Ir al contenido principal

El Sujeto Psicótico en Lacan.









Jacques Lacan nos recordó muchas veces que la Verdad tiene estructura de Ficción; es decir que hay que entender que para un analista la "Novela Familiar" o el Mito con que el sujeto llega a su análisis y despliega su fantasma es siempre Verdad. Sea éste un sujeto psicótico ["Las paredes me hablan" o "El vecino me persigue porque es de la CIA"] o sea un sujeto neurótico ["Mi mujer tiene un amante" o "Los mosquitos transmiten el hiv" o "No se me para porque mi mujer cocina mal las lentejas"]. Todo MITO nos puede parecer un disparate, pero es a partir de allí que el Sujeto conforma su novela, abre sus significantes y sostiene su síntoma o su delirio.

En estos días -en uno de los Grupos que coordino- estamos leyendo el Seminario 16. En su clase 12, por demás una de las clases fundamentales de dicho Seminario, Lacan (que no por casualidad vuelve a recordarnos su ponencia en el Seminario 7) nos introduce más puntualmente al Das ding; al goce, a su ética en juego, y a la cuestión del Saber y la Verdad, objeto-a mediante. Es decir que el eje Saber-Verdad-Goce-Ética está atravesado por el objeto, por la falta; por eso en dicha clase Lacan hablará justamente de la sublimación y de la función del autor (recordando la conferencia que M. Foucault dictara en 1969) y puntuará el material de los Sueños como el "Acontecimiento Freudiano" por excelencia. Sin olvidar -claro, y como nos recordaba Freud- que el Sueño del neurótico es el delirio del psicótico.






En la última semana he recibido dos correos y un texto por face, donde se cuestiona la duda sobre el psicótico y su estatuto [lógico] de sujeto del lenguaje. El eje en común de estos interrogantes es si el psicótico es un sujeto y, además, si –por lo tanto- desea. En uno de los mensajes me dice textualmente un colega: No me queda en claro el tema del objeto (a). […] Acá dicen que el psicótico lleva el objeto en su bolsillo.”   Esto es un modo de decir que no hay extracción de objeto en la psicosis; es decir: que el psicótico lo sigue llevando él mismo [“en su bolsillo”] a diferencia –supuestamente- del neurótico que lo extrajo y le quedó en el Otro. Esto también es una falacia puesto que el objeto siempre es mitad del Sujeto y mitad del Otro. Ahora: lo que intento re-producir en este posteo es algo que muchas veces he escrito en relación a este tema. Lamento que ciertos discursos Amos-Universitarios que se propagan con mucha facilidad incluso en las Residencias Hospitalarias (y que por lógicas cuestiones de formación, los psiquiatras repiten ecolálicamente); caigan en la axiomática –totalmente iatrogénica para la clínica y falaz para el andamiaje teórico- de que en la psicosis no hay represión y –por ende- no hay extracción de objeto ni deseo.

Reproduzco algo que he escrito en otro posteo (http://psicocorreo.blogspot.com.ar/2013/02/las-psicosis-que-nos-consulta.html ) e invito al lector a dirigirse a otros posteos de mi blog donde he versado sobre este tema.  

Si el psicótico no reprimiese directamente no hablaría. Para hablar es necesario reprimir. No soy yo quien lo dice, ojalá hubiese inventado algo nuevo; fue Freud y fue Lacan. Y muchos analistas también piensan lo mismo porque hemos leído a Lacan más allá de Lacan, cómo él ha sabido leer a Freud. Si el psicótico no reprimiese no se angustiaría. Y basta verlos en los hospitales o en nuestras consultas cómo y a qué nivel padecen la angustia: por lo demás, afecto netamente humano. Los animales pueden huir ante un peligro, pueden tener “miedo” (significante-humano, valga el pleonasmo) pero no tienen angustia: la angustia –leamos a S. Kierkegaard por ejemplo- es netamente humana. Que un sujeto forcluya no excluye a que reprima, y viceversa. La Behajung del Falo y la Austoussung del objeto son recíproca y morfológicamente constituyentes de la Estructura.

Reproduzco aquí lo enunciado hace algunos años:



En la Vulgata psicoanalítica suele hablarse permanentemente de que en el psicótico no hay extracción de objeto. Esta enunciación no se escucha sólo de alumnos; sino de colegas que dictan clases en las Residencias Hospitalarias y en varias Escuelas, de colegas que forman colegas.

Dentro de poco vamos también a oir que el psicótico no habla. Si en realidad se entendiese que decir lo primero implica ipso facto inferir lo segundo, se dejaría de repetir ecolalicamente y sin la menor coherencia técnica estos enunciados que fueron extraídos de una lineal y reducida (y escolástica) lectura de la obra de Lacan. 

Sabemos de colegas profesores de Residencias, y obviamente de residentes en formación, que se espantan cuando escuchan que algunos podemos decir que en el psicótico hay represión y en el neurótico hay forclusión. Como si la represión fuese exclusiva del patrimonio neurótico y laforclusión únicamente de la estructura psicótica. 

Nos preguntamos permanentemente si se dan cuenta de que ese espanto no es más que la vacilación fantasmática que se les produce, vía la angustia obviamente, por encontrarse perdidos cuando la teoría no los abrocha a significante alguno. Pérdida que se incrementa más todavía cuando se chocan con la praxis que les permite verificar lo contrario a lo que enuncian en su discurso universitario. Nos preguntamos: ¿Sabrán que para hablar hay que reprimir? ¿Sabrán cual es el mecanismo adyacente al hablaje del sujeto e incluso la función psíquica, como dirían en psicología, que se juega, en dicho mecanismo? ¿O pensarán que un psicótico es un brotado 24/365 y, a la vez, que un sujeto que no ha desencadenado un brote, no puede ser un psicótico estructural? Nos asombra que todavía haya analistas -y no decimos psiquiatras, los cuales obviamente se justificaría por su formación- que piensen que diagnosticar una psicosis depende de la existencia de alucinaciones o delirios. Como si nunca hubiesen escuchado delirar a las histéricas o alucinar a los fóbicos.

Estos conocidos enunciados, concatenados y derivados, llevan a deducciones disparatadas:

Un psicótico no hace extracción de objeto”,  por  lo tanto: 

“Un psicótico no se constituye como sujeto”, por lo tanto: 
"Un psicótico no tiene deseo", por lo tanto: 
“Un psicótico no se angustia”, por lo tanto: 
“Un psicótico tiene certezas”, por lo tanto: 
“Un psicótico no demanda”, por lo tanto: 
“Un psicótico no puede amar”, por lo tanto: 
"Un psicótico no hace transferencia", por lo tanto:
“No existe el psicoanálisis de las psicosis”.

¿Disparatado, verdad? Máxime cuando también escuchamos su contra-enunciado: "Lacan dice no retroceder ante la psicosis". ¿Se trata de un análisis especial o de una simple psicoterapia de apoyo? ¿Qué nos autoriza a decir que en la psicosis no hay análisis, cuando en realidad la función del analista -tanto en la neurosis como en la psicosis- debe pivotear la misma operación? ¿No hay acaso psicóticos cumpliendo tareas de jerarquía en empresas e incluso en instituciones de salud? ¿No hay psicóticos en el arte y en la ciencia? ¿Impide ser psicótico tener una relación objetal con un otro, vía un Otro? ¿Cómo se puede decir que el psicótico no hace Transferencia? ¿Cómo se puede afirmar que en el psicótico no hay Fantasma, cuando sin fantasma es imposible percibir realidad/operativa alguna? ¿Cómo es posible no entender que hay avatares fálicos que producen distintas vacilaciones fantasmáticas que modifican cada Realidad? ¿El psicótico es un agnósico o un delirante, todo el tiempo? ¿Y cuándo alguien no se reconoce al espejo, es ya un psicótico? ¿Y el sujeto que perdió un miembro y luego lo percibe, es un psicótico? ¿Y los niños que golpean, que rompen vidrios o escriben paredes o que incluso dibujan transparencias, son ya psicóticos?




El trabajo analítico a partir de Lacan, ha marcado una pertinencia sólida en el trabajo con psicóticos. Proviniendo Lacan del campo de la psiquiatría e incluso agradecido a su maestro Gaêtan  De Clreambault –quien no lo reconoció y acusó de plagio- parece lógico que las psicosis ocupen a partir de su tesis doctoral, un lugar clínico y teórico de preeminencia. 

Y así como Freud acota el campo de las psicosis por problemas justamente de transferencia -y en un contexto dónde estaba intentado parir su obra- Lacan ha renovado y puesto de bastión el significante del Nombre-del-Padre como eje paradigmático de toda Estructura, para lo cual las psicosis le sirvió notablemente.

Sin embargo, la colisión entre los conceptos preformados y la praxis con psicóticos, ha permitido una nueva  lectura lacaniana que renueva y amplía la interpretación de esta Cuestión. Ya no se trata del Nombre-del-Padre sino de los Nombres (en plural) de un Padre-que-Nomina. Y esto sumado al último Lacan que ha abordado, vía el sinthome, la problemática de todo parlêtresujetado al Otro. Pero la problemática con los mecanismos de defensa (común en todas las estructuras) ya estaba en el Freud de 1894 ("Las neuropsicosis de defensa") y Lacan lo sabía. 




Como dice Juan David Nasio: "Es asombroso que esta comprobación clínica, harto trivial en definitiva, que Freud señala con frecuencia y que se corrobora sin cesar en nuestra práctica, no haya conseguido todavía desarraigar definitivamente el error de generalizar de manera indebida la circunstancia de un episodio psicótico al conjunto de las realidades del sujeto. Un paciente alucina o delira: irremediablemente, sin discriminación, se lo cataloga de psicótico; es como si se tratara de un tic mental del psicoanalista, determinado por la inmensa importancia acordada al hecho de la psicosis. Importancia enceguecedora , que no nos deja matizar ni pensar una compatibilidad acontecial, en una misma persona, de realidades mixtas, producidas por represión y producidas por forclusión."

Marcelo A. Pérez
El sujeto psicótico.
X / 2015
ARTE:
Alexander Jansson
[ Uppsala, Suecia ]
www.alexanderjansson.com

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores