Ir al contenido principal

Slavoj Zizek: el chistoso.







Una de las cuestiones que se suele percibir a menudo en el análisis, es cuando el analizante (creyendo que “nada tiene de parecido” a Fulano-de-Tal, termina identificándose con el Fulano en el punto de escotoma que toda identificación comprende. Por ejemplo, hace poquito, una analizante (que también es analista y lo aclaro porque se ratifica que la teoría en el diván no sirve para nada; al contrario: siempre digo que los “peores” analizantes solemos ser los analistas) enunciaba una serie de puntos que criticaba de su madre. Entonces, al finalizar su relato, le recuerdo: “Ah! Te parecés a ella en eso…”- Y la analizante, sorprendida como si le hubiese dicho que hay humanos en Marte, enseguida no tuvo más remedio que reírse y confirmar. En la misma semana, otro analizante tuvo la misma patente experiencia pero con su padre. Lo mismo sucede entre los seres que nos rodean… Criticamos ciertos aspectos de algunos amigos, por ejemplo, y terminamos siendo exactamente iguales en ese aspecto justamente. Esto, en el plano teórico, confirma absolutamente la enseñanza de Jacques Lacan en lo que concierne a estadio-del-espejo; agresividad mediante. No son los opuestos los que se matan, sino los iguales. Y ese puede ser, muchas veces, el atroz destino que acaba con muchas relaciones. Esto tiene muchas vueltas técnicas psicoanalíticas; pero en su último texto al español, Slavoj Zizek –en uno de sus capítulos- resume con su habitual genialidad, este aspecto de la identificación; enseñanza que –sobre todo en su Seminario 9- Lacan nunca dejó de prestar atención, para percatarnos también de cómo en un sueño, el sujeto se desdobla en personajes, atributos y objetos varios. Slavoj Zizek, ratifica la declaración de Wittgenstein: “Una obra filosófica seria debería estar compuesta enteramente de chistes.” Merece recordarse aquí la conocida declaración de Oscar Masotta: "Lo inconsciente está estructurado como un lenguaje y el sujeto está estructurado como un chiste."  Ese es el verdadero chiste freudiano, que Jacques Lacan lo enunció así: "Soy el juguete de mi pensamiento; soy allí donde no me pienso pensar". Cito entonces:



A fin de relajarse tras su ardua labor de predicar y obrar milagros, Jesús decide tomarse un descanso a orillas del mar de Galilea. Durante una partida de golf con uno de los apóstoles, se encuentra con que ha de llevar a cabo un golpe complicado; Jesús lo hace mal y la pelota termina en el agua. Así que recurre a su truco habitual: camina sobre las aguas hasta donde está la pelota, se agacha y la recoge. Cuando Jesús intenta repetir el golpe, el apóstol le dice que es muy difícil: sólo alguien como Tiger Woods puede conseguirlo. Jesús le contesta: “¡Qué demonios, soy el hijo de Dios, puedo hacer cualquier cosa que haga Tiger Woods!”, y repite el golpe. La pelota acaba de nuevo en el agua, de manera que Jesús vuelve a caminar sobre su superficie para recuperarla. En ese momento, pasa por allí un grupo de turistas americanos y uno de ellos, al observar lo que ocurre, se vuelve hacia el apóstol y le dice: “Dios mío, ¿quién es ese tipo? ¿Es que se cree Jesús o qué?” A lo que el apóstol le contesta: “No, el boludo se cree Tiger Woods!”  Así es como funciona la identificación fantasmática: nadie, ni siquiera el propio Dios, es directamente lo que es; todo el mundo necesita un punto de identificación externo y descentrado.
.
Slavoj Zizek
Mis chistes, mi filosofía. 
Anagrama Ediciones. Colección Argumentos.

Buenos Aires, 2015
ARTE:
Claudio Gómez Cornet

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores