Ir al contenido principal

GOCE - CASTRACIÓN







Marcelo. Es la segunda vez que te escribo. Soy uno de los que te pidió hace dos años que cuelgues una charla sobre el goce. Por fin llegó: Me pareció excelente. (...) Te escribo ademas para agradecerte, para preguntarte como se resuelve estar paradoja, clínica y teórica, de la cuestión. Es decir: si el goce es, por un lado, lo que no sirve para nada, y por otro lo que sin él seria vano el universo, ¿qué hacemos con él como sujetos para obtener, sin sacrificarlo (entiendo que tampoco se podría), una posición "menos pulsional", que nos permita un equilibrio? Espero puedas responderme, abrazo grande! Diego F. L.




Hola Diego, gracias por tus elogios. Que bueno que el video último haya gustado tanto a vos como a los miembros de tu Grupo. Entiendo bien a que te referís y justamente ahí esta la cuestión: ¿que hacemos con lo mas inútil de lo inútil pero que sin embargo es lo que hace que nuestra vida no sea la de un arbusto seco? Justamente tu pregunta apunta a lo que también Lacan enunció: "El goce comienza con la cosquilla y termina en la parrilla"- es decir que si me rasco la piel un poquito porque me pica no pasa nada, hasta me produce placer; pero si rasco, rasco y rasco es probable que aparezca una úlcera rápidamente. 

Alguien me contaba hace poco que ya no puede mas con su relación: hay mucha pasión pero desborda, es decir: están casi a la parrilla... En los momentos que están bien están muy muy bien, pero cuando están mal son la peor pareja del mundo. Es un ejemplo claro de la bifrontalidad del goce.

Yo tengo una sola respuesta a esta cuestión, como bien la llamaste. Algunos ponen fichas a la meditación, otros van a rezar a un templo, otros creen que liberando energía en un gym quizás después la pulsión se apacigüe en la casa, otros se reclutan en un rincón y no hablan por semanas, otros huyen, y en fin, también queda divorciarse cuando los métodos ya no sirven... Mi respuesta es bien conocida por quienes saben a que apunta un análisis. Se llama Castración. Por eso, como decimos en esa charla, en todo Goce hay Castración. Ningún sujeto se castra sino para obtener un goce a cambio. Un goce menos mortífero. Como es bien descriptivo en esta ilustración que justo re-twittié, se trata de un goce en-castrado en la castración, que -como se sabe- debe aceptar la castración en el Otro para asumir la propia. Es decir: aceptar la falta en el Otro: no hay encastramiento posible, hay mal-entendido estructural por estar bañados por el Lenguaje: el amor, en el mejor de los casos, trata de suplir esa falta. Pero no hay amor sin castración. Cordiales saludos a vos y a tu Grupo! MAP

ARTE:
Lucian Freud
[ Berlin, 1922 / Londres, 2011 ]

Yetta / Ilustración
[ Córdoba, Argentina ]


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores