída... 

Ya te dije que no creo en géneros. Además estoy descreída del amor en general: pura promesa… Más gritan que aman, menos aman. Más hablan del puro amor, amor incondicional y todo eso; menos saben amar. Pura cáscara. Mucho ruido, pocas nueces… siempre cierto.

Pero vos mismo lo dijiste, sin pasión… Yo admiro la gente que pone pasión en lo que hace.

Yo más. Aunque más no sea que clave tornillos en una pared. Si lo hace con pasión es válido. Pero el amor pasión es un problema. Quedás hipnotizada con el otro… Ya te dije, medio boluda.

Jaja, si cierto. Che, una cosa: los tornillos no se clavan...

Mirá, mi abuelo los clavaba y le fue muy bien. Se construyó su casa, con techos a dos aguas y chimenea para el invierno. Me dio pena que mis padres la vendiesen para comprarse uno de esos deptos modernosos construidos con ladrillos huecos que escuchás hasta el vecino cuando se baña...

Bueno, si el vecino canta bien... Viste que todos cantamos bajo la ducha...

Yo no. Porque canto en los teatros.

Ahh. Claro. Los que cantamos bajo la ducha son los que no podemos cantar en otro lado, cierto.

Y ponele.

¿Qué genero interpretás?

Otra vez con los géneros. Digamos que musicales, comedias. También soy actriz.

No es mi género, jaja. No te quiero agredir, no lo tomes como algo personal, pero no soporto la comedia musical, donde las cosas más terribles se dicen con un lalalalalalaaa!

Hay de todo. Hay teatro no musical donde el drama parece comedia de tan mal actuado.

Cierto, pero viste que hay que soportar dos horas de actores que cantan su vida como si bailaran en una nube...

Es como la ópera, pero con más cine digamos…

La ópera tampoco me gusta. No la soporto.

Bueno, supongo que te gustará el cine?

Uhmm... Un poco.

Parecías romántico, apostar al amor y eso. Pero sos un poquito aburrido. No te ofendas eh.

Quizás por eso busco tanto la vibra del amor... Si, lo admito. Soy rutinariamente opaco.

Digamos que vos querés que otra persona te saque de todo eso, que te lleve a la luna...

¿Por qué no? Si. Creo que saldría de mi rutina asquerosa.

Y vos, estas dispuesto a llevarla a la luna a ella?

Ese viaje si no es mutuo, no sirve... Claro, obviamente estoy dispuesto. No te pregunté el nombre, el nick del chat a veces engaña... ¿María? María es un nombre tan genérico...

Mario. No María. Mario.

Cómo Mario?

Sí, sí, Mario. No es muy original pero es mi nombre.

¿Yo estoy hablando con otro hombre?

Sí, claro.

Pero ¿vos sabés que estás hablando con un hombre?

Sí, claro.

Pero vos sos puto entonces?

Sí, claro. Pero no te preocupes que no creo en géneros.

Ah bue. Perdón, me equivoqué. yo sí creo. Busco mujeres, tetas, caderas femeninas. 

No me conocés. Tengo lindas caderas.

No, no. No me entendés. No busco una relación gay. No puedo.

Nunca se sabe... He conocido tantos hombres casados, con hijos, con familias bien constituidas, digamos. Pero parece que tampoco creían en géneros y nos llevábamos bárbaros...

No, no. Conmigo no cuentes para un nuevo experimento tuyo.

Deberías probar. De uno me enamoré, fue terrible. Porque además de casado era militar, militar en actividad.

Bueno, basta. Te dejo, estoy perdiendo el tiempo.

Me enamoré de dos militares y de un cura, que es más o menos lo mismo. Terrible.

Bueno, disculpá, te dejo... Y para la próxima no engañes a la gente.

Leíste mal mi querido... Lee de nuevo mi nick.

A ver... Cierto. Cierto, perdón. Dice Mario.

Perdón no. Hacete cargo.

De qué?

Del fallidito. 

Pero cómo voy a suponer... ¿Pero por qué no vas a la sala gay?

Porque no me gustan los putos de la sala gay. Me gustan los chongos casados, militares. Los obreros paraguayos y los futboleros brasileros.

Acá no vas a conseguir muchos obreros paraguayos. Y está mal engañar.

Me parece que estás un poco negado. Yo no engañé, dice Mario, mi amor.

¿Y por qué no te gustan los tocayos gays tuyos? ¿No vas a bailar a boliches gays por ejemplo?


Ir a bailar es de putito histérico. No es para mi. Van a mover sus caderas para sentirse mirados. Y lo mas perverso: van con sus parejas para despertar pasiones de celos. Son tan inseguros que no pueden conectarse con lo que realmente desean, pero después lloran como cipreses. Yo soy puto de pura sangre. No necesito una pista para desplegar alas de mariposa sin hogar. 

Sos muy duro con vos. Muy dura. No sé cómo decirlo... 

Soy realista.

Otra vez una realista. Un realista. Ufff...

Llevame a ver una comedia musical, dale. Podemos pasarla bien, no te toco ni la mano en la primera cita.

No, disculpa. Te dije que no es mi género. Ni el sexual ni el teatral. Ni loco me banco una.

¿Entendés?

¿Qué?

¿No podes llevar a una mujer -no digo a un puto- al teatro y querés llevarla a la luna?

¡Es metáfora lo de la luna!

Sí, claro. Igual que el amor. Pura metáfora.




Hola, estás?

Sí, sí. Sólo que me cuelgo a veces porque me pongo a leer…

Qué bueno encontrar una mujer que le guste leer… Sos mujer, no?

Claro, por qué preguntás? Me llamo Guillermina.

Es que nunca se sabe que hay detrás de estos chats... Yo no me engancho con los libros, ni con el cine, ni con el teatro, apenas con un poco de radio y tocar la viola todas las noches…

No leo literatura, no pierdo el tiempo con eso…

Ah perdón. Y qué leés?

El Libro de la Vida.

¿Biología?

La Palabra de Dios.

Ah… ¿Evangelios?

La Sagrada Biblia.

Ah… Y ¿no te cansás de leer siempre eso?

Cómo cansarse de Dios, mi Señor? Es como cansarse de la Vida.

No,  claro. ¿Te deja mucha enseñanza, no?

Se trata de un modo de vida. No sólo de aprender.
  
Claro. ¿Y por qué será que estas chateando ahora conmigo? Quiero decir: ¿no te alcanza la palabra del Señor?

Dios quiere que Su palabra sea proclamada, vertida a los paganos. Chateo para expandir la palabra Santa. Algunos caminan, otros se suben a un púlpito. Yo chateo. Es el siglo XXI. Dios llega por todos los medios.

Claro… Dios informatizado, je, no? Siempre digo que Cristo fue un revolucionario, un adelantado socialista. Un ícono del Comunismo.

¿Qué estás diciendo?

Yo no leí mucho los Evangelios, pero esperá, bancá que voy a agarrar mis anotaciones… Quiero leerte algo.

A ver…

“Entró Jesús en el Templo y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el Templo; volcó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas”. Y les dijo: “Está escrito: Mi casa será llamada Casa de Oración. ¡Pero vosotros estáis haciendo de ella una cueva de bandidos!” Mateo 21, versículos 12-13.

Cierto. Pero el templo es un lugar necesario.

Los pobres están afuera, afuera del templo. Hay mucho egoísmo hoy… Hace un ratito me cayó la ficha que si conozco a una chica que guste de la comedia musical la voy a perder porque no voy a poder acompañarla en eso. Uno a veces hace alabanzas amorosas pero después hay que ver hasta qué punto es capaz de sacrificarse, ¿no?

No sé de qué hablás pero lo importante es dar. Jesús dijo: “Solo el hombre que no piensa en sí mismo será libre.”

Soy ateo, pero Cristo es mi ídolo.

Entonces aventúrate a Dios. Podemos vernos, te llevo a Su templo. Te presento a mi pastor. Tu vida cambiará definitivamente.

No creo en Dios. Creo en Jesús. Como hombre. Como hombre un poco volado; convengamos que tenía algunos pájaros sueltos… Pero una humanidad siguió su doctrina, debe haber sido un excelente orador.

Estás blasfemando. Jesús es Dios encarnado. No es un ser de este mundo. Y si venís al templo podrás estar con él cuando este mundo finito se termine.

No quiero estar con él. Quiero estar con una mujer.

Dios te ama, de todos modos. No deberías rechazarlo.

Quiero sentirme amado por una mujer.

Estás hablando de cosas terrenales. ¿No te das cuenta que nada es eterno, excepto tu Dios?

No tengo Dios. Ahora te tengo a vos y quiero cortar este diálogo. No me sirve. No me sirve el amor celestial. Quiero amor carnal. Eso me llena el espíritu.

Nunca podrás entender de qué hablo. Dios es infinito; la carne no.

Nunca podrás entender cómo un pedazo de carne puede transformarse en una mirada, que tiene que ser esa, no otra. Y cómo esa mirada te hace infinito.

Dios Me mira y Me acepta y Me protege. Eso me alcanza. Es Todo para mí. Entro a este chat para salvar a la gente, no para buscar carne; carne finita. Ahora, si algún día nos conocemos y de allí surge algo bueno; quizás por qué no podríamos vivir esta finitud para regalarse al Señor nuestro amor. Pero primero tienes que aceptarlo a Él.

Me pone nervioso que pongas ciertas palabras en mayúscula, no hace falta, ¿no? ¿Por qué no aceptás mi deseo? No quiero un Dios eterno, infinito. Quiero una mujer finita que me haga eterno en cada instante. Chau. Me cansé de tus sermones.

Estás evadiendo porque no tenés respuesta frente a tanta finitud. Lo siento. Siento que Dios no haya podido entrar en vos. Siento que no puedas Conocerlo mejor. Vos rechazás a Dios, pero Él no te rechazará nunca. Siempre tendrás la oportunidad de pertenecer a Su Reino.
.
Quiero ser plebeyo, carnal, finito, mortal. ¿Por qué no podés entenderlo? Sólo así puedo sentir que siento. No puedo sentir con abstracciones, con ilusiones. Por eso no puedo conmoverme con el cine, con el teatro, con la música. Sólo con mi viola; a la que yo, groseramente, acaricio a las noches y le canto… Pero sus cuerdas no son música, sólo son arpegios silenciosos que al menos no gritan ni muerden. La radio y mi guitarra son dos seres que me acompañan pero no me escuchan. Casi como un gato… Por eso quiero una mujer. Para que me escuche. Pero las mujeres quieren un amor más completo; no se conforman con rancho y cuerdas. Yo soy muy básico. Me gustaría poder volar como vos. Pero tu Dios no me dio alas.

Que Dios te bendiga, hermano.

No me llames hermano! No soporto los sermones, los cánticos y todo ese aparato naif que sólo hace postergar el problema.

¿Cuál problema?

El de la carne, el de la finitud. El de la carne finita que somos. El de la muerte que acecha.

Te lo dije. Unite a mi Dios Jesucristo. Él te hará infinito. No hay otra salida.

¡Chau negadora! ¡El colmo de la negación! ¡Te vas a morir como yo, chau!

Los que creemos en Él no morimos. Resucitamos en Su Reino.

Bien, voy a cerrar el chat. Quiero resucitar en un cactus pero ni siquiera existe la resurrección. Y si existe no me importa, porque me importa esta vida, no otra. Me importa lo que conozco. Chau.

Mentira hermano. Conocerás a una chica y no te importará si te pide que la lleves a una comedia musical. Sólo te importa lo inanimado. Y un gato escucha. No es una guitarra ni un jarrón. Pero hasta para tener un gato es necesario pensar un poquito en el otro. Sólo querés saciar tu sed, tu hambre de carne.

Me rindo. ¿Dónde está tu templo?

No es mío. Es del Señor. Pasame a buscar y te llevo. Pero la rendición no es buena; el arrepentido no es lo mismo que el que lo hace por vocación. Tengo que indicarte el camino del Bien. Llevará tiempo. Pero Dios te salvará…

Hasta luego hermana. ¿Nos vemos pues?

Hasta luego hermano. Me alegra tu decisión.

Pero… Una cosa más: ¿podré tocarte las tetas? Digo, ¿en el viaje? Me hace bien al espíritu.

¡Estás endemoniado! ¡Sos el vivo Demonio! ¡Mi Señor, alabado sea Su Espíritu!

Estoy endemoniado de pasión. Vivo entre cosas muertas. Necesito algo que vibre. ¿Podrá tu Dios entender esto?

¡Me voy, endemoniado! Ojalá puedas ver la luz del Señor.

Un momentito más. Esperá. Podré preguntarte por qué tanta religiosidad? Por qué te acercaste tanto a Dios?

Porque todo era un infiero antes de Él. Mi ex matrimonio, mi trabajo, mis hijos, mis jefes.

Es decir: la vida.

La vida no es eso. La vida está en Su Reino. Que es eterno.

Antes de irte quiero decirte algo: sin ombligo no hay vida, no hay Ser. Venimos a este mundo gracias al ombligo. Adán no tuvo ombligo. Adán no es de este mundo. Sin ombligo no hay alimento. Sin alimento no hay nada. No puedo creer en tu Dios... ¿Estás? ¿Estás ahi? Eyy! ¿Estás? No me abandones... ¿Estás..? Bueno, te fuiste... ¿Ves? Como Él... nos abandonó... Así es fácil enfrentar la vida... Abandonando siempre, ¿no es acaso de lo que se quejó el hijo de tu Dios? Sólo que Él te tiene a vos, y yo no.



MAP
Postales del Verano Porteño.
II / 16
Pinturas:
Alejandra Agüero
[ Argentina ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores