Ir al contenido principal

Fernando Peña...





Señor Puto Lindo Fernando Peña: extrañamos tus personajes y tu talento. Todavía hay gente que no puede creer que en tu cuerpo había tantos personajes, y todos al mismo tiempo, y con guiones tan redondos, tan logrados por vos mismo; en una época que te tocó donde todavía ser puto -como a vos te gustaba nombrarte- era una osadía.

Tu Martín Revoira Lynch -Revoira, no simplemente Lynch, católico apostólico y Romano, de familia Patricia- me sigue pareciendo un personaje tan extraordinario, como Doña Caterina o Catita de Nini Marshall.

 Estés donde estés; te homenajeo con este posteo. 
Gracias por tu arte!




El puto pobre escucha a Natalia Oreiro, en casete, no tiene reproductor de Cd. El puto pobre tiene timbre pero es chicharra… El felpudo es de alambre… El puto pobre en vez de pintar las paredes, las limpia con Cif y lavandina… Pero el puto pobre es más alegre… El puto de clase media abunda… Por lo general está en el closet. No le gusta que sepa que es puto… En los portarretratos sólo hay fotos de él y nada más que de él; es muy narcisista; él y su perrito, él y su mamá… Él en Ibiza, nunca estuvo, mentira… pero pone fotos de Ibiza… Compra mucho en Morph, vasos de labio gordo que pesan 80 kilos… El puto de clase media es muy de la mesa ratona; el de clase pobre no: mesa común. La bicicleta –en la vida de estos putos de clase media- es un adorno en sí mismo. A la pareja no la deja colgar la bicicleta –sólo él, él, él- porque si no se convierte en garaje, ¿ves cómo es el puto de clase media? Se hace el chongo… No le gusta que se den cuenta que es puto pero se aputa lentamente… Felpudos que dice “Welcome”, tiene, con patitos… Es muy amigo de la tiro balanceado… Y escucha a Sting. Y bajan las luces, los dimmers, ya me lo decís y me da impresión… En el puto rico nada es verdadero. Cuatro o cinco cosas nada más es verdadero, que eran de la abuela del puto. Perros del puto rico: pomeraña, galgos, mastines, varios pomerañas, muchos beagles… las casas son antiguas, de techos altos, ventanas altas… Viven frente a la plaza San Martin, no tienen felpudo afuera, es adentro, vos entrás al palierd y ahí está la alfombra persa gastada como felpudo. Son del jackard, de la seda, del terciopelo… Son del espejo y de las molduras, y todo en la casa es francés… y tienen cosas de marfil, cojiendo… te dicen “lo compré en la india”… Se calienta con loza radiante, tiene cama King, nunca duerme con nadie, es raro que lo veas dormir con alguien, y muy amigo de los almohadones… Vive en piso con dos o tres cocheras, pero no maneja, y el coche lo heredó de la mamá, y escucha ópera todo el día.

Fernando Peña
[ Montevideo, 1963 / Buenos Aires, 2009 ]
Puto Pobre, Puto Rico
Programa El Parquimétro
FM Metro 95.1
Buenos Aires
- 2009 -



Barras Bravas
Programa El Parquimétro
FM Metro 95.1
Buenos Aires
- 2009 -

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores