Ir al contenido principal

Histeria Masculina, Neurosis Universal.








Hola Marcelo, como estas? Te escribo un poco para compartir esta cuestión de la histeria que muchos del campo psi catalogan en la mujer. También mi ex pareja me catalogaba de histérica y resulta que él es un histérico total. Yo nunca actué ni dije las barbaridades histéricas que él llegó a pronunciar. Me celaba todo el tiempo. Tenía frases permanentes como: "¿Que tiene ese tipo que lo miras tanto?"- o "Yo no sé cómo podes estar conmigo si te gustan esos feos"- Siempre preocupado por su estado físico, su gym, su peluquero, lo que se rotuló socialmente como un Metro-Sexual. Cuando discutíamos le agarraban brotes histéricos y comenzaba a romper lo que estaba a su alcance, así, al antojo. Yo, que soy histérica de chiquitita, nunca hice cosas parecidas. Por suerte logré zafar y me divorcié; soy actriz y admito que tenemos una cuota de narcisismo y de histeria importante; pero mi ex era vendedor de seguros y me ganó lejos!

Estoy convencida de que se trata de un neurótico histérico y no de un psicótico; por eso me pregunto por qué los analistas hablan de la histeria en femenino cuando en el varón se encuentran casos de lo más paradigmático. Gracias! Saludos, M. S.




Hola; bueno. Dos cosas: primero) es cierto que hablamos de “la” histeria y “la” histérica; pero por una cuestión de convención incluso freudiana. Segundo) hay analistas que son netamente freudianos en este punto (aún siendo lacanianos, digo) que entienden que la histeria está en la mujer, y la obsesión en el varón.


Particularmente no pienso así y por varias razones. La principal es clínica: el dispositivo muestra a diario (¡y la vida también! como te pasó a vos y a miles y como vemos en los gimnasios de varones con sus espejos rebosantes de imágenes o en las cirugías estéticas masculinas) que el síntoma histérico está en ambos sexos. La otra causa es que hablar de “la mujer” es ya un problema de significación. Hay que pensar a los goces en función del Seminario XX y su esquema de sexuación. No se corresponde el sexo anatómico con la sexualidad, que es netamente cultural. El lado FÁLICO es el lado neurótico: histeria, obsesión y fobia. Por eso también Lacan prefirió decir que “La Mujer no existe”; hay una x una, pero “la” no. Por otro lado: la histérica (o el histérico) al ser fálico y ubicarse del lado MACHO (como prefería llamar Lacan al lado HOMBRE) se podría decir que “no tiene una definición sexual de objeto”; de allí que la bisexualidad se encuentra en síntomas histéricos, cuando no es un subterfugio en defensa de una homosexualidad. 

Finalmente: los síntomas neuróticos no tienen connotación directa con la elección sexual de objeto; por lo tanto no entiendo por qué hay analistas que siguen prefiriendo pensar que la histeria es patrimonio de la mujer. Y convendría, creo, pensar que la Estructura está en el discurso y la POSICIÓN que adopta el Sujeto: la histeria (al igual que la obsesión pero con una posición diferente) se define de varias maneras. 




Desde el punto de vista freudiano; en sus primeros escritos Freud denominó "histérica" a todo aquel sujeto que tuviese aversión al coito. De allí el coloquial "mal cogida". De aquí pasamos al famoso "vómito" o asco y a todas sus variantes sintomáticas. Ahora: desde el punto de vista del goce y de la posición discursiva, la histeria se define con este axioma: "hacerse desear"  (por algo el lenguaje coloquial -siempre sabio- la define como "la/el calienta pavas") es decir: desear ser deseada; o -lo que es lo mismo desde el Seminario 6- tener un deseo insatisfecho: recordemos La Bella Carnicera y su famoso sueño asalmonado donde también está clarísimo todo el circuito de la identificación a la Otra. De allí pasamos a un sujeto que sostiene al Padre pero por su desfallecimiento (por lo que no da) y a la necesidad de "vestirse" con la mascarada. Pero no deberíamos inquietarnos por eso: el psicoanálisis nace gracias a este principio, aconsejo leer el "Elogio de la histérica" (1973) de M. Safouan. Saludos, MAP.



ARTE:
Tim Burton
[ California, EE.UU., 1958 ]


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores