Ir al contenido principal

La moneda del síntoma...








"Encuentra a alguien que ames y vive como si cada día fuera el último."
Alfie.

"Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes."
Amores Perros

"El fracaso nos enseña que la vida es un proyecto, un interminable ensayo de una obra que jamás se estrenará."
Amélie

“¿Viste esas cosas que te suceden una, dos, como mucho tres veces en la vida..? Bueno, así es lo que estoy viviendo. Desde que nos vimos la primera vez no dejamos de pensar en el otro. Y ni hablar cuando nos tocamos... La llevé a mi casa dos días después; sí, me cebé un poco, pero conozco casos peores; que se levantan a alguien en la calle y se la llevan al toque... Aparte quería que conozca mi casa nueva, y para eso me mudé: para empezar a vivir otra vida, ¿no? Tampoco iba a preparar nada extraordinario, algo tranca para estar relajado, así que unos quesos, un pate y un vino. ¿Viste cuando no solo es la charla lo que te seduce sino que hay algo por debajo, algo muy fuerte, que como que no querés que se termine esa charla pero a la vez querés besarla y abrazarla? Y después bueno… Ufff… ¡Dios! Cuanto hace que no vivía algo así: un polvo, y después otro, y dormir abrazados, y después otro polvo a la mañana... Ufff... ¿Sabés cuánto hace que no me pasa esto? Ahora por fin comprendo lo que es vivir el hoy, ahora me doy cuenta que me tendría que haber separado antes. Sostener una ficción, jugar al matrimonio feliz, al como si... ¡Hace años que no garcho como la otra vez! Y sobre todo, que no vibro. Salimos a desayunar al mediodía y ya íbamos de la mano... Y pensar que cuando nos vimos por primera vez no pasó nada, apenas si le tiré un beso rápido y me fui avergonzado, como si fuese un nene que acababa de robar una manzana... Yo, de nene, una vez robé una manzana y me escondí para comerla en un taller mecánico. Ya no quiero esconderme... Ahora me doy cuenta lo patético de la gente que sigue junta sin sentir deseo... Que absurdo. Es que hay que atreverse a vivir el deseo, ¿no? Esto es más de lo que yo esperaba. Porque separarme ya fue increíble. Con un hijo, después de tantos años... Y ahora animarme a vivir algo así con otra mujer con tanta diferencia de edad... Ufff..! Sí, es pendeja, pero bue, me gustan así… Y esta es una pendeja con todas las letras: tierna como toda pendeja, sonrisa de pendeja: siempre con esa hermosa sonrisa de pendeja; dócil, frágil, libre… La manzana ya no hay que robarla para comerla. Ella está saliendo de una relación de mierda, un ex un poco patético, fóbico mal, que no se atrevió a convivir con ella en los dos años que estuvieron juntos, un boludo bah…  Nos wasapeamos todo el tiempo, ¿sabés lo que extrañaba que alguien me extrañe? ¿Sabés lo que extrañaba extrañar? Ufff! ¿Sabés que no me molesta nada que me mande todo el tiempo mensajitos? Y pensar que hay boludos que se la dan de machitos, el otro día en el club uno me dijo “¿cómo vas a estar atrás de esta mina así?” Lo miré y pensé: “Pobre… Toda su vida sólo… ¿Qué le voy a contestar? Si ni sabe lo que es que alguien te espere a la salida del laburo, o con una vela encendida…”  Esta pendeja es tan honesta, me parece que no tiene desperdicio: no hay máscaras aquí… Es así, recontra fiel, ufff! La semana pasada ella me dijo si pensaba que podíamos convivir algún día. ¿Algún día? ¡Yo quiero convivir ya! Pero obviamente no voy a decírselo así; al contrario: la miré sorprendido; no vaya a ser que crea que estoy hasta las manos… parecer un desesperado como si se terminase el mundo... Pero... ¿Y si se termina?”




“¿Qué se hace cuando hacés tanto por alguien y esa mina no es capaz si quiera de tener la delicadeza de regalarme algo para el primer aniversario? ¿Qué se hace cuando uno está hasta las bolas, deja una relación de tantos años y con hijo, se va a vivir al piso de una pensión, arriesga su trabajo incluso, sale de la mano con una mina veintisiete años menor que parece tu hija y los coches te gritan pedófilo… y ella le importa tres carajos los códigos y a la primera de cambio te echa del propio depto que vos pagas o después de cuatro años, por una separación, se va a dormir con su ex? Con su ex… Con el mismo hijo de puta que criticó y que dijo que era un infeliz. ¿Qué se hace? Porque hace ya cinco años, casi seis, que esta mina me saca canas verdes… Sí, es cierto: no me separo. No puedo. Algo tiene, algo tengo… Pero ¿hasta cuándo me voy a golpear contra la misma piedra? Ufff… ¿Sabés qué es lo peor? Que yo quería una pendeja: bueno. Es pendeja. Y lo peor es que no me banco. Yo tenía planes… ¿Pero cómo hago un proyecto con una pendeja que no le importa nada de nada, que se peina, se produce, se mira al espejo y se ducha con burbujas de colores, todo el tiempo? Pregunto, ¿no? ¿Podrá existir otra clase de pendeja? ¿O es siempre así? Sí: puedo comprar eso de que las minas son todas histéricas; puedo comprar también eso que decís que buscan a un Amo para después voltearlo y satisfacer su ego; pero ¿son todas así? Ufff… Porque cuando me enamoré de la primera novia, ella tenía doce años menos que yo, y no era así… Por lo menos preservaba un poco la relación… Porque puedo aceptar muchas cosas, pero que no proteja un poco al tipo que le da placer, que la cuida y que la contiene, no lo entiendo… Yo no te digo que no grito, que no discuto, que soy un santo; pero tengo que concluir que estuve con una loca de atar… ¿O entonces hay que vivir el hoy pase lo que pase, sin cuidar al otro, sin importarte nada más que el deseo y el romanticismo? Yo ya no sé; sólo sé que es una pendeja. Una mina endeble, ambivalente, ciclotímica, que te dice te-amo y cuatro años después se acuesta con el ex, un fóbico boludo que no fue capaz de vivir a pleno un romance… Ufff: cero fidelidad a sus palabras... Una pendeja que no tiene idea lo que son los códigos; tengo que pensar que es pura máscara, pura mentira: te dice que te ama locamente y después entra un día a la casa, apaga con sus dedos totalitarios el incienso que acabás de encender y para completar el fascismo, dice: "en esta casa no se encienden inciensos"-  Es de locos: trata igual a su pareja que al vecino de enfrente: o, mejor dicho, al desconocido lo trata mejor… Todos tenemos una máscara, pero hay gente que no tiene cara...  ¿Será una ilusión surrealista mía? Y ni hablar de sus brotes de pendeja loca cuando le tocás la imagen… Ufff… La fragilidad que pensaba es pura ligereza, se quiebra al instante; una pendeja que se cree con la libertad de hacer lo que se le canta; con esa sonrisa forzada siempre, porque cómo ella no va a mostrar su dentadura del orto y demostrar que es feliz; una pendeja que no valora absolutamente nada de lo que hice por la relación… Una pendeja con todas las letras. Es de loco… ¿Qué estoy haciendo mal?”

[ El neurótico se engaña con el imaginario: es –después de todo- un engaño coherente: el imaginario excita; pero el S1 enamora. Nadie se enamorará del tamaño de unas tetas o de un pene; ni de un color de ojos, o de un color de piel, ni del grosor de unos labios o de unas caderas: pero es vía el imaginario que el Sujeto se predispone a instalarse en el otro. Sin embargo sólo vía lo simbólico, sólo a partir del Síntoma (que llega desde lo Real), es que se producirá el hechizo.  

Tesis que vengo repitiendo no sin que la permanente escucha de los analizantes y de la vida cotidiana la confirmen: nos enamoramos de lo mismo que nos va a terminar separando. ¿Por qué? Porque nos enamoramos del síntoma. Y hasta se podría decir que cada discusión de pareja pone en la mesa al síntoma de cada uno. Recordemos: “El YO es –como tal- un síntoma.”- Lacan dixit. Relacionemos: el amor es un engaño: el YO es un engaño; ergo: caeremos en ese engaño indefectiblemente. Lo que al comienzo era un rasgo que tomábamos con benevolencia y hasta predilección (porque engarzaba perfectamente con nuestro narcisismo) después se transformará en el más detestable síntoma del otro.  MAP / http://psicocorreo.blogspot.com.ar/2015/08/el-yo-sintoma-y-engano-rasgo-unario.html ]

[La palabra máscara tiene un origen etimológico remoto en la palabra árabe “mashara”, con significado de “bufón” de donde pasó al español, y designa una ficción que oculta la realidad.
En griego la máscara era lo que ocultaba el rostro, y de allí derivó persona, que era quien era oído en el teatro con gran resonación en su voz.  Estas máscaras eran llamadas por los griegos ‘prósopon’, que significaba: cara, máscara, aspecto. De este modo pasa al etrusco ‘phersu’, luego fue tomado por el latín.]

MAP
Ufff…
[ O las dos caras de la misma moneda.]
09 / 2015
ARTE:
M. C. Escher
[ Holanda, 1898 / 1972 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores