Ir al contenido principal

La incompletud del Sujeto (y del Otro).










Que el amor no sea el paraíso, no lo torna despreciable. Que pueda ser el engaño del “dos hagamos uno”, no lo iguala a su banalidad en versión rosa. Que la interpretación no sea suficiente no la hace innecesaria. Y así, en múltiples capítulos, donde se ejercita la represión que marca al viviente humano en su incompletud, la que lo incita a devenir si supera su horror. ¿Horror a qué? Horror a la castración.

Y sin embargo, encuentro en cada uno de estos autores, aún en los filósofos, en sus afirmaciones, razones que merecen su despliegue. Pues es cierto que el amor puede ser una falacia, que la palabra puede ser una estafa, que la interpretación del sentido es un fracaso, que el deseo puede hacerse síntoma, que el analista no puede reducir su acto a la interpretación, que el encuentro-desencuentro con lo real es tarea del análisis y razón de la cura.



¿Entonces? Un despliegue de la estructura, apoyada en la experiencia y en la enseñanza de nuestros maestros, Freud, Lacan, puede orientar una respuesta sostenible que les propongo y deseo compartir con ustedes abriendo varias cuestiones. Que el Ello no es el Inconciente, afirmación generosamente desplegada por Lacan en el seminario “La lógica del fantasma”, se acompaña de otra oposición contundente sostenida por Freud: el Trieb, la pulsión, no es el Instinkt, el instinto. La demanda pulsional inconciente que llega desde el Otro, es la inmixión del lenguaje en el viviente, y trastoca su cuerpo, arruina su relación al instinto y lo hace contra-natura.

Expuesto a la demanda del Otro, una pregunta se perfila: “me pregunto, ¿qué quieres?”, a la cual seguirá “te pregunto, ¿qué quiero?”. Instituyentes del fantasma permiten (como lo mostrara Winnicott con su objeto y fenómeno transicional) una sustracción de goce al campo del Otro y la constitución del fantasma donde se articulará el deseo. De ser objeto del Otro, el sujeto pasará a constituir su objeto de deseo y de goce. Como objeto de deseo, la falta que lo instaura subvierte la estructura.

Si tentaciones y mandatos pasan por el Inconciente como lógica de incompletud, sufrirán la pérdida de goce que habilitará la construcción del fantasma como sostén del deseo y al Ideal del Yo como orientación del acto. Pero habrá en todo parlêtre, tentaciones y mandatos que jamás pasarán por el procesador Inconciente. Y también regresiones que harán signo del significante del fantasma o conjunciones del Ideal con el sintagma inamovible del Superyó. En esos casos, es verdad, la interpretación metafórica es inoperante. Requiere de otras intervenciones, en lo Real, en lo Imaginario, en lo real de la lengua que revela la homofonía, para deshacer su fixión, su fijación a un goce encubierto y vigente.


(…)

¿Y qué, entonces, del amor? Que el amor no se reduce a las palabras pero requiere de palabras, la palabra de amor. “El amor no se hace, el amor nos hace”, como dijera Julio Cortázar. Que ofrece en la presencia un semblante, pero que no se reduce a su cubierta. Que extrema en lo real una respuesta al ser, pero que es del ser, no más que del no ser.

To be or not to be. Error de Hamlet, o nuestro, si lo leemos en una disyunción exclusiva: nuestro ser vive en paradoja, pues se realiza por su cuota de no ser. Paul Valery (aludido por Lacan) resaltaba la impureza del ser en la pureza del no-ser. Para nosotros, no se trata de una opción sino de una conjunción que el deseo y el goce alternan en sus tiempos.

Isidoro Vegh
En el horizonte del análisis: el amor, el deseo, el goce. Fragmento
París, 05/2013 
Publicado en Imago Agenda.
Buenos Aires, Nro. 190, 5/2015.
ARTE:
Nora Maceratesi
[ Buenos Aires ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores