Ir al contenido principal

El YO: Síntoma y Engaño. Rasgo Unario, Goce y Amor.









El amor comienza en el cuerpo
¿dónde termina?
                                Si es fantasma,
encarna en un cuerpo;
                                        si es cuerpo,
al tocarlo se disipa.
                                    Fatal espejo:
la imagen deseada se desvanece,
tú te ahogas en tus propios reflejos.
Festín de espectros.

Octavio Paz, Carta de creencia, 2. Fragmento.
El fuego de cada día. [ 1989 ]



El arte, siempre el arte –y sólo el arte- puede expresar sin lesionarnos, la barradura de nuestro Ser. Es el arte que nos recuerda que no hay Ser, sino Falta-en-Ser. Porque la Obra de arte, objeto por definición residual del Sujeto, es ella misma la metáfora de esa falta. La caricatura -no por nada- degrada su imagen para recordarnos que, como expresó Jacques Lacan en su noveno Seminario: "… el ser está perdido en el basurero del Otro.”

La Obra de arte es escritura, y el Nombre Propio del Sujeto está ligado a la letra. Es pura sonoridad, como diría Lacan. Una pincelada puede diferenciar a un Picasso de un Van Gogh. Una serie de notas en un pentagrama diferencia un Bach de un Chopin. El estilo es el hombre, recordará también Lacan citando a Buffón. Ese Rasgo que portará el Sujeto, está antes que él. Por la misma razón que lo precede es que el Sujeto no tiene un deseo sino que el deseo tiene a un Sujeto, y por la misma razón es que el dolor de una perdida es la medida de un amor. El Sujeto se repliega, se busca a sí mismo, en ese Rasgo, en esa Marca.

Un Sujeto puede contarse gracias a que puede descontarse. En el Seminario 11 Lacan da el ejemplo: «Tengo tres hermanos, Pablo, Ernesto y yo». Si puede enunciarlo así es porque “antes de toda formación de un Sujeto, de un Sujeto que piensa, que se sitúa, ello cuenta, está contado, y en lo contado ya está incluido el que cuenta”. Esta Identificación es la que permite que el Sujeto pueda a posteriori descontarse. Este "borramiento" establece -vía significación fálica, vía Castración- el fantasma que luego lo tomará inescrutablemente. ”En el principio, fue el verbo”, esto quiere decir: en el principio es el rasgo unario”- Lacan dixit.

El Rasgo Unario freudiano (einziger Zug) fue especialmente, cuidadosamente, estudiado por Jacques Lacan. En realidad fue el maestro francés quien le dio total preeminencia en la teoría y en la praxis analítica. Identificado con el S1, el Sujeto puede descontarse del resto, puede abordar su singularidad y operará en consecuencia a este timón fálico. Esto no es un hecho trivial en la clínica. Muy pronto se escucha como cada analizante va con este S1 recorriendo su camino, a veces anclado en los archipiélagos más candentes.


Por ejemplo: si un Sujeto -via su S1- le fue dado ser "la luz de mis ojos", no tendrá seguramente la misma impronta que si el Otro le ha donado ser "el salame de mamá" (recordando a Masotta) o el "vago de siempre", o el "inútil" o el "salvador de la familia". Con estos títulos (verdaderos significantes que ninguna institución educativa puede reeducar) el Sujeto va por su vida y en ella se le juega el fantasma que, concomitantemente, despierta la acción/reacción. Si a un Sujeto –por ejemplo- se le juega en su fantasma el apotegma "vos siempre serás un inútil", entonces es muy probable que en cualquier discusión con amigos, padres, profesores o pareja, tratará de reaccionar ante esta premisa (vía pulsión, que -después de todo- no es más que la respuesta que puede ofrecer frente a la impotencia de sostener la Demanda) y -mas allá de que el otro no apunte directamente a su imagen- tomara ese eje imaginario. A diferencia del otro en donde se le juega “el salvador de la familia” y entonces su palabra estará acotada por dicho fantasma: el salvador no hace daño, el salvador no juzga, el salvador no discute, el salvador salva; y así su ruta. Todos los Sujetos están condenados a su S1. Esa es –justamente- la idea de atravesar un fantasma: no ser siempre el que el Otro ha destinado para nuestro guión, para nuestra historia. Esto, como sabemos, es el modo que el Sujeto –vía masoquista- pudo encontrar para hacerse amar: o –para decirlo mejor- para hacerse gozar. De allí que las relaciones de pareja van camino a repetir esta relación sintomática arcaica. Recordemos que en “Psicologías de las masas…” Freud plantea la relación entre la identificación y la formación neurótica del síntoma.

El Rasgo Unario sostiene la identificación imaginaria. Se requiere de este para poder terminar de construir el cuerpo, es decir, la imagen. El neurótico no tiene ventaja o desventaja sobre esto: creerse "el inútil" puede ser tan perjudicial como creerse "el genio": el problema es, justamente, creérselo. De allí que el Sujeto es tomado por este fantasma y no solo tiene posibilidad de reaccionar pulsionalmente, al no tener un análisis que le permita escucharse ni la posibilidad de distinguir que, por ejemplo, el otro imaginario –el semejante- no es el Otro. El neurótico buscará, imaginariamente, el signo que le permita autentificarse y -a partir de allí- constituirá su Ideal.


Dice Lacan en la clase 7 del Seminario X: “¿que aparece para nosotros revestido o no de ese encanto, de ese brillo deseable, de ese color —así es como se designa en chino a la sexualidad— que hace que el objeto devenga estimulante precisamente al nivel de la excitación?  ¿Dónde se situará ese color preferencial?: yo diría que en el mismo nivel de señal que también puede ser el de la angustia, o sea en el nivel i'(a). Entonces se tratará de saber por qué, y lo indico de inmediato para que vean a dónde quiero llegar, por la ramificación del investimiento erógeno original de lo que hay aquí en tanto que a, presente y oculto a la vez.”

El neurótico se engaña con el imaginario: es –después de todo- un engaño coherente: el imaginario excita; pero el S1 enamora. Nadie se enamorará del tamaño de unas tetas o de un pene; ni de un color de ojos, o de un color de piel, ni del grosor de unos labios o de unas caderas: pero es vía el imaginario que el Sujeto se predispone a instalarse en el otro. Sin embargo sólo vía lo simbólico, sólo a partir del Síntoma (que llega desde lo Real), es que se producirá el hechizo.  

Tesis que vengo repitiendo no sin que la permanente escucha de los analizantes y de la vida cotidiana la confirmen: nos enamoramos de lo mismo que nos va a terminar separando. ¿Por qué? Porque nos enamoramos del síntoma. Y hasta se podría decir que cada discusión de pareja pone en la mesa al síntoma de cada uno. Recordemos: “El YO es –como tal- un síntoma.”- Lacan dixit. Relacionemos: el amor es un engaño: el YO es un engaño; ergo: caeremos en ese engaño indefectiblemente. Lo que al comienzo era un rasgo que tomábamos con benevolencia y hasta predilección (porque engarzaba perfectamente con nuestro narcisismo) después se transformará en el más detestable síntoma del otro. 

Hace poco un analizante me decía: “¡Cómo recordé lo que me dijiste una vez! Me enamoré de su fragilidad, de su victimez; y ahora me separo porque no soporto más que esté siempre en la lona, drogado, caído, y encima se jacte de eso…” Es que el parelëtre no tiene más remedio que afianzarse en su síntoma: es lo más propio del Sujeto: allí (y con eso) goza. Sus amigos no lo saben –e incluso lo festejan: “pobrecito, él siempre pudo solito” o “que bonita, siempre tan ingenua”: pero sólo sus (ex)parejas -que lo han padecido de cerca- pueden percatarse que esa soledad o esa cándida ingenuidad se transforma en la mejor arma (armamento: vestido, máscara) para seguir afianzado en su narcisismo.  Es ese Rasgo que los delata. Es ese estilo. Y quien cae enamorado, cae imantado por ese engaño: espejismo -como en el arte, siempre- que es lo más real del Sujeto. Pero el S1 no es sólo el significante Amo (Llave, también lo llamará Lacan) que gobierna, sino que es letra. Otro analizante, hace semanas, decía que no podía olvidarse de su ex. Al pedirle que diga qué cree que lo enamoró de ella, dijo "La Frialdad". "¿Te das cuenta -recordé- que es la misma frialdad de la que te quejaste en toda la separación?"- "Sí, cierto: hija de puta, fría, no le importó nada."- Y pocos minutos después le pedí que se acuerde que era la misma "frialdad" de la que se queja de su madre. Allí empezó la Serie. Esta semana otro analizante (y -oh casualidad!- son todos varones los que últimamente vienen transitando el duelo amoroso; para los/as prejuiciosos/as que piensan que el varón no es un mimosón romántico: al contrario, creo que -en ese sentido y en otros muchos- es más débil que la mujer) declaraba: "Me separé porque quería cojer con otras, y ahora que puedo no me sirve... Sólo quisiera estar con ella". 


Es ese S1 que -como el Holandés Errante- anda buscando... Y, como bien se declara en el matema lacaniano, sólo hay Uno. Representa -de algún modo- la presencia de la falta que el Otro Dona. "Supe que habitabas en mí cuando interrogué tu ausencia"- declaraba Nemer Ibn El Barud. Esa frialdad es la que el otro partenaire querrá derretir con su fuego; esa victimez es la que el otro partenaire pensará transformar en digna solidez. Allí es donde se instala nuestro narcisismo. Y así vamos por la vida: engañado por el duende de nuestro YO. Porque da la casualidad que cada uno tiene su S1 y no está dispuesto -ni puede- desembarazarse de él. [Como dijimos en párrafos anteriores, ha quedado identificado con él.] Porque con él "aprendió" a ser amado. El S1 sutura su falta-en-Ser. De allí que el amor también hace lo propio con dicha falta. Por eso es desde allí que se sostendrá el Ideal-del-YO. Por eso también cuando estamos enamorados el Ideal-del-YO coincide con el YO-Ideal y nos sentimos plenos. Lógica pura: el otro se enamora de nuestro síntoma y nuestro narcisismo hace síntoma en el otro, y viceversa: cero problema. Claro que no es lo mismo entender que esto es puro engaño, a creérsela. Es decir: no es lo mismo castrarse ante un conflicto y bancarse la angustia concomitante de no ser ese -siempre ese-, castración adyacente al vacilamiento del fantasma; a estar petrificado -absorto- ante la propia imagen, sin poder atravesar esa sentencia del Otro.  Es allí donde decimos que, específicamente, el Otro nos goza. Es decir: no es lo mismo ser el falo que ponerlo en circulación vía significación fálica y perder un poco de goce para acceder al deseo y al amor. Reconocer(se) que en el amor también hay una herida pero quizás mucho más transitable que la herida arcaica de la vida.

El amor -vía engaño, donde el YO está a merced del espejismo, como en un cuadro de Magritte- posibilita que el síntoma (del otro) pase de lo dramático a lo cómico. Transforme el sos-un-inútil en la-luz-de-mis-ojos.  El problema -como dijimos- es cuando uno se la cree. Es decir: cuando se cree eso que el Otro le pronosticó -en su fantasma- para su Destino. Y -entonces- no puede más que relacionarse sólo de ese modo: juego que va camino a perder, ya que -boicot mediante- el fantasma (siempre masoquista) hará que se cumpla indefectiblemente ese precepto delegado por el Otro. Es cuando el Sujeto sólo puede actuar conforme a dicho axioma. De allí también que a veces los analistas decimos "los padres siempre tienen razón". Superar -cruzar para no crucificarse- ese mandamiento es responsabilidad de cada Sujeto: es decir, anudar el goce a una ética del deseo.

Marcelo Augusto Pérez
Del sos un inútil a la luz de mis ojos.
El Rasgo Unario y el engaño del amor. 
Agosto, 2015 ]
ARTE:
Catrin Welz-Stein
[ Baviera, 1972 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores