Ir al contenido principal

Muertes.









I

Salgo de ver Artaud.
Antes de entrar paso frente al lugar donde semillas y espinas alguna vez brotaron.
Entro al teatro, pensando en ese cuarto, en esas escaleras, en sus paredes con estantes frágiles, y con una cafetera, y con velones que escoltaban el gozo.
Una pareja, a mi lado, se abraza antes que las luces bajen.
Intuyo que en breve sus manos se enlazarán en la oscuridad.
Los actores me hablan de torpezas, de mierda, de dolor, de rencores, de mezquindades.
También me hablan de crueldad. Y de psicosis. Pero no hay locura en esa obra. 
Locura robusta, locura radiante, locura de la noble.
Artaud, la poesía, la habitación, la locura...
Salgo y miro nuevamente ese lugar: ¿y si no hubiese sido cierto?
Saco una torpe foto. Imposible graficar mi rendición ante el amor.
Hambre, soledad, amor: raíces de idéntico árbol. Márgenes de la vida.
Al bar de abajo fui solamente una vez, que te esperé como tantas veces...
Hotel 1546. Una farmacia en una esquina y un Chino en la otra.
Me resultan figuras cercanas. Y a la vez, tan misteriosas.
Me hubiese gustado esperarte en la esquina bajo el chubasco de anoche...
Artaud: Allí donde huele a mierda, huele a ser.
Levanté por última vez la vista; bajé la cabeza, alargué el paso, y pensé:
ayer fuimos uno, hoy es dos.

II

Mi padre murió un día dos. Mi padre murió de pie.
Llorando porque pedía estar con mi madre.
Hace ya dos años yace, rodeado de estiércol y barro y soplo, en esa Plaza singular.
Lo último que hicieron sus manos, antes de caer al piso, fue una conserva de ajíes para mi.
Ajíes rojos. Ojos pálidos. Manos grises. Ajíes rojos.
Dejó un trozo de cáscara en la basura: sólo eso.
Antes de que cayera me llamó llorando, diciendo que quería estar con ella.
Bueno pa. Trata de ser fuerte. Ya empezó octubre, en unos días cumplís años.
Pero no paraba de llorar. No quiso cumplir más años.
Cuando cortamos, algo intuí, pero lo supe después. Al otro día.
Las palabras últimas que pronunció su corazón fueron: chau marcelito.
Estaba con la campera y el gorro puesto, y su bufanda marrón, cuando lo encontré rendido.
No puso cerrojo en la puerta.
¿Habría considerado seguir un poco más..?
Quizás ya no se necesitan cerrojos donde tenía pensado ir...
Sigue escoltando a mi madre, como siempre.
Allí quiso él que ella esté, esperándolo. 
Para ser uno.


MAP
Muertes
02 / X / 2015
FOTO:
MAP

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores