Ir al contenido principal

Tango que me hiciste bien...







Muchos días –y algunas noches- pienso en vos. Hoy también. Ciertas pasiones se transmiten: no hay manera de heredarlas sino a través del saber inconsciente. Algunas otras van surgiendo –también por identificación- y apenas pocas sólo motu proprio. No me transmitiste el amor por el fútbol: eras apasionado, incluso intransigente, con el Seleccionado Argentino; pero no me llevaste a una cancha y por tanto faltó un pedazo de cuerpo. Tampoco me transmitiste el porvenir por el psicoanálisis, ni la sedosa lealtad del mar, ni la exaltada ternura por los perros ni la amistad de los árboles.

Pero el tango… El tango sí estaba en tus venas, día y noche. Me decías: “escuchá acá la orquesta, lo que hace, escuchá el diálogo entre el bandoneón y el violín…” o “fijate cómo el cantor lo dice…” No entendí mucho qué me estabas diciendo; pero la pasión también se esconde con palabras triviales, en instantes efímeros. Hoy sábado 28 de noviembre, también te pienso. Cuando sentado en la platea de un estadio cultural la orquesta hace escuchar sus corcheas y puedo comparar un director con otro; y entonces pensar: “Osvaldo Piro le da una potencia que no alcanza con los cantantes que sólo afinan y llegan a la nota, pero no interpretan.” O puedo decir: “Raúl Garello le da un ritmo tan acompasado y tenaz; mientras al joven Julián Hermida se le nota su movimiento tenue y romántico: no pide cuerdas potentes, pide templanza.” Escucho, entonces, cómo cada director pensó con su cabeza lo que después imprimirá a sus músicos: las mismas cuerdas, el mismo piano: cincuenta músicos que responden a la batuta de tres estilos diferentes. Eso me transmitiste, acaso sin saberlo. Sí, claro: después está el pequeño aporte de mi sensibilidad; pero te agradezco que hoy también -vos en una nube, yo en un sueño- escuchemos juntos las mismas notas. Un Padre entrega sólo lo que puede. Y sólo puede transmitir lo que se ha apoderado de él.


MAP
Legado de Tango

28/XI/15
Fotos: MAP

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores