Ir al contenido principal

Todo amor es urgente...









"Todo amor es urgente porque nos vamos a morir. Si tuviésemos la vida eterna por delante no tendríamos necesidad de amar. (...) El amor surge como la gran resistencia al hecho inminente de la muerte."  Raúl Zurita.


En 1945, cuando las tropas rusas entraron en Checoslovaquia, entre los combatientes había un estudiante aficionado al surrealismo que encontró moribundo a Robert Desnos, quien participaba de la resistencia contra los nazis y fue apresado. Desnos le llegó a pasar la segunda versión de un poema suyo, corregido, antes del fin. Es un poema de amor imposible, dedicado a una bailarina.

Cito: 

“Lo impresionante es que un tipo, un poeta, atraviesa el horror máximo del mundo, el horror de despertar en un campo de concentración, la muestra máxima de la crueldad, de la ferocidad, del exterminio, y él atraviesa esos lugares corrigiendo un poema de amor. No hay un acto de máxima delicadeza que el de escribir un poema de amor. Es tan impresionante el contraste entre la capacidad del crueldad de los seres humanos con la delicadeza de un tipo que lo único que hace es escribir y corregir un poema de amor; eso hace que la violencia sea más violenta, que el asesinato sea más asesinato, que el tirano sea más tirano. Porque si no existieran los poemas de amor, (…) si no existiera el arte, ese gesto extremadamente delicado mediante el cual algunos seres plasman lo más puro y fino de sus vidas, probablemente la violencia, la destrucción, sería lo normal. No habría con qué contrastarlo. Pero precisamente porque los seres humanos son capaces de escribir poemas, de componer canciones, de pintar cuadros, la violencia y el mal se hacen más malignos todavía.”

Raúl Zurita
[ Santiago de Chile, 1950 ]
Dibujo:
Mário-Henrique Leiria
[ Lisboa, 1923 / Cascais, 1980 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores