Ir al contenido principal

Falo y Estructura en Lacan.








Me llegaron en los últimos meses unos correos que tienen como eje común el interrogante sobre la cuestión del vínculo entre la histeria y el obsesivo. En la jerga psicoanalítica se suele rotular como el engarce-perfecto: Ella reina y él no gobierna. Ambos se la creen pero es una creencia funcional, dentro de la disfuncionalidad habitual de cualquier relación: él la sostiene, creyendo con eso que es indispensable y pagando el precio de su goce y su deseo; y ella también lo sostiene con las mismas y exactas afinidades. Suelen conformar una relación duradera ya que al desafío histérico, el obsesivo lo frena con su fobia ante la posibilidad de pérdida. Como ambos temen perder(se) y uno de los dos suele ceder fácilmente –repetimos: al precio de su deseo, haciendo síntoma- el engarce se sostiene.

Sin embargo habría que recordar que en las aristas de todo vínculo siempre existen tres personajes: Madre, Niño y Falo. (El Padre, como sabemos, está por fuera y la Metáfora Paterna se transmite a través de cualquier personaje imaginario, por lo general la Madre. Por eso si la Madre –en una cuestión perversoide de complicidad con el Niño- no habilita el discurso del Padre, este queda postergado y/o anulado del triángulo. De hecho, en el transcurso de un análisis, también se trata de que el analizante pueda escuchar(se) ese discurso cómplice: como sabemos suelen venir con las ideas muy claras: el malo y la buena o el bueno y la mala.)

Ahora bien, escuchemos tres ejemplos de analizantes que podrían estar encuadrados dentro de la neurosis obsesiva. Ejemplos de las últimas semanas que –a primera escucha- parecerían responder al engarce obsesivo-histérico, y no digo que no lo sea, sólo que podría haber un corrimiento de lugares:

“¿Qué hago yo con una mina pendeja que le agarran ataques de cólera, que después obviamente llora y pide disculpas y qué me habrá pasado y cómo llegué a esto y etcétera; qué hago yo? El otro día literalmente me fajó. Yo obviamente me quedé quieto, pero vino al balcón y me pegó y hasta me arañó la cara… Bueno… Le dije que la última persona que me pegó en mi vida fue mi viejo cuando era menos que adolescente… Soy un tipo de cincuenta años… ¿por qué tengo que soportar estas escenas? Sí, obviamente discutimos, pero ella en las discusiones es todo el tiempo de retrucar y retrucar y retrucar; no para nunca, insostenible… Va por más y por más… Y no sé si será porque es bailarina, viste que a las bailarías les interesa muy poco la política por no decir nada, como si el cuerpo no fuese un acontecimiento político; pero cómo que está en otro mundo… No es una actriz comprometida, ella es capaz de hacer cualquier texto… Y yo… ¿Cómo me voy a preocupar por lo social si ella está en mi vida y no hay nada más importante que ella? ¿Qué derecho tengo de quejarme si sólo ella puede hacerlo? ¿Cómo me voy a quejar si estando con ella debería estar satisfecho, feliz e incluso agradecido? ¿Qué hago yo con esta pendeja?”-

Otro analizante: “Le dije que espere un mes, dos como máximo, y salíamos de vacaciones juntos… sabe que me acabo de cambiar de empresa, no me dan ya las vacaciones, pero no. Se tiene que ir a Rio con una amiga, dice que está estresada, no puede esperar un mes… A Rio, nueve días… Encima que va con una amiga, es decir que es probable que salga de joda todos los días, allá quedó alguien que ella alguna vez vio. ¿Qué tengo que pensar? Para ir a Rio se hace el cavado; a la playa va a ir bien lookeada; sabe que no me gusta que no se depile; pero cuando está conmigo no le importa. Tanto ego, tanto pensar sólo en ella…”

Y finalmente, otro: “Típica de mina histérica: espejitos, manicuras, peinados, total después yo le cubro los gastos. Mejor dicho: típico de pendeja. Ella gasta su sueldo en su cuerpo y yo después le pago su obra social, sus expensas y su supermercado… Genial. Encima se molesta si hablo de mis problemas, por qué claro: ¿Qué puede ser más importante que ella? No se banca que tenga mi historia; y ahora se viene el tema de mis hijos. Porque ella es como una nena más… Dudo si esto es realmente una relación de pareja. Se va a poner celosa de cualquier cosa… ¿Quién me mandó enamorarme de esta pendeja narcisista? Ahora en vez de dos hijos, tengo tres.”




Así relatan los analizantes algo que podríamos circunscribir como “los avatares del amor”: no hay amor perfecto, el amor debería suplir esa falla, la falla es del lenguaje, y así su ruta… La edad siempre es lógica, nunca cronológica; pero podemos pensar que muchas veces coinciden y no es lo mismo un sujeto de 20 que uno de 50. De todos modos, convendría pensarlo en relación al fantasma y su lógica: es decir, a la cuestión de la pulsión y la demanda. Un sujeto, tenga la edad que tenga, siempre operará de acuerdo a esa lógica. Si el sujeto es histérico y si su historia le remite a reacciones de tipo colérico, de goce insistente sin Ley, donde el narcisismo más engendrado en egoísmo hace su tour, junto a la pulsión; entonces ese sujeto jugará una escena histérica con todos los representantes teatrales que corresponde. Si, en cambio, tiende más al primer plano la vertiente obsesiva, entonces el tour será diferente.

El eje común de estos discursos (a modo de muestra-de-botón) no es tanto la histeria de la pareja que los analizantes relatan (desear ser deseada) sino la edad-lógica donde el sujeto se ubica, fantasma bien arcaico y primordial donde el Sujeto se relaciona con el objeto que fue para el Otro. De allí que los analizantes reiteren el significante “pendeja”. Es cierto que el síntoma histérico acrecienta estos avatares: buscar un Amo pero para reinar sobre él; es decir: para destituirlo. (Serie que lógicamente empieza en el Padre, y se trasladará después a profesores, jefes, el analista, etc.) El desafío histérico, más sus demandas constantes, hacen un cóctel interesante cuando se enfrenta a otro sujeto de sus mismas características, porque “el querer tenerla más larga” se transforma en un callejón sin salida; pero no hace falta, a veces, que el otro sea también un histérico: el neurótico –como digo siempre- cuando demanda, siempre lo hace desde la posición de hijo. Cierto: en el obsesivo esto está mucho más acotado (por la fobia que el obsesivo tiene frente a la pérdida e incluso a no demostrar una imagen caída: demandar es estar en falta) pero puede suceder que también en el vínculo histeria/obsesión se presenten casos donde la castración es figurita difícil.

Escuchemos ahora la otra cara de la moneda y advertiremos pronto que la histérica se queja de lo mismo: es decir, de otro que no sostiene o que hace mutis por el foro con su deseo. De allí, entonces, que la posición siempre es Madre-Hijo, donde el Falo es la cuestión de la disputa. Veamos:

“Es un pelotudo que lo único que hace laburar. Como si aparte faltase dinero. O peor: como si con su dinero sostuviéramos la cara; si yo dejo de laburar se va todo al carajo. Encima no es capaz de acordarse de ningún aniversario: hace años que no salimos ni a pasear al perro. Yo entiendo que un matrimonio no debe ser simbiótico; pero esto es ya el colmo… Te digo que envidio bastante esas relaciones donde son tan parejas, donde piensan el uno en el otro, van tomado de la mano, se pelean hasta para ver quién lava los platos o quién cocina porque ambos tienen ganas de quererse y ayudarse… Este nooo: si puede ni cocina ni saca la basura ni lava ni nada… ¿Qué hago yo con un boludo como este, qué me enamoró? Mi viejo es igual!”

“Claro, es el típico pendejo de Relaciones Públicas que lo único que sabe poner su carita en el face para que sus amigos condescendientes y doscientas calentonas le pongan la manito y le digan que es un potro… Si al menos me tendría en cuenta para algunas cosas; eso me pasa por haberme enamorado de un narcisista que hace culto a su cuerpo todo el tiempo; después nos dicen a nosotras…  Cuando no está en casa, está en el gimnasio o en el boliche… El otro día le dije si me podía acompañar al ginecólogo, porque tengo miedo de que sea algo grave y ya sé que es una demandita pero bue… Tampoco. Es un evasivo con el compromiso; siempre lo fue. Pero ¿alguna vez se pondrá las pilas? Huye, igual, cuando le conviene: cuando no te arma toda una escena que no para su speech nunca! Cortála! Le digo, tanta arenga tanta arenga: parecés mujer! Y yo que quería un hombre con todas las letras: es tan cagón que hasta capaz si me tengo que operar ni me acompaña… Ahora que lo digo pienso: me pregunto si realmente quería un hombre o un pendejo fóbico con carita linda.”

Estos relatos demuestran, de todos modos, cómo incluso independientemente del síntoma del partanaire, los sujetos –como dijimos up supra- se ubican en el triangulo Madre-Hijo-Falo. El obsesivo suele caer con mayor naturalidad en la posición paternalista-de-Madre (aunque parezca un oxímoron), en cambio en la histeria siempre se juega la posición infantilizada por la carrera sin fin hacia el falo. La imagen, el cuerpo en cuestión, es mucho más fuerte en la histeria (cuya mascarada nos recuerda al teatro puro) que en la obsesión, de allí que un sujeto histérico siempre tardará más en su caída (“siempre es retrucar y retrucar, siempre va por más…”) y en cambio el obsesivo suele resignarse más rápido. Resignación que, obviamente, también es por su imagen; por miedo a perder. Si bien tenemos, psicología mediante, la versión caricaturesca del obsesivo que se arregla, que sale en corbata y sombrero, que lustra sus zapatos, etc.; no deberíamos dejarnos influenciar por el imaginario, siempre engañoso. Las estructuras se escuchan, no se ven. Y es sólo en el dispositivo analítico donde la histeria y la obsesión son parte del discurso. 

Insisto, sin embargo, en que podamos –los analistas- no leer un DSM-V en el discurso del analizante, sino más bien la compulsiva manía de ubicarse huidizamente en relación a su deseo; concentrando en un goce fálico todo el avatar fantasmático puesto en acto. Un vómito, una parálisis, una hemorragia, una contractura, una fobia, una obsesión: son meros síntomas. La cuestión realmente estructural es el engarce neurótico que todo vínculo conlleva. Y una relación es en sí una estructura. Y, como nos aclara de entrada Lacan en la Bedeutung del falo; el falo es, justamente, lo que hace nudo en la estructura. Sería prudente recordar que, para nosotros, no hay estructura sin falta y que Lacan ha conceptualizado en principio al falo como el representante de la falta: significante del deseo. Para después presentarlo como el significante del goce.

Marcelo A. Pérez
El falo: nudo de engarce entre sujetos.
Diciembre / 2015
ARTE:
Ellen Jewett
[ Canadá ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores