Ir al contenido principal

Miradas del film del mundo / Pelicónicas






La idealización del amor tiene en el film una clara disidencia con el cine romántico y almibarado porque Amelie no huye en ningún momento del componente sexual, recurrente desde el inicio del filme. La concepción de Amelie, la interesante pregunta sobre el número de orgasmos en un momento determinado, el polvo de la estanquera y el cliente en el lavabo de la cafetería o el trabajo de Nino en un sex-shop, sitúan al sexo en lugar central de las relaciones humanas y de su expresión suprema, el amor. El opuesto de este universal, la soledad e incomunicación, está presente también en el film. El ser humano occidental vive rodeado de artilugios y mecanismos de expresión y comunicación, y, paradójicamente, está solo y se siente desamparado.


– Javier M. Tarín




La obra constituye una inquietante inmersión en las paradojas de la identidad corporal, sexual, mental y social. Sus personajes son víctimas de un proceso de transformación física y mental que los conduce indefectiblemente hacia la muerte de lo que eran. El film nos muestra que la condición absoluta del objeto del deseo se fija en una ilusión y una escena fantasmática. Y que sin ese sostén ilusorio, la relación amorosa cae. Cuando Song dice: “Sólo un hombre sabe cómo se supone que debe actuar una mujer”, habría que agregar: “para otro hombre”. Modo cronenbergiano de plantear que “La Mujer no existe”, y que por lo tanto el hombre debe inventarla en una fantasía que sostenga lo contrario.


- Eduardo Laso




Saltó al vacío en una dulce añoranza. Amo y señor de una profunda oscuridad, de un misterio, alado, montaraz. Esclavo de una temporalidad que no resigna; presencia espectral, sin espejos, sin imágenes, víctima de una sed otra. Vaga errante por el abismo infinito de los tiempos. Presa de un amor intemporal, que en la acechanza, el hastío y la desesperación, lo sumergen en el más profundo desenfreno. Al beber el néctar embriagante de la libertad condena en una brutal iniciación al sublime eterno retorno de lo mismo, de un idéntico amor imposible, porque ¿qué sentido tiene la inmortalidad si no estás a mi lado?

- Natacha Salomé Lima


Proyecto Pelicónicas
Miradas del film del mundo
 Cátedra Salomone de Diseño Gráfico de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo [U.B.A.]
conjuntamente con la Cátedra de Psicología, Ética y Derechos Humanos, de la Facultad de Psicología [U.B.A.]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores