Ir al contenido principal

Soliloquios amorosos...







“Me pongo a chatear con una y me dice que hace cinco años está sola… Cuando alguien me dice que hace mucho tiempo que está sola, barajo algunas hipótesis. Obviamente la primera es: nadie te soporta. La segunda: te gusta la joda. La tercera: intentaste pero no pudiste engancharte con nadie. De esta última saco dos vertientes: a) todavía no cerraste el duelo con tu última relación y b) no hay pija que te venga bien; con lo cual vuelvo a la primera hipótesis: nadie te soporta. Si la mina es muy muy jovata, puedo a llegar a entender un poco, pero inevitablemente si tiene mi edad, no puedo dejar de barajar estas hipótesis. Debe haber otras, seguro. Pero con estas me manejo bastante bien: nunca fallan. Por supuesto todas me perjudican, porque si te gusta la joda, si nadie te soporta, si no cerraste un duelo; chau. Lo peor es que cuando le pregunto si convivió con su último ex y me dicen: “yo no convivo, no me gusta.”- Listo. Más narcisismo imposible. Me da pena: esa gente a eso lo llama “la libertad”. Le preguntás si no extraña hacer cucharita y te pone un emoticón de miedo… ¿Yo soy demasiado romántico o demasiado boludo? Ahora me vengo a enterar que hay gente que puede vivir en una isla, fijate. A la gente, ¿por qué le gusta vivir falsamente? Como esos amigos del club, que me dicen que cagan a su mujer todo el tiempo y después ponen en su face las fotitos del matrimonio-feliz. Y te digo algo más: no entiendo a algunos compañeros que me dicen que no se ponen en pareja porque les gusta el garche. Obvio, ¿a quién no le va a gustar? Pero me pregunto: ¿Por qué excluyen el buen garche de una relación de pareja? ¿Esta gente sabrá lo que es enamorarse realmente? Y los que están cagando a su pareja: ¿se dan cuenta que hacen eso para no separarse? No sé qué pensarás, pero esa es otra de mis hipótesis: sostengo el status-quo creyendo que así no pierdo nada, tengo todo: la pareja y las amantes. ¿Sabés cómo le llamamos con una amiga compinche a esa clase de personas? Rídiculos. Un absurdo, ¿no te parece? Es como vos una vez dijiste: el que va a un analista ya no se hace el boludo… Claro, a veces mejor no preguntarse nada. Con una pregunta entran en conflicto. Mejor creer que uno no pierde. Antes de cuestionarse por su verdad, mejor seguir viviendo falsamente. Ahora, la verdad la verdad, la verdad: angustia. La puta. Pero bue… Como una vez me dijiste: si hay angustia hay deseo.”




“¿Qué se hace con la pérdida? ¿Se le suma algo, se la multiplica, se la divide aún más? ¿Qué hago con este trozo de mí? ¿Qué hago con el pedazo que no está? ¿Qué carajo hago con la voz que ya no me calma? ¿Cómo se vive sin eso? Yo no sé, la verdad… Mejor hubiese sido que nunca me enamorase… Claro, una vez me dijiste: ¿qué puede saber lo que es besar, el que nunca besó? Sí, entiendo… ¿Qué puede saber alguien lo que es volar, si nunca se enamoró? Y yo no quiero arrastrarme como un gusano atrás de mujeres vanamente. Y no puedo. La verdad, no puedo. Me gustan muchas, sí. Incluso hasta se me para con algunas, cosa que pensé que no iba a pasar. Pero no vuelo. Y lo peor no es que tengo un polvo mediocre. Lo peor es que después del polvo quiero que se vayan, igual que la escena de El lado oscuro del corazón… Aprieto el botón y a la mierda. Porque lo mejor de un polvo… sí, sin duda, lo mejor de un polvo, es el cigarrillo o el vino del después. Cierto: vos una vez me dijiste, porque yo me acuerdo algunas cosas aunque sea un colgado: lo loco del amor no es que uno quiera dormir todos los días con la misma persona; lo loco es que quiera despertarse con la misma persona.”




“Tengo una buena noticia. Con el fulano que conocí ya nos vimos tres veces. No te rías, ¿no me vas a decir que no es un notición? ¿No me vas a decir que en los tiempos que corren, no es un milagro? ¡Tres veces! Y me parece que se viene la cuarta. Si me preguntás si cogimos bien, mal… la verdad qué se yo… Mal no te podría decir; excelente tampoco. Pero que yo quiera ver a un tipo más de dos veces, ¡tres!, es un milagro. ¡Y que el tipo me quiera ver a mí! Y hay algo más y ya sé lo que me vas a decir cuando te lo diga: lo extraño cuando no nos vemos. Y lo que me vas a decir te lo digo yo y listo: estoy un poco al horno. Y ya sabes que no es por no estar sola... ¿Viste cuántos tipos pasaron por el café de la esquina y así como pasaron, siguieron su ruta? Pero bue... con este me parece que a pesar de que no le gustan los gatos, ahí vamos a ver qué hacemos, tanto a él como a mi me parece que se nos está viniendo la noche... O el amanecer. Hace mucho que no veo el amanecer... Hace mucho que no amanezco... Ya estoy pensando en el mar... Le gusta el mar. Hace años que vengo pensando sólo en finanzas, en créditos, en plazos fijos, en impositivas... Yo pensando en el mar... Que loco. Falta que hablemos del perro que vamos a comprar y te mando la tarjeta de casamiento.”




“No entiendo la gente que pone tiempos para la convivencia… Con mi primera ex nos fuimos a convivir después del mes de conocernos y estuvimos muchísimos años, yo no diría que fue calentura solamente ¿no? Con mi otra ex también: a las semanas, ya estábamos despertándonos juntos… Y ahora con esta, qué se yo… Si será apresurado, o no… Pero los dos tenemos ganas de abrazarnos más seguido que de costumbre… Mi jefe me decía “fíjate, es rápido” pero ¿cuál es el parámetro? El tiempo es tan corto… Si total, si se va a terminar, se va a terminar cuando sea el momento, independientemente si espero uno, tres o cinco meses para convivir, ¿no? Ahh, claro: ahí está la cuestión: me voy a convivir rápido justamente porque sé que se va a terminar. Los otros deben pensar que hay tiempo de sobra, que las cosas son eternas, ¿no? Allá ellos… Ahora entiendo porqué los jóvenes tienen noviazgos tan largos sin convivir... Yo ya estoy entrando en mis cincuenta... Vivo lo que siento. Hago la mudanza, comunico mi decisión y a la mierda. A ver si se termina antes de que pueda vivir algo lindo, y demostrarle que puedo… Después de todo, el tiempo no se mide con el calendario sino con la distancia. Cuando uno extraña, el tiempo pasa lentamente, o quizás muy rápido.”

MAP
Sigilosas reflexiones
X / 2015
ARTE:
Dale Atkinson
[ Reino Unido, 1962 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores