Ir al contenido principal

Haití










Siempre se repite la misma historia.
Cada individuo no piensa más que en sí mismo.
SÓFOCLES [ Colono, 496aC / Atenas, 406 aC ]

La República de Haití, cuya superficie territorial es más grande que Israel y apenas más chica que Bélgica, es uno de los países más pobres del mundo. Tiene la renta per cápita más baja de todo Occidente. Su promedio de longevidad humana es de 54 años. Más de la mitad de los niños mueren por desnutrición y solo el 52% de la población está alfabetizada.  Si a esto le sumamos las devastaciones climáticas por terremotos y  huracanes, tenemos un combo de lo más interesante.

Los gobiernos de los países poderosos suelen renovar su monto de ayuda para los haitianos. La primera potencia del mundo así lo hace anualmente. Pero parece que no alcanza. Parece que Haití, como alguna vez escuché, está maldecida por alguna brujería. Se ha analizado por ahí que el 95% del dinero regresa al lugar de origen.




Hace meses, tomando un café con un médico de República Dominicana que decide instalarse en Argentina, me comentaba que su país tiene toda una cruz con los haitianos que desean entrar en él. Pero digamos que a Dominicana tampoco les va muy bien... Es decir que el muerto se ríe del degollado y además se cita en el cementerio de este mundo capitalista.


La abolición de la esclavitud en Haití fue en 1789. Los manuales de Historia exponen que su independencia fue declarada en 1804. Su escudo, al igual que el de Francia - de quien fue colonia - reza: libertad, igualdad y fraternidad.  La mitad de su población vive con menos de un dólar diario. La otra mitad, con menos de dos. Sin embargo, cada haitiano tiene una deuda externa con el Fondo Monetario de aproximadamente cien dólares. El poder narcisista –el egoísmo político, la codicia, el abuso, el afán de posesión y usufructo infinito (es decir: de goce sin Ley) pueden producir esta paradoja con una hermosa isla tropical desbordante de dolor e indigencia.

Marcelo A. Pérez
Potestad
X / 2015
ARTE:
Philippe Dodard
[ Port-au-Prince, Haití. 1954 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores